Compartir

Con la pandemia como escenario, Fundación Pilares sigue trabajando en las villas 21-24 y 1-11-14 de CABA, acompañando a más de 500 familias en un contexto donde el aislamiento social agudiza las problemáticas preexistentes. La modalidad virtual es el nuevo espacio de encuentro con los niños y niñas.

La primera infancia es uno de los sectores más afectados por el aislamiento social que estamos atravesando, sobre todo para aquellos niños y niñas que viven en contextos de vulnerabilidad. Es por eso que Fundación Pilares continúa acompañando a las familias, con la entrega de bolsones de alimentos, y a través de sus programas sociales enfocados en la salud, la educación, el juego y el fortalecimiento familiar, los cuales siguen funcionando de manera virtual.

Actualmente, el contacto que la Fundación mantiene con las familias es permanente y sin intermediarios. La mayoría de los vecinos tienen acceso a un teléfono con Whatsapp y lo utilizan como vía de comunicación con las coordinadoras de los programas de Pilares. “Uno tiene que apostar a seguir estando presente y ofrecerse como un agente disponible para cuando el otro tenga una demanda que quiera explicitar o una necesidad que podamos transformar en demanda”, expresó María Paz Moya, directora de programas de Pilares.

En este momento, el foco de la Fundación está puesto en seguir incentivando el contacto con los niños y niñas, y sus familias, promoviendo el lazo social que se fragilizó con el aislamiento. En este sentido, se busca construir espacios virtuales de escucha y de contención, donde se sostengan los vínculos desde lo emocional. “En la primera infancia se establecen los vínculos más importantes a partir del encuentro con otros y del juego, donde el cuerpo es todo; esto lo entendemos como un espacio psíquico, didáctico, de elaboración, como algo que promueve el diálogo”, explicó Moya.

Desde el programa COPIF, se promueve la salud integral en la primera infancia. Allí las familias hacen sus consultas con profesionales sobre temas de nutrición, pediatría, desarrollo infantil y psicomotricidad por chats o video llamadas, una vez por semana. “Hay que hacer un seguimiento individual de cada familia, porque si bien están atravesados por la misma realidad, la situación de salud o las historias de vida son particulares de cada uno”, declaró Marianela Macedra, coordinadora de COPIF.

En cuanto a los programas relacionados con la educación y el juego, dos pilares fundamentales para el desarrollo en los primeros años de vida, las docentes de nivel inicial crearon diferentes alternativas de encuentro. Ellas son las encargadas de comunicarse con las familias del barrio para hacer un seguimiento de cada caso. A su vez, sistematizaron una planificación de propuestas lúdicas, que se envían semanalmente para estimular a los niños y fortalecer su desarrollo.

¡Vos también podes sumarte a la acción que lleva adelante Pilares frente al virus!. Entrá a www.pilares.org.ar y sumate.

Por Mauro Balbachan

 

______________________________________

Noticia publicada desde el Formulario Compartí tus noticias en Tercer Sector Digital.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here