Compartir
blank

La Asociación de Futbolistas Solidarios reúne a glorias del fútbol local y a colaboradores que buscan procurar una vida digna a ex jugadores que quedaron desprotegidos tras su retiro profesional.

Texto Micael Ricco.

 

“Los jugadores de fútbol, le dieron grandes alegrías al pueblo, merecen respeto y reconocimiento”, asegura el ex futbolista Juan Carlos “La Garza” Guzmán. Su voz, más que autorizada, se ve respaldada por una sólida trayectoria, que arrancó a principios de la década del ’60 en San Lorenzo e incluyó pasos por River, Atlético Nacional de Medellín y un bicampeonato de Libertadores, con Independiente, en 1964 y 1965.

Símbolo de una época, en la que se asistía a la cancha con traje y sombrero, y en la que los centrodelanteros, los mediapuntas y los centrales tenían nomenclatura inglesa, Guzmán fue uno de los precursores de la Asociación de Futbolistas Solidarios. La institución brinda asistencia a ex jugadores que, una vez culminada su carrera, no pudieron insertarse en la sociedad.  “La gente piensa que todos los ex futbolistas tienen el pasar económico de Messi, pero la realidad, para quienes vivimos el fútbol de otra época es muy diferente. Además, anímicamente queda un vacío difícil de llenar”, sostiene.

 

Salir tocando de abajo

Otro pilar fundamental de la organización es el periodista José Luis Ponsico, uno de los articuladores de la entidad, junto con las leyendas del deporte más visto del mundo. “Todo empezó en 1997, cuando nos reunimos en un café con Guzmán y otros ex jugadores, como Mario Rodríguez y Alberto Mariotti, para ver qué podíamos hacer por Raúl “El Zurdo” Savoy, ex delantero de Chacarita, Independiente y Boca, que estaba desocupado y pasando por un momento muy delicado de salud”, detalla.

Ponsico, que en ese momento trabajaba en el sector de prensa del Senado de la Nación, explica que gracias a esa primera gestión pudieron solicitar ayuda al diputado Antonio Libonati, quien le consiguió a Savoy la internación en un hospital de la localidad de San Martín y luego, un trabajo en esa municipalidad.

La segunda reunión importante, según detalla el periodista, se dio en paralelo a la Copa del Mundo desarrollada en Francia en 1998. “En junio, Norberto ‘Tucho’ Méndez y Ernesto Grillo, estrellas de la Selección en los años ’40 y ’50, fallecieron en el olvido. Inmediatamente, lo llamé a Guzmán y le dije que reúna a 10 glorias de nuestro fútbol, porque teníamos que hacer algo de inmediato”, recuerda. Daniel Onega, Juan Carlos Marenda, Silvio Marzolini, José “Ratón” Leonardi, fueron algunos de los ilustres que participaron de esa primera reunión en octubre de 1998.

Como destaca Ponsico, las reuniones siguen dándose hasta el día de hoy. Como ejemplo reciente menciona a Rafael Albrecht, estandarte defensivo del San Lorenzo campeón invicto en 1968, recientemente fallecido por coronavirus, quien pudo internarse y ser asistido, gracias a un trabajo conjunto entre la Asociación y el dirigente político Fernando “Chino” Navarro.

 

Evitar goles en contra

Antonio Garabal conoce la sensación de alcanzar el cénit futbolístico: en 1956 supo convertir uno de los dos goles con los que Argentina derrotaría por primera vez a Brasil en el Maracaná. Aunque también conoce lo que sucede cuando los reflectores se apagan y la estrella pasa a ser un hombre más. “La ayuda de Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) es prácticamente nula; si no fuera por nosotros, varios ex jugadores morirían hoy en la miseria”, asegura.

El ex delantero, que forma parte de la asociación y se destacó en Ferro, Boca y Atlético de Madrid, entiende que es imprescindible una jubilación digna y una obra social para los ex jugadores, ya que la gran mayoría, apenas cuenta con la jubilación mínima. “Tenemos los ejemplos de Enrique Chazarreta (NdeR: bicampeón con San Lorenzo en 1972 y mundialista con la Selección en 1974) que, cuando fuimos a buscarlo con la mutual, vivía debajo de un puente”, señala Garabal.

En la misma línea, Guzmán reclama, urgente, un cambio en el estatuto de Agremiados, ya que el reglamento estipula que el club debe dejar de dar cobertura al jugador, cuando se retira y ya no forma parte de la institución. “Los suicidios recientes de Santiago ‘Morro’ García y Julio ‘Huevo’ Toresani son muestra de lo que puede pasar si se destrata al futbolista, o se deja que la depresión, después del retiro, avance”, enfatiza.

 

Jugar en equipo

Rodolfo Micheli, ex delantero, preside desde hace 26 años la Casa del Futbolista, ente creado en 1971 para, precisamente, darles una mano a aquellos ex jugadores caídos en desgracia. Su carrera, más que prolífica, incluye un gol a Inglaterra en el mítico partido jugado en el estadio Monumental en 1953, en el cual Ernesto Grillo hizo dos goles, uno desde un ángulo muy cerrado.

En diálogo con Tercer Sector, Micheli remarca la importancia del trabajo en conjunto y asegura que, más allá de las limitaciones que genera la pandemia, mantiene contacto regularmente con los integrantes de la Asociación de Futbolistas Solidarios. “La colaboración es siempre bienvenida, sobre todo teniendo en cuenta que la AFA no nos asiste ni nos atiende los llamados desde que ya no está Julio Grondona, y Agremiados tampoco nos resuelve ningún problema”, aclara.

 

Cómo conectarse

Asociación Futbolistas Solidarios: infoponsico@yahoo.com.ar | (011) 5 328 1455

 

________________________________________

SI TE INTERESA ESTA NOTA DE REVISTA TERCER SECTOR, SUSCRIBITE CLICK AQUÍ!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here