Compartir

Con la educación ambiental como eje principal, una alemana creó una fundación que articula a gobiernos, escuelas y habitantes en diferentes regiones de Argentina con el fin de aportar soluciones a la gestión de los desechos.

 

Texto Magalí Sztejn.

 

“Ahora se despiertan los gobernantes, notan que tienen que hacer algo con la basura y que con una planta de separación no se resuelve el problema si no está involucrado el ciudadano”, analiza la alemana Verena Böheme, quien llegó a la Argentina como turista y al ver la cantidad de material reciclable que se tiraba decidió quedarse y crear un curso de responsabilidad social para estudiantes. En 2009, el programa de educación ambiental y gestión integral de residuos sólidos urbanos Usá la basura comenzó a implementarse en escuelas, marcando el inicio de la Fundación Manos Verdes, de la que hoy es directora ejecutiva. El municipio bonaerense de Vicente López es uno de los lugares en los que trabajan. Allí ofrecen talleres de reutilización de materiales en el parque Tecnópolis y hacen el seguimiento del Día Verde en las instituciones educativas, con eje en la salud ambiental. “Desde la ONG –reconoce Böheme– tenemos más acceso a las escuelas. Hacemos un puente para llegar al ciudadano.”

 

Cuidar las reservas

Con cinco personas contratadas, el apoyo de empresas y la colaboración de veinte voluntarios, en ocho años el trabajo de Manos Verdes logró expandirse y obtener reconocimiento. La Colonia Carlos Pellegrini, una pequeña localidad de la provincia de Corrientes, es otro de los lugares a donde llevaron sus conocimientos. “Me contaron que había un basural a cielo abierto y la gente quemaba la basura, a pesar de ser un destino turístico ecológico. Entonces, hicimos un plan integral de gestión de residuos”, recuerda Böheme. Tal fue el éxito del proyecto que el guardaparque los recomendó a la Isla Apipé. “Son reservas naturales con gran potencial turístico, pero sin recolección diferenciada. Por ejemplo, se habían cancelado los avistamientos de aves porque tenían que cruzar el basural”, remarca.

Con dos experiencias positivas en su haber, las autoridades de Corrientes los convocaron a planificar e implementar una estrategia ambiental para la capital de la provincia, pero además ya tienen seleccionadas a las personas que funcionarán como coordinadores ambientales en Bariloche, Tucumán y Córdoba. Por otra parte, desde su sede en Alemania trabajan con una universidad en el desarrollo de juegos educativos para escuelas primarias con el objetivo de que los alumnos aprendan a cuidar el ambiente. “Tenemos que crecer a nivel institucional para abastecer toda la demanda que tenemos. Es un lindo desafío”, resume Böheme, aunque reconoce que se trata de un proceso que requiere tiempo, inversión y un buen seguimiento.

 

Cómo conectarse

Manos verdes: www.manos-verdes.org // info@manos-verdes.org

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here