Compartir

El martes 23 de febrero de 2021 se presentó el Informe “EVALUACIÓN DE IMPACTO INTEGRAL DE LOS CENTROS BARRIALES DEL HOGAR DE CRISTO”.

La actividad se realizó vía streaming a través de 
https://www.youtube.com/familiagrandehogardecristo

Compartimos, a continuación, el video de la presentación: https://www.youtube.com/watch?v=FsKOvwI2TGs

Presentó el Informe la directora de la investigación, Dra. Ann Elizabeth Mitchell, y fue comentada por la Dra. Ana Clara Camarotti y el padre José María “Pepe” Di Paola. Coordinó la mesa el Director Ejecutivo de Cáritas Argentina, Lic. Nicolás Meyer.

Dio la bienvenida el párroco de Nuestra Señora de Caacupé –templo ubicado en la villa 21-24 en el barrio de Barracas—el padre Lorenzo “Toto” De Vedia quien recordó aquel lavatorio de pies en la cuaresma del 2008 que constituyó la piedra fundamental de los Hogares de Cristo: “El cardenal Bergoglio hizo el lavatorio de los pies de 12 jóvenes de nuestro barrio que estaban haciendo su camino de recuperación en adicciones.  Éramos una pequeña parroquia en una villa de Buenos Aires. Hoy podemos decir que hay más de 200 centros barriales del Hogar de Cristo en todo el país”.

Algunas autoridades nacionales y del gobierno de la ciudad de Buenos Aires, además de referentes de los espacios del Hogar de Cristo,  participaron de modo presencial y respetando estrictamente las normas de cuidado por la pandemia de Covid-19: Matías Dalla Fontana, subsecretario de Prevención, Investigación y Estadísticas en Materia de Drogas de SeDroNar;  Noelia Straface,  coordinadora nacional de Acompañamiento y Seguimiento de Dispositivos de Atención Comunitaria de SeDroNar; Jazmín Lerner, subsecretaria de Fortalecimiento Personal, Familiar y Comunitario de CABA; Jesica Suárez, Directora General de Políticas Sociales en Adicciones de CABA; Pablo Vidal, referente de la Federación de la Familia Grande del Hogar de Cristo en Caritas Argentina.

 

Compartimos algunos textuales de las intervenciones de la presentadora y los comentaristas:

Ann Elizabeth Mitchell: “Este tipo de investigación no se hace solo sino en equipo. Por eso, quiero nombrar a los otros integrantes de nuestro equipo de investigación: a Jimena Macció, Doctora en Economía y colega de la UCA, a Pablo Del Monte, Doctor en Sociología de la Educación, que tuvo un rol importante en el trabajo de campo de la investigación y a dos investigadores jóvenes, Giuliana Piccioni, Maestrando en Sociología de la UCA y Sebastian Alliger, Licenciado en Economía. Un aspecto para destacar de esta investigación es su carácter interdisciplinario.

 

También quiero agradecer a los equipos de los centros barriales de la Ciudad de Buenos Aires por su apoyo en el proceso de trabajo de campo de la investigación y especialmente a las personas que concurren a los centros barriales que participaron en las entrevistas y grupos focales por compartir sus vivencias con nosotros. Sin su ayuda este proyecto de investigación no hubiera sido posible.

El objetivo de esta investigación es evaluar como el Hogar de Cristo impacta en los procesos de desarrollo humano e inclusión social de personas en situación de vulnerabilidad social y consumo problemático de sustancias psicoactivas.

Identificamos cinco características distintivas: el foco en la persona entera en sus múltiples dimensiones, el uso del conocimiento y método de análisis de múltiples disciplinas, la importancia de comprender los diversos caminos en los procesos de desarrollo, la evaluación de la dimensión espiritual a través del análisis de los cambios en la relación con uno mismo, con otros y con el territorio y la relevancia de evaluar el cambio personal en el contexto de la transformación social y comunitaria.

En entrevistas y grupos focales se indaga sobre los cambios ocurridos en distintas dimensiones de la vida desde el momento del primer contacto con el programa y luego se deja al entrevistado explicar libremente su percepción sobre las causas de esos cambios.

Hubo tres instancias de trabajo de campo: entrevistas con personas que trabajan en los centros barriales y líderes del Hogar de Cristo, brindamos apoyo a los centros barriales en la carga de datos sobre sus participantes, en la nueva plataforma desarrollada por el Hogar de Cristo. Finalmente realizamos entrevistas a personas que concurren a los centros barriales de las zonas de Bajo Flores, Barracas y Soldati y en cada zona hicimos un grupo focal.

