Compartir

Ronda Cultural nació en el ámbito estatal y su transformación en asociación civil le permitió continuar y hasta potenciar una propuesta artística y educativa tan variada como atractiva.

Texto Alejandro Cánepa.

 

Una ronda es un recorrido y también es un círculo formado por personas. Las dos definiciones calzan con lo que hace Ronda Cultural, una asociación civil que conecta instituciones del ámbito de la cultura entre sí y con el público general, mediante distintas actividades artísticas y educativas de la Ciudad de Buenos Aires. Nacida como OSC a principios de 2016, la entidad despliega acciones que promueven el teatro comunitario, las visitas a museos, el conocimiento de la historia barrial y el impulso a artistas emergentes, entre muchas otras cosas.

“Ronda Cultural surge como proyecto a fines de 2013, en el marco de la Secretaría de Cultura de la Nación. Yo era la coordinadora, redacté el proyecto y lo llevé adelante con un equipo de 25 personas. A fines de 2015 nos despidieron a todos. Como nos quedamos con las redes sociales, y teníamos contacto con todo el público y mucho respaldo de las instituciones con las que habíamos trabajado, decidimos seguir adelante y formamos una asociación civil”, dice su directora, Valeria Escolar.

 

Arte a la gorra

Las opciones que ofrece son variadas y coloridas. Por un lado, todos los sábados a las 15 brinda los Paseos Culturales Caminados, que ponen en diálogo a dos museos diferentes y que se sostienen con una contribución a la gorra. Un recorrido puede unir, por ejemplo, el Museo Nacional de Bellas Artes con el Museo del Libro y la Lengua. Por el otro, a través de Museo en la Escuela y Ronda de Museos, busca acercar a los estudiantes la riqueza de instituciones como el Museo del Cabildo, el Jardín Botánico o el Museo de Arte Moderno, ya sea con visitas a esos sitios o con acciones para que los propios alumnos generen obras de arte en las escuelas.

También lleva adelante proyectos que cuentan con financiamientos específicos, como el de Ronda de Teatro Comunitario. Sobre esta última actividad, cuenta Carolina Ces, bailarina e integrante de Ronda Cultural: “Este año hicimos cuatro paseos. Se salía del Centro Cultural La Casa del Árbol, en Palermo, se hacía una introducción y un juego teatral y luego un recorrido en minibus por el sur de la Ciudad hasta llegar a Barracas. Y allí se veía la obra Barracas al fondo, a cargo del Circuito Cultural Barracas”. Otra actividad de 2018 fue la Ronda de Museos Universitarios, que implicó visitas a los museos Etnográfico Juan Ambrosetti (dependiente de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA), De la Cárcova (de la Universidad Nacional de las Artes) y De la Inmigración (de la Universidad Nacional de Tres de Febrero).

Precisamente, para el año próximo Ronda Cultural planea incorporar la temática de la inmigración en sus actividades, con visitas a los espacios culturales de la Ciudad, relacionándolos con las distintas corrientes demográficas que llegaron al país. Y que se sumará a toda la batería de acciones culturales de esta organización, que hizo el poco común recorrido de pasar de ser un proyecto estatal a transformarse en una entidad del tercer sector.

 

Cómo conectarse | Facebook: Ronda Cultural

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here