Compartir

Cuatro años después de un incendio forestal que arrasó con alrededor de 40 mil hectáreas en la localidad de Cholila, distintas instituciones y organismos se unieron para plantar miles de árboles con el fin de restituir la diversidad ecológica de esa zona de Chubut.

Texto Catalina Márquez.

 

Los paisajes de la Patagonia argentina se caracterizan por sus numerosos lagos, frondosos bosques e inmensas montañas. Sin embargo, en el año 2015 el noroeste de la provincia de Chubut se vio teñido de fuego y cenizas debido a diversos incendios forestales. El principal foco se originó en la localidad de Cholila y dejó un panorama desolador en la zona. El incendio generó grandes daños en el suelo, la vida silvestre y la vegetación. Sin embargo, hoy son muchos los que con su aporte hacen lo imposible por volver a recuperar algo de lo que se perdió.

Con el objetivo de devolverle al bosque patagónico su estructura y funcionamiento original surge ReforestArg, un programa de restauración ecológica desarrollado por la Asociación de Amigos de la Patagonia (AAP). La entidad nació en 1999 en la ciudad neuquina de San Martín de los Andes y lleva adelante programas de educación y acciones ambientales en pos de la naturaleza, afirma Sebastián Homps, su director ejecutivo.

 

Acción colectiva

Luego del incendio de 2015, la AAP se unió a distintas instituciones y organismos para encarar una recuperación del ecosistema en las miles de hectáreas afectadas. “La idea surgió hace tres años, junto a amigos recorrimos el sur argentino durante tres meses para conocer las problemáticas ambientales y pensar en una solución. Luego, con la Asociación de Amigos de la Patagonia desarrollamos ReforestArg y nos aliamos a distintas instituciones, entre ellas la Subsecretaría de Bosques de Chubut y el Conicet”, afirma Tobías Merlo, joven licenciado en Ciencias Ambientales y responsable del programa.

La restauración ecológica se lleva a cabo mediante la plantación de árboles nativos, como coihues y cipreses. En la zona afectada por el fuego ya llevan realizadas tres plantaciones: la primera en mayo del año pasado, la segunda en agosto y la tercera en abril último. En total, sembraron 11.500 ejemplares. “Fue una tarea muy laboriosa, éramos alrededor de 80 voluntarios cargando los plantines en las mochilas y caminábamos alrededor de dos horas para llegar a los lugares en los cuales la naturaleza ya no va a poder resurgir, si no le damos una mano”, destaca Homps sobre una iniciativa que además intenta concientizar a la población sobre el cuidado de la naturaleza y sus recursos naturales reivindicando la necesidad de la educación ambiental y el trabajo en equipo.

 

Cómo conectarse

Asociación de Amigos de la Patagonia: www.aapatagonia.org.ar  //  Instagram amigosdelapatagonia

Programa ReforestArg: www.reforestarg.org  //  Instagram reforestarg

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here