Compartir
blank

El Programa Paisaje Productivo Protegido, este mes celebra su décimo aniversario. La iniciativa, impulsada por Ledesma, junto con la Fundación ProYungas fue creada con el objetivo de preservar la naturaleza.

 

 

Con la premisa de que la actividad productiva puede contribuir la preservación del medio ambiente, Ledesma celebra el décimo aniversario de la creación de este proyecto desarrollado junto a ProYungas para el monitoreo y cuidado de la biodiversidad.

En el marco de este Programa, Ledesma fue la primera empresa argentina en realizar un Plan de Ordenamiento Territorial (POT), que consistió en realizar con el asesoramiento de ProYungas exhaustivos estudios para determinar qué sectores de sus áreas productivas podían destinarse a la producción agrícola y cuáles debían preservarse (ver mapa del POT). Como consecuencia del POT, la empresa protege como reserva natural 100.000 de las más de 150.000 hectáreas que posee en Jujuy. Es decir que, por cada hectárea cultivada, destina dos hectáreas de bosques nativos para su conservación. Dicho trabajo constituyó un antecedente para la posterior Ley de Bosques.

La preocupación de Ledesma por el cuidado del ambiente es parte de su esencia. Ya en 1979 había donado más de 76 mil hectáreas para la creación del Parque Nacional Calilegua, único Parque Nacional de la provincia de Jujuy y el área protegida más grande en nuestro país dedicada a la conservación de las selvas tropicales de montaña, también conocidas como “yungas”.

Junto con la selva paranaense de Misiones, las yungas jujeñas ocupan menos del 2 por ciento del territorio argentino, pero en ellas habita cerca de la mitad de las plantas y animales del país. Contienen más de 200 especies de árboles, unas 80 variedades de helechos, más de 100 especies de mamíferos, 500 especies de aves y unas 30 especies de sapos y ranas. Además, son un refugio para especies vulnerables como el yaguareté, el tapir, el pecarí, el guacamayo verde, el loro alisero o el pato criollo.

En su último ejercicio, Ledesma continuó con su sistema de monitoreo, restauración y preservación de las 5.500 hectáreas en la provincia de Entre Ríos como área protegida. Se presentó en la convocatoria para el financiamiento de “Restauración de bosques nativos” con el fin de restaurar 713 hectáreas de bosques; y continuó con el monitoreo a través de 60 cámaras sensibles al movimiento para estudiar la biodiversidad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here