Compartir
blank

Ante las restricciones a la movilidad provocadas por la pandemia, las integrantes de la Cooperativa de Mujeres Artesanas del Gran Chaco (CoM.Ar) se reorganizaron para seguir produciendo las artesanías que comercializan.

Texto Gabriel Tuñez.

 

El chaguar es una planta parecida a la aloe vera, que se encuentra en el Gran Chaco, una zona semiárida al noreste del país, y su fibra es usada, desde tiempos ancestrales, por las mujeres de la comunidad wichi para confeccionar tejidos artesanales. Para conseguir chaguar –el término viene del idioma quechua, pero en zonas donde se habla guaraní, también se la conoce como caraguatá– recorren el monte, eligen las hojas, las atan y las trasladan. Una vez de regreso, el siguiente paso es pelarlas manualmente para separar las fibras, que se golpean y raspan minuciosamente hasta limpiarlas. Las fibras son puestas al sol para que se sequen hasta quedar blanquecinas y poder hilarlas y teñirlas usando cortezas o raíces. Así buscan conseguir los colores del monte. Como si de esa forma pudiera cerrarse un círculo.

Entre 2018 y 2020, Norma Rodríguez, de la comunidad wichi, estuvo al frente de la Cooperativa de Mujeres Artesanas del Gran Chaco (CoM.Ar), que desde hace 21 años reúne también a referentes de las etnias pilagá y qom, para potenciar el trabajo de las poblaciones indígenas de la zona. Más de 20 asociaciones y 1.300 personas toman parte de la Cooperativa, que confecciona artesanías con las que busca preservar los saberes y los recursos del monte.

A raíz de su trayectoria al frente de la organización es que Rodríguez fue premiada, en 2020, por el Fondo Nacional de las Artes (FNA), que reconoció su trabajo de empoderamiento de las mujeres y la difusión del método ancestral de tejidos con chaguar.

Rodríguez nació y vive en Lote 8, la comunidad wichi situada en el oeste de Formosa, casi al límite con Salta, Bolivia y Paraguay. Desde allí, y gracias a la virtualidad, participó entre el 3 y el 7 de mayo, del Tercer Encuentro de Arte Cultura y Diseño Indígena de las Américas (Ecai), organizado por la Fundación Redes Solidarias y Fundación Banco Itaú, a través del Programa de Mecenazgo del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y con el apoyo de la Embajada de Canadá en Argentina.

“Me gustó mucho participar del Ecai y fue la primera vez que lo hago virtualmente. Algunas veces pude viajar a Buenos Aires, pero esta vez, debido a la pandemia, lo hice desde Lote 8. Por suerte tuvimos buena señal de Internet, aunque no siempre es así”, dijo Rodríguez a Tercer Sector.

 

 

________________________________________

SI TE INTERESA ESTA NOTA Y QUERES SEGUIR LEYENDO, SUSCRIBITE A REVISTA TERCER SECTOR CLICK AQUÍ!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here