Compartir

La Fundación Integrar acompaña a jóvenes de contextos vulnerables para que puedan convertirse en profesionales y cambiar su historia.

Bajo el lema “Estudiar te cambia la vida”, la Fundación Integrar (www.fpintegrar.org) lanza su primera campaña de donantes individuales para apoyar la formación profesional de jóvenes de contextos socioeconómicamente vulnerables que viven en barrios populares y desean estudiar carreras terciarias y/o universitarias.

La campaña está protagonizada por nueve jóvenes que cuentan cómo cambiaron sus vidas tras estudiar y recibir la ayuda de la Fundación Integrar, para poder convertirse en profesionales aún en los contextos más adversos. Fernando, María, Erica, Leandro, Gladys, Alicia, Belén, Raúl y Marcos cuentan en primera persona qué significó acceder a la universidad, con la compañía y la guía de un tutor, y cómo esto impactó en sus familias y en su comunidad.

“Mi sueño era recibirme de periodista y escribir en algún medio o en alguna revista. En mi caso la realidad superó a esos sueños”, expresa Fernando Maldonado, quien vive en la Villa 21 24 y se recibió de periodista. “A raíz de la educación no tengo vergüenza de decir de dónde soy”, cuenta el joven y enfatiza:  “Integrar fue un apoyo, que se interesó en mí y que me impulsó”.

Gladys Mereles está terminando la carrera de enfermería y también vive en la Villa 21-24 con su madre, quien pudo ir a la escuela hasta 3er grado,  y con sus hermanos. “Me siento orgullosa de haber tenido la posibilidad de elegir, porque no todos pueden elegir de qué trabajar el día de mañana”, dice. “Integrar es un pilar importantísimo para todos sus estudiantes, para que puedan arrancar una carrera, y lo que es más difícil, sostenerla y poder terminarla”, asegura.

Belén Coria, se recibió de abogada a mediados de 2018, con 25 años. Su madre vende pan en la calle, su padre es albañil y ella es la primera de su familia en tener un título universitario. Hoy, trabaja en Tribunales, vive en la Villa 31 – Retiro y siente satisfacción al poder decir que “una abogada salió del barrio”. “Hoy creo en mí.  No me olvido de dónde vengo, pero eso no va a condicionar mi futuro, ni lo que quiera hacer, porque soy igual a los demás”, agrega.

El apoyo que reciben los jóvenes acompañados por Fundación Integrar es clave para que puedan iniciar, sostener y finalizar sus carreras, si se tiene en cuenta en Argentina solamente el 29,4% de los estudiantes universitarios se gradúan dentro del tiempo teórico, y la retención en el primer año es del 51,7%, de acuerdo a las últimas Estadísticas Universitarias oficiales. Entre la población universitaria con menores ingresos, la tasa de deserción promedio es del 55% (50% mujeres, 66% varones), contra el 25% de quienes tienen ingresos más altos (16% mujeres, 35% varones), según el estudio de Abandono de los Estudios Universitarios (García, Ana. y Adrogué, Cecilia, 2015)

Con más de once años de existencia, la Fundación Integrar ya cuenta con 48 profesionales, recibidos de carreras terciarias y/o universitarias en establecimientos tanto públicos como privados. Actualmente, apoya a 370 estudiantes, a través de un Programa de Becas Personalizadas que les provee un apoyo económico, un tutor/a voluntario de la misma área de estudio que le acompaña en su trayecto educativo, y un plan formativo en habilidades blandas y competencias profesionales que complementa su formación académica.

Para poder continuar su tarea, la fundación invita a sumarse como donante (Padrino Integrar) haciendo un aporte mensual para las becas, los viáticos o las fotocopias de cada estudiante.

Más información: Fundación Integrar www.fpintegrar.org

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here