Se presenta clara evidencia de la efectividad del abordaje integral propuesto por el Hogar de Cristo dando sustento a la conveniencia de intensificar el respaldo provisto por el sector público e identificar nuevas formas de acciones conjuntas, mirando hacia el futuro. Queda en evidencia la necesidad de desarrollar propuestas específicas de acompañamiento para las mujeres, especialmente en educación y trabajo y ofrecer mejores espacios donde ellas y sus hijos puedan albergarse. Además, falta avanzar en el diseño de políticas de empleo que tomen en cuenta las trayectorias de vida de los jóvenes del Hogar de Cristo. Finalmente, la mirada integral aplicada en esta investigación pone de manifiesto la interconexión entre las múltiples dimensiones de la vida y la necesidad de desarrollar políticas de prevención y tratamiento de las adicciones y otras formas de acompañamiento a las familias que viven en los barrios populares que actúan simultáneamente sobre las dimensiones educativas, ocupacionales, sanitarias y relacionales.

Son varios años que vengo trabajando en las villas, no es algo nuevo para mí, pero esta investigación me tocó fuerte. La experiencia de entrevistar a personas que están pasando por este proceso de recuperación… es muy fuerte escuchar estas vivencias, por ejemplo, de quienes han logrado salir de la adicción al paco.”

 

Ana Clara Camarotti: “Vengo acompañando el Hogar de Cristo desde el 2008, hicimos una primera investigación con España y leer ahora en el Informe que indica que ya hay más de 200 centros, la conformación de esta red, 19 provincias dando respuestas… emociona.

Destaco esta idea de la construcción de indicadores que den cuenta de los procesos comunitarios que se viven en los Hogares de Cristo. Este trabajo no solo logra una metodología académica sino creativa. Necesitamos evaluar porque necesitamos aprender de lo que hacemos, acumular conocimientos y prácticas. Y, a partir de las evaluaciones, salir a pedir recursos, sabemos lo importantes que son los financiamientos.

 

¿Cómo hacer para que sean las organizaciones las que empiecen a evaluar? El desarrollo de una plataforma que se pueda usar en todos los centros barriales, que ellos tengan sus datos, que sean ustedes quienes tengan esa información [las organizaciones barriales].

Que sea la perspectiva de los actores, los que transitan por estos dispositivos que nos cuenten si les sirve o no. El optimismo de leer los resultados. Creo en esos resultados positivos que nos obligan, además, a hacernos algunas preguntas. ¿Las respuestas que se brindan son las adecuadas, se relacionan con el estilo de vida de las personas?

Es muy fuerte ver como el HdC motoriza ese cambio. Hay que seguir impulsando muy fuertemente esto con y desde el Estado. Se necesita también articular con mayor peso para las mujeres, en lo laboral, por ejemplo. También es interesante debatir y pensar en nuevos conceptos para que con las palabras demos cuenta de los cambios que se están generando. ¿Seguimos hablando de tratamiento, recuperación, rehabilitación? Para pensarlo.”

 

José María “Pepe” Di Paola: “El Hogar de Cristo es fruto de las discusiones y debates que tuvimos los curas villeros en los años 98, 99, 2000. Estábamos con ‘todo’ en esa época acá. Fue constituyendo una nueva propuesta de lo que significa una parroquia popular, donde la religiosidad popular era tomada como eje, pero se apuntaba muchísimo a la organización dentro de barrio. Popular en el sentido de una participación activa de la gente del barrio donde se los pone como sujeto y no como objeto de la evangelización.

 

Esta Parroquia de Caacupé marcó un camino que después se fue replicando en los lugares de Capital donde se hizo el informe. El Hogar de Cristo no hubiese nacido sin ese primer cambio en el estilo de mirar la parroquia, de mirar el territorio.

El Hogar de Cristo es una consecuencia de pensar una parroquia popular donde nadie podía quedar afuera. En ese camino nos preocupamos por la salud, la educación, acompañamos iniciativas que tienen que ver con la vida cotidiana de los vecinos. El vecino se transformó en organizador de comedores.

La crisis del 2001 asentó y dio fuerza a esta organización. Cuando iniciamos el Hogar de Cristo en 2008, fue realmente la decisión de decir a estos jóvenes, adolescentes, adultos, ‘no los vamos a derivar, tienen que buscar su punto de encuentro en el mismo barrio’. Somos nosotros los que tenemos que darles ese espacio y ese lugar. Se abrió el Centro San Alberto Hurtado como la posibilidad concreta de decir: vos también sos parte de la comunidad, de esta iglesia popular, acá podés empezar tu camino de recuperación.

Así empezó el Hogar de Cristo. Hoy día podemos decir que da respuesta a un montón de gente en todo el país. Nacida de una iglesia popular, transmitida con ese mismo espíritu al resto del territorio argentino. Estos informes nos ayudan muchísimo, nos hacen ver cosas que en el trabajo cotidiano no logramos ver. Nos ayuda a ver lo que tenemos que seguir profundizando y los desafíos, cosas que no nos dan un resultado tan positivo como quisiéramos y otros negativos.

Esta investigación nos va a ayudar muchísimo en tratar de mejorar nuestros centros barriales. Trataremos de hacer mejor a nuestro Hogar de Cristo porque es la esperanza de tantos jóvenes y adultos de nuestros barrios.”

 

Consideraciones sobre el Informe:

¿Qué cambios positivos se registraron en las vidas de aquellos encuestados que pasaron por los centros barriales del Hogar de Cristo?

