Compartir
blank

Día Universal del Niño (20 de noviembre)

 

La infantilización de la pobreza no es una situación nueva en nuestro país y con la crisis actual, esta condición se está profundizando. Según los datos oficiales publicados por el INDEC para el primer semestre de 2020, el 56,3% de las niñas, niños y adolescentes (NNyA) en Argentina residen en hogares pobres. Esto representa más de 6 millones de personas entre 0 y 14 años que viven en la pobreza, con al menos uno de sus derechos fundamentales vulnerados, en términos de acceso a la alimentación, la salud, la educación y la vivienda digna, entre otros.

El Día Universal del Niño, 20 de noviembre, es un día para llamar la atención sobre la situación de los niños más desfavorecidos, dar a conocer los derechos de la infancia y concienciar a las personas de la importancia de trabajar día a día por su bienestar y desarrollo.

Mariana Parola, Directora Ejecutiva de Haciendo Camino, señala que “la deuda que como sociedad tenemos con la infancia de nuestro país es alarmante. En tiempos de crisis, cuando la inversión en infancia va en detrimento, proteger a la niñez resulta una prioridad y una responsabilidad que estamos llamados a asumir como ciudadanos, pero más aún, como seres humanos. Debemos seguir trabajando en pos de reducir las brechas que existen entre el derecho escrito y la realidad observable, con la aspiración de lograr un punto de partida igualitario para todos las niñas y niños de nuestro país.”

 

Muere un niño desnutrido en Monte Quemado

Esteban era hijo de padres jóvenes (22 años el papá y 20 años la mamá). La familia vive en una casa de material, junto a otros miembros de la familia, entre ellos abuelos y tíos.

El niño nació el 9 de mayo de 2020, prematuro, con 28 semanas de gestación, debido a que su mamá tenía HTA (Hipertensión arterial). El peso al nacer fue de 1050 kg.

A principios de agosto, el padre se presenta junto al niño en el Centro de Haciendo Camino de Monte Quemado solicitando ayuda, mencionando que su hijo no tenía controles luego del nacimiento. El niño ingresa al Programa Nutrición del Centro con diagnóstico de desnutrición grave.

Inmediatamente, desde Haciendo Camino, se realiza un informe al Hospital local, para dar conocer la situación del niño. A su vez, se pactan dos visitas a la semana al hogar de la familia para comenzar el acompañamiento pertinente dada la gravedad de la situación del niño. Se comenzó a trabajar con la madre todo lo referente a la lactancia materna y leches especiales (cantidad de tomas, higiene de mamadera, etc.). Se intentó brindar a la familia atención y contención frente a la incertidumbre del escenario (pandemia del Covid-19), barajando siempre la posibilidad de intentar exigir al hospital la derivación para la internación. La familia siempre se mostró predispuesta, aceptando y poniendo en práctica las pautas de cuidado indicadas para el desarrollo y crecimiento del niño.

El niño comenzó el ascenso de peso, logrando a fines de agosto un peso máximo de 2.330 kg. Sin embargo, los primeros días de septiembre, Esteban fallece. Desde el hospital local, determinan la causa de muerte como “muerte súbita”.

Caren Plencovich, Directora Regional de Haciendo Camino en Monte Quemado, asegura que “es inadmisible que un niño de menos de 2 kg. haya sido dado de alta luego de su nacimiento sin recibir ningún tipo de asistencia posterior ni control pediátrico por parte de las instituciones de salud locales.”

 

Trabajo de Haciendo Camino en Santiago del Estero y Chaco

En Haciendo Camino llevamos más de una década de labor dedicada a la mejora de la calidad de vida de la niñez.  En la actualidad, más de 1000 familias de algunas de las localidades más postergadas del norte argentino reciben acompañamiento, tratamiento y contención de la organización para enfrentar esta dura realidad y seguir apostando a brindarle un futuro mejor a sus hijos. Son incontables desafíos que atraviesan estos niños y familias diariamente: hambre, aislamiento y falta de controles de salud básicos, entre otros.

Desde Haciendo Camino, se trabaja para proteger los derechos de los niños en términos de acceso a la alimentación, salud y educación de la siguiente forma:

Prevención y tratamiento de la desnutrición infantil:

  • Relevamientos nutricionales y sociales en comunidades vulnerables del Norte argentino.
  • Diagnóstico, prevención y recuperación nutricional de niños de 0 a 5 años. Consultoría pediátrica.
  • Talleres de educación para la salud, lactancia materna y nutrición infantil para madres/cuidadores.
  • Entrega de leche en polvo, leches especiales y suplementos.
  • Implementación de proyectos de soberanía alimentaria (creación de huertas familiares y comunitarias).

Apoyo escolar:

Frente a la cuarentena y al cese de la escolaridad presencial, se iniciaron en algunas localidades -Monte Quemado y Suncho Corral- a partir de octubre clases de apoyo escolar, para intentar que los niños que no reciben material educativo por falta de conexión a internet puedan continuar con su instrucción.

 Acceso a la seguridad social y la salud:

  • Desde el Área Social de los Centros de Haciendo Camino se realiza un seguimiento de cada familia, en la que se las acompaña y orienta en la navegación del sistema de seguridad social estatal (tramitación de documentos, acceso a planes sociales, etc.)
  • Se articula con médicos especialistas voluntarios para la detección y derivación de casos a instituciones de salud pública y privada.
  • Se intenta trabajar siempre en articulación con las instituciones locales pertinentes vinculadas a la protección de los derechos de la infancia, alertando y denunciando siempre casos de violencia, abusos, etc. detectados por el equipo de Haciendo Camino.

 

 

_

Acerca de Haciendo Camino

Haciendo Camino es una asociación civil que, desde 2006, trabaja para mejorar la calidad de vida de familias en situación de vulnerabilidad social en el Norte argentino. Sus Programas están dirigidos fundamentalmente a promover el crecimiento y desarrollo integral de niños de 0 a 5 años y a acompañar y capacitar a madres desde el embarazo en adelante. Cuenta con 12 centros de Prevención de Desnutrición Infantil y Acompañamiento Familiar en las provincias de Santiago del Estero y Chaco.

En estos 14 años de trabajo, Haciendo Camino acompañó a más de 11000 familias; diagnosticó nutricionalmente a 29000 niños, de los cuales 5200 recibieron tratamiento; atendió 17000 consultas médicas; promovió los cuidados para 2685 mujeres embarazadas; albergó a 600 niños en sus hogares y capacitó a 2373 madres en oficios.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here