Compartir
blank

Las alianzas entre el sector privado, el Estado y las ONG ganan protagonismo frente a la pandemia. Aquí, las iniciativas de quienes están trabajando para dar una mejor respuesta a la emergencia social.

 

Textos Rocío Galván.

 

La articulación de las empresas, junto con el Estado y las ONG, para impulsar proyectos en común es una estrategia efectiva para alcanzar mayor impacto en las comunidades. La situación crítica que generó el Covid-19 en la Argentina y el mundo obliga a aunar esfuerzos y planificar iniciativas que apunten a brindar soluciones sostenidas en el tiempo. Además se observa que las alianzas consolidadas con anterioridad a la pandemia son las que están logrando atravesar el contexto con mayor solvencia, poniendo en marcha propuestas novedosas o generando nuevas soluciones.

Un ejemplo de ello es el de la cervecera Quilmes: lanzó su plataforma colaborativa Valor, que apunta a fomentar la inclusión, la diversidad y reducir la inequidad social. La iniciativa se orienta al desarrollo territorial de las comunidades, a través del fortalecimiento de las organizaciones sociales que buscan lograr mejoras significativas en nutrición, empleabilidad y educación. El programa empezó el año pasado en el barrio de Itatí, en el partido bonaerense de Quilmes, y la meta es que se pueda replicar en todas las comunidades cercanas a las plantas que la compañía tiene en el país.

El proyecto se apoya en alianzas estratégicas con el tercer sector, la academia, organismos públicos y otras compañías. La gerenta de Sustentabilidad de Cervecería y Maltería Quilmes, Vanesa Vázquez, analizó: “Sólo con articulación y desarrollo de redes es que vamos a poder generar un cambio social” y destacó: “Todos estamos atravesando la misma tormenta, pero no tenemos el mismo barco para hacerle frente”.

 

Hacia la pospandemia

Por otro lado, la propuesta Desafío Córdoba Resiliente es una muestra de una articulación múltiple y amplia, en la que participan la municipalidad de Córdoba, la Fundación Avina, BID Lab, Global Resilient Cities Networks, además del apoyo de Citi Foundation y la participación de la Fundación Holcim Argentina. Se trata de una iniciativa que tiene como objetivo contribuir a la resiliencia de la ciudad por medio de la participación del sector privado, incorporando acciones, proyectos o estrategias novedosas de triple impacto, que aporten a la renovación económica pospandemia, en el marco de una economía circular. Para ello, se seleccionaron cuatro emprendimientos innovadores, que estén en vinculación con organizaciones públicas y/o privadas, que serán respaldados con un monto total de 3,5 millones de pesos.

En tanto, el Banco Galicia apostó otra vez a la articulación con la ONG Responde para el relanzamiento del concurso Pueblos Emprendedores, un certamen que busca potenciar los recursos económicos, culturales y sociales de las comunidades en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, La Pampa, Entre Ríos y Córdoba.

El presidente de la Asociación Civil Responde, Álvaro Zone, destacó la continuidad del certamen, a pesar de las circunstancias. “Sabemos que es un año difícil y para nosotros es muy importante poder llevar adelante este concurso nuevamente. Consideramos a los emprendedores rurales una pieza muy importante del desarrollo de estos pueblos y, sobre todo, en la generación de oportunidades de trabajo para todos sus habitantes”, definió.

 

Innovación y adaptación

Las alianzas que ya llevan años de trabajo compartido logran adaptarse con mayor facilidad a esta nueva situación. Es el caso, por ejemplo, de la articulación entre Banco Macro y el IAE Business School, que presentó por sexto año consecutivo la competencia Naves, dirigida a emprendedores y pymes que buscan perfeccionar su modelo de negocio e innovar en su gestión. Este año se adaptó al formato online en sintonía con el aislamiento preventivo. Así, en 2020, el programa se desarrollará en 9 sedes: Salta, Jujuy, Tucumán, Mendoza, Santa Fe, Córdoba Neuquén, Misiones y en la provincia de Buenos Aires, donde se becarán de forma completa a más de 720 equipos que participarán de este proceso de formación, acompañamiento y networking. En la competencia se pueden presentar trabajos de diversas temáticas, ya sean industriales, de servicios, salud, techs y apps, agro, gastronomía, turismo o con fines sociales.

“La pandemia nos hizo modificar muchísimos formatos de los programas que llevamos a cabo, pero pudimos lograr, por sexto año consecutivo, realizar este proyecto, sobre todo en un momento como el que estamos pasando y federalizándolo aún más”, recalcó Milagro Medrano, gerenta de Relaciones Institucionales y Atención al Cliente de Banco Macro.

Reinventarse, adaptarse, reformular las ideas y continuar apostando por el esfuerzo compartido: ésas fueron las claves de la iniciativa de responsabilidad empresaria estos meses.

En un año difícil, la articulación, la apuesta por la innovación y la adaptación a las nuevas demandas constituyen sin duda un desafío superado, que seguramente generará aprendizajes a largo plazo.

 

 

La resignificación de las alianzas | Por Ana Muro*

El Covid-19 le ha dado una resignificación a muchos aspectos de la vida. Las alianzas, en su amplio espectro, para el sector empresarial han sido una clave de supervivencia. Podemos diferenciarlas por grupo de interés con el que se han relacionado, como ser gobiernos y autoridades, Organizaciones de la Sociedad Civil, cadenas de valor, comunidades vecinas, medios de comunicación, academia, entre otros. De una u otra manera, aquellos que han sabido generar lazos de confianza y respeto en los años previos a esta pandemia están pudiendo salir adelante y transitar de manera colaborativa las amenazas y las oportunidades a las que se enfrentan.

Por supuesto que las alianzas no son una novedad de la pandemia, sino que ya tenían un significado importante para las empresas. Tal vez algo que trajo de novedoso la crisis actual es que de un momento a otro fue imperante dar un paso más para trabajar en escala, para ofrecer soluciones con mayor impacto. Y esa construcción requirió de acciones colectivas, velocidad de respuesta, capacidad de adaptación.

Las diferentes situaciones generadas por el Covid-19: el aumento de las inequidades, producto de la recesión económica y el desempleo; la deserción escolar, malnutrición, problemas en la salud, reducción de la movilidad, desplazamientos en la cadena de valor, incremento de la violencia doméstica, entre muchos otros, obligaron a los distintos actores a generar alianzas, para poner freno y cambiar el rumbo lo antes posible.

El empresariado está apoyando a los sectores más vulnerables en la transición del Covid-19. En distintos ámbitos reconoce que las empresas tienen un papel vital y urgente que desempeñar a través de su núcleo capacidades y actividades comerciales, filantrópicas, donaciones y voluntariado, y participación política, promoción y fortalecimiento institucional.

 

*Coordinadora del Área de Sociedad & Empresa del Ceads.

 

________________________________________

NOTA DE LA REVISTA SUSTENTABILIDAD DE TERCER SECTOR.

 SUSCRIBITE CLICK AQUÍ!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here