Compartir

Para dar respuesta a las dificultades que encuentran las personas sordas a la hora de hacer sus trámites, una ONG impulsa un servicio de asistencia en lengua de señas que está disponible en el ámbito de la salud y la educación de la Ciudad de Buenos Aires.

Texto Pilar Cei.

 

En espacios públicos, oficinas y consultorios, entre muchos otros lugares, hay barreras tan enormes como invisibles. Para las personas sordas, desde ir a hacer un trámite hasta atenderse con un médico no es para nada sencillo: a la ausencia de intérpretes se suma el hecho de que quienes atienden al público generalmente no saben Lengua de Señas Argentina (LSA) y por lo tanto no existe la accesibilidad comunicacional.

La Fundación de Padres y Familiares de Personas Sordas para su Integración (Fundasor) fue creada en 2007 con el objetivo de promover una comunicación igualitaria. Tanto su presidenta, Anahí Alesso, como una de sus principales colaboradoras son sordas, y entre los integrantes hay psicólogos y trabajadores sociales. “Es fundamental el rol que desempeña la familia para el desarrollo de la persona sorda”, explica Alesso.

 

Más accesibilidad

Desde Fundasor advierten que no existe un solo problema de comunicación para quienes tienen discapacidad auditiva, sino muchos y todos en el mismo nivel de importancia. “No hay lengua de señas, no hay intérpretes, las personas no están capacitadas; hay quienes nunca vieron a una persona sorda y dicen: ¿ahora qué hago? La persona sorda tiene otro tono de voz, o por ahí ni siquiera se manifiesta verbalmente, lo hace a través de LSA. Y ahí empieza y termina la comunicación”, explica Cristina Alesso, hermana de Anahí y apoderada de Fundasor.

Al encontrarse con estas limitaciones en el día a día, la Fundación unió fuerzas con la Comisión para la Plena Participación e Inclusión de las Personas con Discapacidad (Copidis) para poner en marcha un servicio de trámites accesibles en LSA en el ámbito de la salud y la educación de la Ciudad de Buenos Aires, aunque la idea es extenderse a otros ámbitos.

Patricio Cabezas, uno de los integrantes de Fundasor, explicó: “Es un servicio en el que nosotros contamos con un listado de intérpretes capacitados, con conocimientos y sensibilidad de la comunidad sorda, algunos que tienen expertise en ciertos temas, y se coordina a través de la persona sorda. Si siente que necesita un intérprete, se comunica con Copidis y lo derivan a Fundasor. Desde acá se comunican con el intérprete y lo seleccionan para que acompañe a la persona sorda. La verdad es que los resultados con los trámites accesibles hasta ahora fueron muy positivos, fabulosos, tuvimos hasta un casamiento”. La solicitud de intérprete debe enviarse por correo a copidistramitesaccesibles@gmail.com.

 

Cómo conectarse

Fundasor: www.fundasor.org.ar // info@fundasor.org.ar // FB: https://www.facebook.com/fundasor.oficial/?ref=br_rs

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here