Compartir

En este espacio social y artístico, los chicos que habitan en los barrios populares de Bariloche cuentan con un ámbito donde voluntarios les ofrecen recreación, apoyo escolar y recursos didácticos para que puedan proyectar un mejor futuro.

Texto Alejandro Cánepa.

 

Bariloche encierra en su perímetro cosas tan diferentes como cerros, chocolates, playas, artesanías de lana de guanaco, casas de té, ahumaderos, una estatua de Julio Argentino Roca, miles de descendientes del pueblo mapuche, barrios de mucho poder adquisitivo y otros de un perfil popular. Uno de estos últimos es el Barrio Islas Malvinas, en el sur de la ciudad rionegrina, lejos de las miradas de los turistas. Allí funciona el Taller de los Sueños, un espacio social y artístico para chicos de la zona.

“Empezó siendo un taller dentro de un comedor comunitario, pero después seguimos con los mismos chicos en una capilla. Eso fue en 2013, siempre en el Barrio Islas Malvinas, a unos diez minutos del centro”. La que habla con Tercer Sector  es Martina Marcuzzo, una de las referentes del Taller de los Sueños. La semilla de la actividad la había plantado su mamá, Victoria Sabatté, coordinadora del grupo, al comenzar a dar talleres de arte para todos los chicos y chicas que quisieran asistir. “Hicimos talleres de cerámica, de cocina, de armado de barriletes. Siempre se quiso hacer apoyo escolar pero era difícil sostenerlo, hasta que en 2018 sí empezó fuerte y hoy se brinda dos veces por semana”, cuenta Martina.

Los que asisten al taller son vecinos de la zona y sus edades van de los 2 a los 19 años. Las actividades son gratuitas y se realizan en un salón que presta la capilla San José Obrero hasta que esté inaugurada la nueva sede del emprendimiento, ubicada en el mismo predio. Uno de los chicos que participa de la iniciativa es Mateo Fusiman, de 14 años. “Lo que más me interesa es sacar fotos, hice un curso y descubrí que me gusta captar esos momentos únicos cuando alguien se ríe o comparte un mate”, cuenta.  Mateo va al secundario y desea un futuro en otro destino. “Me imagino viviendo en otro lado, siguiendo con la fotografía. Me gustaría conocer otras culturas, viajar por el mundo, sacar fotos de animales y subirlas a las redes sociales”, agrega.

Los chicos del taller además realizan todos los años un viaje a Las Grutas, en el otro extremo de Río Negro, que les permite vacacionar y disfrutar de un balneario en una ciudad pegada al Atlántico, tan diferente a su lugar natal, plagado de montañas, lagos y arroyos.  Para Catalina Lucero, otra de las voluntarias, “el taller es realmente como una familia, por más que esa frase es muy común; no son compañeritos que se ven tres veces por semana y se llevan bien, se formó un lazo tan grande que se cuidan entre ellos en el colegio, en el barrio o en cualquier momento”.  Así, a poca distancia del Bariloche turístico, laten otras historias, quizás más interesantes que las que están de moda.

 

Cómo conectarse

Taller de los Sueños | tdelossuennos@gmail.com | Facebook: Taller de los Sueños

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here