Compartir

La ampliación del número de OSC cuyos donantes pueden deducir sus aportes del Impuesto a las Ganancias puede ser un incentivo fiscal importante. Sin embargo, aún está por verse el alcance y el impacto real de este cambio.

 

Texto Andrea Vulcano.

 

Una de las tantas asignaturas pendientes y largamente reclamadas a los distintos gobiernos por parte de las organizaciones de la sociedad civil (OSC) dio recientemente un paso adelante, aunque aún –juzgan desde el sector– el avance resulta parcial y su impacto no se puede definir con precisión.

Se trata de una ampliación en el tipo de OSC cuyos donantes –ya sean personas físicas o jurídicas– pueden deducir sus aportes monetarios –hasta un cierto límite– de la base imponible del Impuesto a las Ganancias, algo que podría alcanzar a sólo a una parte de las 24.255 entidades sin fines de lucro que (según informó a Tercer Sector la Administración Federal de Ingresos Públicos -AFIP-) actualmente están exentas de Ganancias.

 

Nueva figura

Si bien el terreno para esta novedad comenzó a configurarse con la última reforma del Impuesto a las Ganancias sancionada en 2017, cuando se sumó la figura de “asistencia social” al objeto de las OSC cuyos donantes podrían deducir sus aportes de ese impuesto, lo cierto es que el cambio recién quedó operativo a fines del año pasado, cuando fue publicado un decreto reglamentario en el Boletín Oficial.

“En la modificación de la Ley de Ganancias de fines de 2017 se agregaron las actividades de asistencia social, pero recién en diciembre pasado un decreto reglamentario precisó qué tareas comprenden. Ahí fue que se incorporaron un montón de objetos que antes no estaban contemplados”, explica el contador Fernando Aguilar, del Programa Intensivo de Gestión de Organizaciones Sociales de la Universidad Católica Argentina (UCA).

De esta forma, bajo el paraguas de “actividad de asistencia social” quedaron incluidas acciones o proyectos que promuevan la integración social mediante la protección integral de derechos de la infancia, de la juventud, de la tercera edad y de género; el desarrollo de comunidades sostenibles, y la capacitación vinculada a la economía social, de oficios y saberes populares.

También, quedaron contempladas las OSC dedicadas al fortalecimiento institucional de organizaciones de la sociedad civil y comunitarias destinadas a la asistencia de la población; al desarrollo territorial e infraestructura social urbana y rural; a la prevención y asistencia de las adicciones; a la seguridad alimentaria, y “a toda otra acción o actividad que fomente el desarrollo humano, bregando por el mejoramiento de la calidad de vida de personas en riesgo o situación de vulnerabilidad”.

 

Haz de luz

“Esta ampliación, en la medida que la AFIP la reconozca como tal, va a redundar en que mayor cantidad de donantes se acerquen, fruto del incentivo. No obstante, eso dependerá de en qué medida el ente recaudador ponga reparos en la amplitud del beneficio, que antes era mucho más restrictivo”, evalúa el contador Pedro Gecik, experto en temas impositivos vinculados con asociaciones civiles y fundaciones.

Por el momento, según pudo corroborar Tercer Sector, incluso las grandes e históricas organizaciones de la sociedad civil recién están comenzando a analizar, internamente y junto a sus asesores contables, las chances y la manera de gestionar este beneficio, que lleva a la entidad a someterse, en los hechos, a la temida lupa de la AFIP, que debe evaluar, cuanto menos, si los papeles y los números de las OSC solicitantes están en regla y si sus trabajos encuadran en los objetos definidos ahora como de “asistencia social”.

En este marco, Gecik advierte que, aunque hubo una ampliación del universo de organizaciones de la sociedad civil en condiciones de tramitar la posibilidad de que sus donantes puedan deducir sus aportes del Impuesto a las Ganancias, existen ONG que quedaron afuera de este beneficio, como “las que defienden los derechos humanos o el medio ambiente”.

 

Acción en Red

Los pendientes en cuanto a modificaciones a distintos aspectos del marco regulatorio y fiscal que rige la vida de las OSC fueron uno de los aspectos centrales que movilizaron a un conjunto de federaciones y redes de la sociedad civil a nuclearse en un espacio al que denominaron Sociedad Civil en Red. Allí se encuentran, entre otras, el Grupo de Fundaciones y Empresas (GDFE), la Red Argentina de Cooperación Internacional (RACI), la Red Banco de Alimentos y el Foro del Sector Social.

Mario Burgos, su director ejecutivo, celebra la modificación en la Ley del Impuesto a las Ganancias reglamentada por el Ejecutivo, pero advierte que algunas organizaciones, como las ambientales, quedaron excluidas de la posibilidad de ofrecer a sus donantes la posibilidad de deducir sus donaciones de Ganancias.

Además, señala que, en materia de normativas y requisitos, reina “la disparidad de criterios incluso dentro de la propia autoridad de aplicación”, en este caso la AFIP.

De hecho, postula que, por ejemplo, en lo que atañe a la exención del Impuesto a las Ganancias “está invertida la carga” y “rige el principio de que todos somos culpables hasta que demostramos lo contrario, cuando en verdad debería ser al revés, es decir que todas las organizaciones deberían estar exentas por ley y, en tal caso, la AFIP controlar y demostrar cuándo ese beneficio no es válido”.

 

Claves para las OSC

Para poder brindar a los donantes la posibilidad de deducir del Impuesto a las Ganancias, la OSC debe estar habilitada a tal efecto por la AFIP.

En principio, ya debe estar beneficiada por la exención del Impuesto a las Ganancias.

Luego, verificar si el objetivo de su trabajo encuadra con los establecidos por la nueva normativa de la AFIP para que las donaciones recibidas sean deducibles.

Si su misión se ajusta a los nuevos parámetros, debe gestionar ese permiso ante la AFIP, que es el organismo que, en definitiva, determinará si la OSC puede o no ofrecer esa posibilidad a sus donantes.

 

Claves para los donantes

Para poder ser deducidas del Impuesto a las Ganancias, las donaciones de dinero deben realizarse de manera bancarizada.

Sólo se puede deducir una cifra que no supere el 5 por ciento de la ganancia neta del ejercicio.

Para poder hacer uso de este beneficio, la OSC que recibió la donación debe estar habilitada por la AFIP.

 

Cómo conectarse

AFIP: http://www.afip.gob.ar/orgSocCiv/#ver

Sociedad Civil en Red: http://sociedadcivilenred.org.ar/

Contador Fernando Aguilar: angelfernandoaguilar@gmail.com

Contador Pedro Gecik:  pedrogecik@gmail.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here