Compartir

El cumplimiento de los derechos de los niños es una responsabilidad que alcanza a la sociedad en su conjunto. Cuáles son las acciones que llevan adelante las empresas para contribuir a la atención de la infancia.

Texto María Sol Abichain.

 

La infancia es una etapa clave en el desarrollo de las personas. En los primeros años, los niños y niñas comienzan a conocer el mundo, a relacionarse con su entorno y a forjarse como ciudadanos, partícipes de una sociedad. Es por eso que, desde hace casi 60 años, 195 Estados ratifican la Convención sobre los Derechos del Niño de la Asamblea General de Naciones Unidas, que reconoce los derechos humanos básicos de los niños, niñas y adolescentes. Y, para reforzarlos, recientemente el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud) lanzó los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que entre sus propósitos busca alcanzar para el año 2030 el fin de la pobreza, hambre cero, salud y bienestar y educación de calidad; factores clave para resguardar el acceso a los derechos de los niños y niñas.

Sin embargo, aún luego de que organismos internacionales y especialistas resaltan la obligatoriedad y responsabilidad de una sociedad frente a los más pequeños, todavía en Argentina la primera infancia es víctima de carencias y desigualdades.

En el Barómetro de la Deuda Social de la Infancia de 2017, publicado por el Observatorio de la Deuda Social de la UCA, se mencionan los distintos tipos de déficits que las poblaciones en edad infantil sufren en el país: el 20 por ciento de los niños y niñas y adolescentes presentan déficit alimentario; en el último año, dos de cada diez niños y niñas no asistieron al médico; un 11 por ciento de la infancia realiza algún tipo de trabajo; 26,8 por ciento de niños y niñas entre 3 y 5 años no concurren al nivel escolar inicial, y el 48 por ciento de los chicos son pobres en términos de ingresos. Este panorama no es igual a lo largo de la escala social. Un niño y niña de familias en situación de riesgo social tiene el triple de probabilidades de no haber consultado al médico en el último año o de no asistir al nivel inicial, que un par perteneciente a hogares de clase media profesional.

 

Un rol clave

Javier Rodríguez, Coordinador de la Fundación Arcor Argentina, destaca que “la niñez es un indicador de cómo estamos como sociedad si nosotros generamos bienestar para los niños, eso se va a traslucir para la sociedad en su conjunto”, y refuerza que, “el sector privado tiene que ejercer su cuota de responsabilidad, primero ocupándose de que su propia gestión sea respetuosa con la infancia y, en lo posible, si bien quien tiene que garantizar los derechos es el Estado, que sea promotor del derecho de los niños”.

Desde otra perspectiva, Luis Ulla, Director del Instituto Argentino de Responsabilidad Social Empresaria (Iarse), considera al respecto: “No tenemos que quedarnos quejándonos de lo que el Estado haga o no haga; las empresas tenemos un rol clave en la cocreación de los bienes públicos”, y agrega que, para que las áreas de RSE de las empresas puedan impulsar acciones exitosas, es fundamental que cuenten con información certera sobre la temática, porque planificar sin datos, “es como manejar un vehículo con el parabrisas sucio: puedo seguir, pero sin decidir bien a dónde voy”.

Ambos especialistas consideran que si bien las empresas han ejecutado muchas acciones en esta línea, todavía hay deudas pendientes. Una falencia tiene que ver con “poder darles continuidad en el tiempo y una sistematización de la mano de una propuesta integral de trabajo con los niños y niñas”, explica Rodríguez, y Ulla, por su parte, insiste en que “la empresa debe emprender iniciativas que sean pertinentes a su negocio”.

Conscientes de esta realidad, el sector privado, desde sus áreas de RSE, desarrolló, en alianza con el Estado y ONG, una serie de acciones estratégicas para revertir las brechas observadas y alcanzar una infancia con mejor futuro.

 

Infancias Saludables

De acuerdo con la Convención de los Derechos del Niño (CDN), los chicos deben disfrutar del más alto nivel posible de salud y tener acceso a servicios para la prevención y el tratamiento de las enfermedades y la rehabilitación. En esa línea, el Banco Galicia, en alianza con Fundación Conin y en articulación con organizaciones sociales locales, lleva adelante el programa Nutrición Infantil, con el objetivo de promover el correcto desarrollo infantil en comunidades de todo el país. “Realizamos capacitaciones gratuitas a líderes sociales sobre temas relacionados con nutrición, pediatría y estimulación temprana durante los primeros 1.000 días de vida de una persona”, afirma Constanza Gorleri, Gerente de Sustentabilidad de Banco Galicia, y agrega que, “desde el inicio del Programa, en 2007, hemos dictado 237 capacitaciones en 22 provincias, logrando formar a más de 7.857 líderes sociales”.

