Compartir

Según la Red Argentina de Cooperación Internacional (Raci), más de la mitad de las compañías argentinas con acciones de responsabilidad social impulsan iniciativas educativas. Aquí, algunos de los programas con foco en los jóvenes y su inserción profesional.

 

Textos María Sol Abichain.

 

Ante los crecientes avances tecnológicos, la formación y la capacidad de adaptarse a los cambios serán decisivos para cada persona, tanto en lo individual como en lo colectivo. Y, en ese desafío, el rol de la educación será clave. Así lo perciben también muchas compañías: en la reciente publicación del Directorio de Inversión Social Privada Local de la Red Argentina de Cooperación Internacional (Raci), se consignó que el 58 por ciento de las empresas con acciones de RSE tienen proyectos dedicados al área educativa. En este contexto, Tercer Sector relevó algunas de las experiencias en marcha que tienen como destinatarios a los jóvenes, apostando a que ellos serán los próximos profesionales.

 

Potenciar el talento

Los programas educativos de Banco Galicia se proponen acompañar a jóvenes de bajos recursos en los distintos niveles de enseñanza. Es que, como afirma Constanza Gorleri, gerenta de Sustentabilidad de Banco Galicia, para la compañía “la educación es uno de los factores que más influye en el avance y progreso de las personas y la sociedad”. Por este motivo, desde el año 2008 lanzaron Potenciamos tu Talento, una iniciativa que en 12 años de trayectoria contribuyó con la formación de 505 jóvenes de entre 17 y 23 años, en su mayoría primera generación de estudiantes universitarios, de 31 universidades públicas del país. Además, en el proceso y al finalizar sus estudios son incluidos en los distintos programas de promoción laboral que tiene la institución. Para lograrlo, el Banco Galicia trazó alianzas con organizaciones sociales especialistas en la temática, que colaboran postulando posibles becados y designando tutores que se encargan del acompañamiento. “La beca es un instrumento fundamental para acompañar a estos jóvenes para que lleguen a su graduación”, explica la gerenta.

Por su parte, ArcelorMittal Acindar impulsó, en 1997, un programa de becas para hijos de empleados de la organización, con el objetivo de promover el valor de la educación dentro de la compañía. “El acceso a una educación básica de calidad y a los constantes desarrollos tecnológicos condicionan la posibilidad de progreso y realización personal de los jóvenes”, asegura Cristian Escobar, gerente de Soluciones de RRHH de ArcelorMittal Acindar, para explicar el espíritu de la iniciativa. A lo largo de 22 años, el programa otorgó alrededor de 1.800 becas a hijos de miembros de la organización con desempeño sobresaliente en estudios secundarios, terciarios y universitarios, para que a través de sus aprendizajes desarrollen competencias y habilidades para su formación como futuros profesionales.

 

Apuesta por la equidad

En tanto, desde el BBVA apuestan a la educación a través de la formación financiera, para impartir en los jóvenes los conocimientos y habilidades de esta área y, al mismo tiempo, incluirlos a ellos y a sus familias en el sistema bancario. “La Educación financiera es un pilar fundamental en la construcción y desarrollo de sociedades más igualitarias y equitativas”, explica Maria Martha Deleonardis, subgerente de Negocio Responsable de BBVA.

A través del proyecto, el banco BBVA otorga una beca mensual dineraria a través de un producto bancario a jóvenes de 12 a 19 años que provengan de familias en situación de vulnerabilidad y estén cursando el secundario. Además, reciben educación financiera por medio de canales digitales y presenciales. “A la actualidad, ya beneficiamos a más de 13.500 jóvenes que lograron finalizar el secundario y formarse como personas ‘económicamente’ responsables”, afirma Deleonardis.

Otro es el caso del programa de becas de la Fundación YPF, que nació en 2013 con el objetivo de contribuir al desarrollo energético, científico y tecnológico del país acompañando a los futuros profesionales de la energía. “Las becas están dirigidas a estudiantes de grado de universidades públicas de carreras vinculadas a la energía; y del total, 43 por ciento son para mujeres”, detalla Ariel Gordon, gerente de Educación de Fundación YPF, y especifica que “este porcentaje se consiguió, porque a partir de la convocatoria de 2018 se sumó también el objetivo de apoyar a las mujeres que estudian estas carreras y aumentar su participación”.

Desde sus inicios, el programa otorgó 100 becas anuales y a partir de 2018 duplicaron a 200 para estudiantes, tanto para quienes recién ingresan a la carrera como para otros más avanzados. “La propuesta se destaca por el acompañamiento de los mentores, que son profesionales de YPF, que brindan su tiempo y experiencia a los becarios orientándolos y motivándolos, además de ayudarlos a desarrollar todo su potencial”, cuenta Gordon, y señala que los mentores les permiten a los becarios vincularse con la empresa y la industria energética. “Un ejemplo es el proyecto P.A.C.AR. (Proyecto de Automatización Completa Argentina), que se propuso optimizar los sistemas actuales de control de pozos petroleros a través de la medición, control y automatización de las operaciones de extracción a distancia”, relata Gordon, y agrega que actualmente se están realizando pruebas piloto de este proyecto, impulsado por becarios y mentores, en las operaciones petroleras de YPF en Chubut.

 

Futuros profesionales

Pan American Energy lanzó, en alianza con instituciones educativas, el Programa de Becas Universitarias y Tecnicaturas, con el objetivo de facilitar el acceso, permanencia y finalización de estudios universitarios y técnicos a jóvenes de hasta 25 años que tengan buen nivel académico, dificultades económicas para afrontar sus estudios y que residan en la provincia de Chubut, Santa Cruz o Neuquén. “A lo largo de estos 17 años de implementación acompañamos a más de 280 estudiantes de distintas carreras universitarias ligadas a la energía”, comenta Agustina Zenarruza, gerenta de Sustentabilidad en PAE, y agrega que también les brindan herramientas para la inserción laboral y oportunidades de acceso a prácticas profesionales. Por este motivo, asegura que la iniciativa sirvió para promover el desarrollo de las localidades en donde la compañía opera: “Es clave acompañar desde lo académico, pero también desde lo humano, para que cada uno de los estudiantes pueda alcanzar su meta y convertirse en profesional”.

Por otra parte, la Fundación Prosegur lanzó la iniciativa Becas Talento, para reconocer la excelencia académica, en este caso, de los empleados de la compañía y de sus hijos. Así, desde 2007 alcanzaron a más de 13.700 estudiantes de 14 países. “En la edición 2020 entregamos 195 becas, de las cuales 160 corresponden a ayudas escolares para hijos de empleados con expedientes académicos sobresalientes”, cierra Mercedes Borbolla, Directora Gerente de la Fundación Prosegur.

“La educación es uno de los factores que más influye en el avance y progreso de las personas y la sociedad.” Constanza Gorleri, Banco Galicia.

 

________________________________________

SI TE INTERESÓ ESTA NOTA Y QUERES LEER MAS, SUSCRIBITE AQUÍ!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here