Compartir

La doctora en Antropología Social analiza que durante la etapa posterior a la pandemia en la Argentina se vivirá un tiempo “inquietante” como consecuencia de la “tragedia económica” que se gestó en los últimos años y se vio agravada por el impacto del Covid-19.

 

Texto Gabriel Tuñez.

 

Aventurarse en la llamada “nueva normalidad” que le sucederá a la pandemia es, acaso, un ejercicio más cercano a la futurología que materia de expertos y expertas en áreas como las ciencias sociales. La búsqueda de certezas aparece todavía más complicada si se trata de un escenario como el de Argentina, que llegó a este tiempo de crisis sanitaria con números crecientes en materia de pobreza, indigencia, inflación y desempleo. La salida, entonces, “no será normal”, asegura a Tercer Sector Nathalie Puex, docente y secretaria académica de la Maestría en Antropología Social de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) Argentina. “Nadie sabe muy bien cómo viviremos la nueva normalidad y de qué se tratará, en especial porque hay muchas variables que son particulares de este país”, sostiene.

 

–¿A qué tipo de variables se refiere para citar el caso de Argentina?

–El país entró muy tempranamente en la cuarentena para contener el avance de los contagios y es por eso que ahora se nota un cansancio en la población. A eso se suma que lejos de verse una salida, por el contrario, los países que parecían ir superando de a poco la pandemia están volviendo a confinarse, porque el virus está y estará presente durante bastante tiempo. Entonces hay muchas posibilidades de que falte un buen lapso más para superar esta situación. Así es que pensar qué va a pasar después es muy difícil porque, especialmente en Argentina, hay variables que no hay en otros lugares de manera dramática como, por ejemplo, la crisis de la economía. Tenemos que tener en cuenta que lo que acompañará a esta situación es una tragedia económica. Ese componente hace muy difícil saber qué será esa nueva normalidad, si vamos a volver a la normalidad, a qué llamaremos normalidad, etc. Cuando el virus se vaya no podremos recomponer rápidamente lo que había. No habrá un milagro. Creo que terminará algo para, finalmente, comenzar otra etapa que es realmente inquietante. Por ejemplo, según diferentes estadísticas se estima que unas 40.000 empresas cerrarán en poco tiempo o se declararán en quiebra. Se trata de personas que tiraron la toalla. A eso se suma un componente enorme de pobreza e indigencia, que viene en aumento. Posiblemente, en la nueva normalidad logremos olvidarnos del virus porque tendremos que vivir en una realidad que ya es conocida en Argentina, que vive en una especie de círculo vicioso desde 2001.

 

________________________________________

SI TE INTERESA ESTA NOTA Y QUERES SEGUIR LEYENDO, SUSCRIBITE CLICK AQUÍ!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here