Por su parte, Walmart Argentina apoya hace varios años el programa de la Asociación de la Casa Ronald Unidad Pediátrica Móvil (UPM) desde el cual se “brinda apoyo médico pediátrico, oftalmológico y odontológico a niños con difícil acceso al sistema de salud en diferentes comunidades del país para la prevención y tratamiento de enfermedades”, explica Hernán Carboni, Director de Relaciones Institucionales de Walmart Argentina. Durante 2018, el UPM viajó por segundo año consecutivo a Añatuya, en la provincia de Santiago del Estero, y “atendió a más de 400 niños que asisten al comedor Isidro Antúnez de Margarita Barrientos, en donde fueron atendidos por profesionales médicos de calidad”, asegura Carboni.

En sintonía, Farmacity, en unión con Unicef, acompaña el proyecto de Maternidades Seguras y Centradas en la Familia. Estas unidades “reconocen a los padres y a la familia, junto al equipo de salud, como protagonistas de la atención de la mujer embarazada, la madre y el recién nacido y define la seguridad de la atención como una de sus prioridades”, cuenta Lucila Palacios Hardy, subgerente de relaciones con la comunidad de Farmacity, y suma que “el año pasado se logró que la maternidad ‘Mi Pueblo’ ubicada en Florencio Varela, provincia de Buenos Aires, tuviera una residencia para madres para acompañar los 6.000 partos anuales que reciben, de los cuales 1,5 por ciento son de niños y niñas menores de 1.500 gramos”.

Por su parte, el grupo La Caja se sumó a la iniciativa global del Grupo Generali The Human Safety Net, un movimiento que trabaja para mejorar la calidad de vida de refugiados, recién nacidos y familias, y emprendió en Argentina, junto con la Fundación Emmanuel, un programa que busca “empoderar a padres de niños de 0 a 6 años de comunidades vulnerables para evitar que niños pobres se conviertan en adultos pobres”, cuenta Carla Ponce, Gerente de RSE de La Caja. Para lograrlo trabajan a partir de talleres de crianza positiva y talleres de oficios para aportar nuevas herramientas y brindar un espacio de contención entre pares.

Por su parte, Martín Dupaus, responsable de la Fundación Danone, menciona que en sus programas se enfocan en dos ejes de trabajo: acceso a la alimentación y educación en hábitos saludables. El programa Nutriheroes busca “sensibilizar a niños y niñas sobre la importancia de incorporar hábitos saludables y que se transformen en agentes multiplicadores de cambio en sus propios hogares”, describe Dupaus. A partir de obras de teatro, superlaboratorios de alimentos o talleres sobre hidratación y desayuno, alcanzaron a 260.860 niños y niñas y, además, 500 docentes recibieron una capacitación en educación alimentaria y nutricional. “A través del vínculo con organizaciones sociales, garantizamos que nuestros productos lleguen a merenderos, comedores y centros comunitarios del país”, asegura Dupaus y puntualiza que “gestionamos la distribución de nuestros productos con la Red Argentina de Bancos de Alimentos y con las organizaciones que forman parte de su capital social”. En 2017 donaron 1.151.528 kilos de producto con un alcance de 340.000 beneficiarios y en los últimos 5 años alcanzaron la cifra de más de 7 millones de kilos.

En la misma línea, Comer Rico, Comer Sano es el nombre del programa que Molinos Río de La Plata lleva adelante para fomentar hábitos de vida saludable y una alimentación equilibrada entre alumnos de 5° grado, sus padres y docentes, de diversas escuelas cercanas a todas las plantas y acopios de la compañía. “En 2017, junto con Fundación Educacional, capacitamos en forma presencial a 84 docentes de 30 escuelas y alcanzamos a 2.138 Alumnos. Además, capacitamos a distancia a 39 docentes y alcanzamos a 880 alumnos y sus familias”, especifica Ines Kracht, Jefa de Aapp y Sustentabilidad de Molinos Río de La Plata. También entregaron manuales autoadministrables, materiales gráficos y audiovisuales para brindar herramientas que permitan comprender las buenas prácticas nutricionales y la importancia de combinarlas con actividad física.

 

Derecho a la Educación

Todas las niñas y niños deben tener la oportunidad de aprender y desarrollar su potencial, por este motivo, muchas empresas emprenden desde sus áreas de RSE acciones en pos de acompañar y alentar una educación de calidad. Por ejemplo, Telefónica ofrece en su Fundación talleres educativos de robótica, programación, diseño, ciencia y tecnología para niños, niñas y adolescentes. Además, a través de las actividades que emprenden los voluntarios de la compañía imparten acciones recreativas como obras de teatro o cuenta cuentos en instituciones educativas y Organizaciones de la Sociedad Civil. “En 2017 capacitamos a más de 11.250 niñas y niños y beneficiamos con la acciones de los voluntarios a más de 39.000 niños y niñas”, afirma Agustina Catone, Directora de Negocio Responsable de Telefónica y de Fundación Telefónica Movistar de Argentina.

