Compartir

Actriz, influencer, emprendedora y modelo plus size, Mar Tarrés combate el bullying con una activa defensa de la aceptación del cuerpo, sin encasillamientos.

 

Texto Magalí Sztejn.

 

“De chica, como toda nena, desfilaba y me ponía la ropa de mi mamá. Pensaba que de grande iba a tener un lomazo y eso nunca llegó. Pero parece que soñé fuerte, porque se cumplió el ser modelo, no de la manera convencional”, cuenta la humorista salteña Mar Tarrés, con su característica tonada cordobesa, marcada por el lugar en el que decidió vivir hace quince años. Sin embargo, el cambio de ciudad no fue el único que hizo en su vida, porque pasó de ser la nena que durante los cumpleaños se quedaba vestida bajo el rayo del sol, sin meterse en la pileta, a compartir fotos sensuales y con poca ropa en las redes sociales, convirtiéndose, para muchos, en una referente.

 

El primer paso

El primer click, cuenta, lo tuvo a los 18 años cuando murió su papá, que era obeso mórbido. “Ahí –recuerda– empecé a hacer una campaña en las redes concientizando que la obesidad es una enfermedad”. Más tarde, vendría el hashtag #mifotoenmalla, incentivando a las mujeres a publicar su imagen sin cortarla ni editarla: “Le pedí a alguien que me sacara una foto de la cara con el mar de fondo y él tomó una del cuerpo entero. Estuve dos días debatiendo cómo cortarla. En un momento decidí contar todo esto en las redes”, cuenta, y revela: “Al principio me daba mucho miedo, pero hay que dar el primer paso. Siempre te van a criticar”.  Si bien ya trabajaba como modelo de talles grandes, la explosión llegó en 2016, cuando ganó el concurso Chica del Verano, en Carlos Paz, donde rompió el molde del estándar de belleza.

No conforme con todo lo logrado fue por más y creó su propia marca de ropa. “Las tiendas tenían prendas de señora y quería ponerme un local que fuera de cosas modernas y juveniles. El primero lo abrí, con miedo, hace cuatro años. Hoy tengo 13 en distintas provincias. Queremos seguir creciendo pero es un mercado complicado. Los costos son altísimos, porque usás mucha más tela. Otro gran problema es que a las gorditas las convencieron de que no se pueden poner determinadas prendas”, advierte Mar. En un ambiente lleno de prejuicios y cosificación, ella acepta y disfruta el hecho de ser diferente. A lo que suma, sin dudas, su sentido del humor. “Siempre digo que cuando te burlás de vos mismo el burlista pierde fuerza”, afirma la influencer, que muchas veces fue blanco de insultos. “A los gordos, –resume– la sociedad les quitó derechos: a la moda, a sentirse sexy, a una pareja. Mucho tiempo me lo creí y lo hice realidad hasta que me empecé a demostrar que más allá del peso, merezco ser feliz”.

 

Cómo conectarse | Instagram: @martarresok // Twitter: @marianatarres

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here