Compartir
blank

Mediante un evento presencial, la organización solidaria Cuidá la Bocha inauguró la primera cancha de hockey de pasto sintético dentro de un penal, en esta oportunidad en la Unidad Penitenciaria de Mujeres N°46 de San Martín (Provincia de Buenos Aires). Durante el encuentro, Las Lobas, un equipo de hockey formado por las mujeres que habitan el penal, jugaron un partido amistoso.

Cuidá la Bocha es una organización que lleva el hockey a las cárceles de mujeres de la provincia de Buenos Aires y ofrece un espacio de intercambio y aprendizaje para la reinserción social, fomentando valores como la solidaridad, la tolerancia, la igualdad, el respeto y el compromiso.

Para ello, Cuidá la Bocha mantiene diversos programas solidarios como “Cambiar la mirada”, el proyecto en el que se enmarca la inauguración de la cancha de hockey en la Unidad Penitenciaria N°46 de San Martín. El objetivo es utilizar el deporte como instrumento de integración y convivencia pacífica entre las mujeres privadas de libertad, los oficiales y las familias.

Además, en el Barrio Carlos Gardel (Morón), Cuidá la Bocha lleva adelante el programa Liderar. El objetivo consiste en que las mujeres que estuvieron en contexto de encierro y formaron parte del equipo “Las Lobas”, puedan resignificar su vida, teniendo un propósito concreto, para convertirse en referentes deportivos en su propia comunidad, transmitiendo a niños, niñas y adolescentes los valores que incorporan durante su privación de libertad. Se benefician de este programa más de 25 niños, niñas y adolescentes de la comunidad y sus familias, dado que aporta a la salud física y emocional, y reduce el índice de violencia, entre otros factores.

Por su parte, mediante el programa Acompañar, Cuidá la Bocha trabaja junto con organismos estatales, empresas y organizaciones no gubernamentales de la comunidad para acompañar a esas mujeres que estuvieron en contexto de encierro y formaron parte del equipo “Las Lobas”, para que puedan gestionar y potenciar la reinserción en su comunidad. Hoy, 12 mujeres que ya se encuentran en libertad se benefician de esta iniciativa para conseguir un trabajo formal, crear un emprendimiento, participar de capacitaciones laborales, actividades recreativas, y acceder a asistencia psicológica, entre otras facilidades.

Existe una necesidad concreta de que las mujeres tengan acceso a iguales oportunidades dentro de la cárcel, políticas de acción positiva, como talleres, actividades deportivas, académicas, entre otras. Esto les permite cambiar la mirada, valorarse y sentirse menos excluidas, incidiendo positivamente en el momento en que cumplan su sentencia y salgan en libertad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here