 

Acceso digital

A su turno, el programa Nuestro Lugar, impulsado por Telecom Argentina, en conjunto con la Asociación Civil Chicos.Net y gobiernos provinciales y municipales, trabajan por la concientización sobre el buen uso de internet y de las TIC y promueven los derechos de los chicos en entornos digitales. “El proyecto está compuesto por una plataforma que contiene secciones pedagógicamente diseñadas para trabajar en familia y en la escuela; talleres de Formación Docente dirigidos a maestros y profesores y los Talleres sobre el uso de las TIC dirigidos a alumnos de primaria”, explica María Constanza Ferrer, Gerente de RSE de Telecom Argentina, y precisa que éstos últimos “tienen como objetivo enseñar, a través de juegos, diferentes temáticas que hacen a la experiencia cotidiana de los chicos en la web”.

Tomando la misma temática, Acindar, en alianza con el Ministerio de Educación de Santa Fe y Fundación Acindar colaboran en la implementación del programa Tramas Digitales, una iniciativa que tiene como fin integrar tecnologías digitales en instituciones educativas, brindando accesibilidad, conectividad y capacitación a docentes en toda la provincia. “Durante 2017 donamos 75 kits multimedia que incluyeron 62 tabletas y 13 gabinetes móviles para guardar y recargar. Ese mismo año, alcanzamos un total de 38 establecimientos, 1.057 docentes y 9.907 estudiantes de Villa Constitución”, enumera Andrea Dala, Gerente Área de Comunicaciones Externas y Responsabilidad Corporativa de Acindar Grupo.

Desde Latam Airlines Argentina lanzaron Todos podemos volar para “aportar a la educación de los niños la experiencia de volar”, señala Carolina Ivachuta, Jefa de Comunicación Externa y RSE de Latam Airlines, y explica que también ofrecen a las escuelas públicas contenidos educativos acerca del cuidado del medio ambiente y el turismo sostenible. “Los participantes del interior del país vuelan hacia Buenos Aires y reciben en la reserva ecológica de Costanera Sur un taller lúdico de cuidado y preservación ambiental, dictado por la Fundación Vida Silvestre. Mientras tanto, los participantes de Buenos Aires vuelan a Misiones (Iguazú), y en la reserva ecológica de Cataratas vivencian el mismo taller”. Con la misma temática, el programa SumaRSE de BGH capacitó a “824 alumnos y 10 escuelas en relación con la importancia del cuidado de la energía y los recursos naturales”, detalla Pamela Argañaraz, Coordinadora de Comunicación y RSE de BGH.

Holcim Argentina aporta a la infancia y a la educación con la Muestra Nacional de Escuelas Técnicas Juntos por la Construcción Sostenible, en la que participan establecimientos de las provincias de Córdoba, Jujuy, Río Negro, Chubut y Mendoza. “Alumnos del último año del secundario participan en el diseño, desarrollo y armado de proyectos de Construcción Sostenible”, específica María Belén Daghero, Gerente de Asuntos Corporativos y Desarrollo Sostenible de Holcim. Asimismo, la compañía, con el Proyecto Hacernos Eco Malagueño realiza un aporte a la educación en medio ambiente: “Junto con docentes y estudiantes de numerosas instituciones educativas promovemos acciones que permiten disminuir la basura, preservar el medio ambiente y desarrollar la cultura del reciclado”, puntualiza Daghero.

Axion y Agua Segura con el programa Escuelas Activas provee de filtros de agua a jardines de infantes y escuelas de la zona de las islas. En 2017 “alcanzamos 6 instituciones y beneficiamos cerca de 700 personas”, detalla Roberto Dabusti, Gerente de RSE Axion. En paralelo, un grupo de voluntarios de la compañía asiste semanalmente al Hogar Nuestra Señora de Lourdes de Cáritas de Campana con el objetivo de “acompañar y fortalecer la gestión del hogar, velando por el bienestar de los niños y promoviendo las adopciones”, explica Dabusti y cuenta que además dan “apoyo escolar y acompañamiento a los niños y niñas.”

Por su arte, el Grupo Irsa, en respuesta a la falta de instalaciones educativas, desde su unidad de negocios agropecuarios Cresud, y en alianza con organizaciones sociales, el sector público y académicos fundó y sostiene escuelas en la cobertura geográfica de los campos que poseen en Salta, Chaco, Santa Fe, Puerto Deseado y San Luis. “Una vez por año, se realizan talleres con actividades extracurriculares como teatro y fabricación de títeres, y viajes a centros urbanos distantes a la estancia”, cuenta Victoria Calcagno, Jefa Corporativa de Relaciones Institucionales del Grupo Irsa.

En relación con su producción, la Cervecería y Maltería Quilmes, en articulación con la Fundación Eidos llevan adelante El Camino Alternativo, un programa destinado a chicos de entre 9 y 14 años, cuyo objetivo es retrasar la edad de inicio de consumo de bebidas con alcohol, aumentar la conciencia sobre sus efectos nocivos en un consumo precoz y empoderar a los adolescentes para que puedan construir un plan de vida saludable.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here