Compartir

La Constitución fue dictada en 1853 una época donde la mujer no era tenida en cuenta en varios aspectos. Es una Constitución pensada por y para los hombres, escrita completamente en género masculino.

Las reformas constitucionales y diversas leyes que se han dictado a lo largo de los años tenían la intención de generar grandes avances por la igualdad de género. Pero aún hoy esos cambios no se respetan.

Desde FEIM, creamos una Constitución redactada íntegramente en idioma inclusivo. Para poner en foco en que necesitamos que todas las leyes búsquen la igualdad y paridad de género.


Esta es solo una manera más de mostrar que las mujeres necesitamos más representación y que si queremos igualdad, necesitamos de todes.

Descubrila en:
www.feim.org.ar

FuenteFEIM
Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here