En las seis dimensiones analizadas —satisfacción de necesidades básicas, salud, relaciones, situación judicial, educación y trabajo—: el 94% mejoró su alimentación, el 50% su situación habitacional, el 90% su cuidado personal, 79% redujo la frecuencia en el consumo, el 64% mejoró su autoestima y 56% su relación con el entorno, 64% aumentó el interés por estudiar, 44% mejoró su situación económica.

Dicho en el lenguaje de los investigadores: “Se presenta clara evidencia de la efectividad del abordaje integral propuesto por el Hogar de Cristo y la la interconexión entre las múltiples dimensiones de la vida y la necesidad de desarrollar políticas de prevención y tratamiento de adicciones y en otras áreas de acompañamiento a las familias que viven en los barrios populares que actúan simultáneamente sobre las dimensiones educativas, ocupacionales, sanitarias y relacionales”.

 

Acceso al Capítulo 1 del Informe
“Evaluación de Impacto integral de los centros barriales
del Hogar de Cristo”: https://drive.google.com/file/d/1awav08yIc7z7yEmdEwTZ6OxL_fCvW786/view?utm_admin=14750

 

Ann Elizabeth Mitchell: Doctora en Economía de la Universidad de Maryland, EE.UU. y es Profesora Titular de Desarrollo Social en la Facultad de Ciencias Económicas de la Pontificia Universidad Católica Argentina. Se especializa en el análisis de diversos temas sociales, incluyendo pobreza multidimensional, condiciones de vida en asentamientos informales, sociedad civil y la evaluación de impacto de programas sociales. En los últimos años ha dirigido investigaciones sobre la desigualdad urbana y el bienestar juvenil en asentamientos informales, las organizaciones de la sociedad civil en las villas la Ciudad de Buenos Aires y una evaluación de impacto del programa de vivienda de emergencia de TECHO-Argentina. Además de la publicación de trabajos académicos en revistas como Oxford Development StudiesEuropean Journal of Development Research y Journal of Human Development and Capabilities, ha realizado trabajos de consultoría para organismos internacionales como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y la Organización Internacional para las Migraciones. Trabaja con la Fundación Banco de Alimentos de Buenos Aires desde su creación en 2001 y fue vicepresidente de la organización entre 2014-2017.

Ana Clara Camarotti: Doctora en Ciencias Sociales, Magister en Políticas Sociales, Especialista en Planificación y Gestión de Políticas Sociales,  Licenciada en Sociología por la Universidad de Buenos Aires (UBA) y docente universitaria. Investigadora Independiente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) con sede en el área de Salud y Población del Instituto de Investigaciones Gino Germani. Consultora externa para la Organización de los Estados Americanos (OEA).

José María Di Paola: sacerdote católico, ejerció y ejerce su ministerio en villas y barrios populares. Con un concreto compromiso social reconocido en la Argentina y el exterior, se dedica especialmente a acompañar a niños, jóvenes, adultos y sus familias a superar el consumo de drogas. Es uno de los coordinadores del Equipo de Sacerdotes de Villas de CABA y GBA, y ejerce el mismo rol en la Comisión Nacional de Pastoral de Adicciones de la Conferencia Episcopal Argentina. Forma parte de diversos organismos vinculados a la defensa de los derechos humanos en todas sus expresiones y edades. En el año 2016 recibió el doctorado honoris causa de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE). Es el presidente de la Federación del Hogar de Cristo en Argentina.

Nicolás Meyer: Director Ejecutivo de Cáritas Argentina. Maestro en Gestión de Empresas de Economía Social por la Universidad Iberoamericana Puebla y MU Universitaria de Mondragón, País Vasco, Psicólogo social y Bachiller en Filosofía. Su experiencia profesional se distribuye entre Argentina y México. Se desempeñó como Subsecretario de Economía Popular, en la Secretaría de Economía Social del gobierno federal argentino.

 

El objetivo de esta investigación se asienta en la evaluación de cómo el Hogar de Cristo contribuye a los procesos de desarrollo humano e inclusión social de personas en situación de vulnerabilidad social y consumo problemático de sustancias psicoactivas.

Este informe es el resultado de un trabajo de investigación realizado en el marco de un convenio entre el Departamento de Investigación Francisco Valsecchi de la Facultad de Ciencias Económicas de la Pontificia Universidad Católica Argentina (UCA) y la Federación Familia Grande Hogar de Cristo con la participación de un equipo interdisciplinario e interinstitucional.

 

¿Qué es un Centro Barrial del Hogar de Cristo?

Es un espacio concreto, con referentes concretos en compromiso concreto, andamiados en barrios populares y villas de emergencia que, trabajando articuladamente con Cáritas Argentina, tienen como finalidad dar respuesta integral a situaciones de vulnerabilidad social y/o consumos problemáticos de sustancias psicoactivas, poniendo en primer lugar a la persona y sus cualidades. “Recibir la vida como viene” constituye su motor y horizonte: la vida íntegra con su complejidad y en su totalidad.

 

FB: https://www.facebook.com/hogardecristofg

IG: https://www.instagram.com/hogardecristofg/

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here