Compartir
blank

Cuando uno brinda desde el corazón lo que hace, puede transformar la vida de muchos. Así lo hizo Manuel Paz, artista plástico autodidacta que trajo la magia de los colores al patio de Casa del Niño Inmaculado Corazón, institución ubicada en el partido de Berazategui, con la cual trabaja la ONG Sembrando Oportunidades.

Siendo siempre el dibujo la base de sus obras, el lenguaje de Paz es de extrema sencillez como el de los niños, artistas puros que representan en sus obras lo esencial. Él considera que es importante apoyar esa frescura inicial que nace del arte como juego y que comúnmente se pierde en la adultez, porque allí se encuentra el verdadero valor de la expresión.

“Muchas veces a través del arte los chicos y los grandes podemos contar un montón de cosas que de otra forma no logramos expresar. Por eso es importante hacer de esta experiencia algo cotidiano y accesible, que puedan disfrutarla en todos lados”, declaró Manuel Paz.

El arte nos enseña a ver diferentes realidades, nos traslada a otros tiempos y a otros mundos. La fundación Sembrando Oportunidades comprende la enorme necesidad de exponer a los niños a estos estímulos creativos y apoyarlos en su desarrollo integral. Así, las ganas de ayudar de Manuel y el deseo de la ONG de tener un espacio inspirador para los chicos dieron lugar a la creación de este mural.

Sembrando Oportunidades busca transmitir la idea de que todos tenemos algo para dar desde nuestro lugar en el mundo, y Manuel Paz es un ejemplo de ello. No importa qué talento tengamos o a qué nos dediquemos, todo puede ser un acto solidario y transformar la vida de los demás.

 

https://www.sembrandooportunidades.org.ar/

 

__________________________________

Noticia publicada desde el Formulario Compartí tus noticias en Tercer Sector Digital.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here