Compartir

Suspensión de las clases presenciales, rutinas alteradas, videos, memes que circulan por las redes sociales, mucha información que se replica en internet, veraz y falsa (fake news): el coronavirus (COVID-19, según sus siglas en inglés), impacta en la vida de los niños, las niñas y adolescentes, genera angustia e incertidumbre. UNICEF reforzó hoy el llamado a extremar las medidas sanitarias de prevención, como el lavado de manos, y pidió contener emocionalmente a los chicos y las chicas, y acompañarlos para que sigan sus estudios en las próximas semanas.

Declarada pandemia global por la Organización Mundial de la Salud, el COVID-19 atravesó en los últimos días la vida de millones de personas en todo el mundo. En el caso de los niños y las niñas menores de seis años, la sobreexposición a información que aún no pueden procesar puede llevarlos a desarrollar ansiedad, miedos e incertidumbre. Este contexto, UNICEF alertó hoy sobre la necesidad de protegerlos de este “impacto secundario” que tiene el virus.

“Los niños y niñas más pequeños aún no han adquirido la madurez suficiente que tenemos los adultos para entender los aspectos biológicos, sociales y económicos de las pandemias, ni tienen la capacidad de reflexión necesaria para hacer un análisis crítico de las informaciones erróneas, malintencionadas o prejuiciosas que hay en circulación”, explicó Luisa Brumana, médica epidemióloga y Representante de UNICEF Argentina.

“Es por eso que es tan importante escucharlos, alentarlos a que expresen sus miedos, dedicar tiempo a resolver sus dudas e inquietudes en un lenguaje adaptado a su capacidad de comprensión, pero que no sea engañoso”, agregó.

Brumana señaló que “es de vital importancia proteger la salud emocional de los chicos y las chicas” en los próximos días, en los que el Estado Argentino pidió a la población extremar medidas sanitarias de prevención, evitar la concentración de gente y reducir la circulación en la vía pública. “Pedimos a los sectores privado y público especial flexibilidad en la modalidad de trabajo de padres, madres y adultos cuidadores, para que puedan acompañar a los niños, niñas y adolescentes en este momento, en sus casas, en la contención emocional que necesitan los más pequeños y en la continuidad de sus estudios aquellos que están escolarizados”, dijo.

Según la guía “Coronavirus- (COVID-19). Lo que madres, padres y educadores deben saber: cómo proteger a hijas, hijos y alumnos” de UNICEF, la primera infancia es un momento clave en el desarrollo para sentar las bases de las competencias de autoprotección que les permitirán a los chicos y chicas ser responsables sobre su salud y la de otras personas a lo largo de toda la vida. En el contexto actual de pandemia, es importante incidir en conductas sencillas de protección e higiene, como cubrirse la tos y los estornudos con el codo y lavarse las manos con frecuencia.

En el diálogo con adolescentes, es importante compartir medidas de prevención y cuidado en hábitos que suelen estar muy arraigados como compartir el mate, una bebida, los abrazos, los besos, las ganas de juntarse y compartir actividades masivas. Hablar con los chicos y las chicas es fundamental para que dimensionen los riesgos, sin entrar en pánico.

La presencia de padres y madres en casa, en los casos en los que -por ejemplo- se acordaron modalidades de teletrabajo, facilitan la transmisión de estos hábitos preventivos, el acompañamiento de la educación a distancia y la organización de nuevas rutinas y actividades. Hablar de estos temas, armar planes para el día, acordar horarios que incluyan tiempo para trabajo pedagógico, actividad física y dispersión, contribuyen al cumplimiento de los objetivos que cada uno tiene: para la escuela los chicos y las chicas, para el trabajo los jefes y jefas de hogar. Aportan, además, a una convivencia armónica en un contexto de incertidumbre y estrés.

“Las personas adultas al cuidado de los chicos y las chicas tienen la responsabilidad de ayudarlos a continuar su educación en casa generando nuevas rutinas. Ya sea a través de la lectura, el aprendizaje mediante juegos, trabajando con ellos en las tareas escolares que envíen sus docentes y ayudándolos a participar de manera segura en plataformas de aprendizaje en línea”, destacó Luisa Brumana. “Cada persona es responsable del cuidado y la educación de sus hijos y sus hijas durante la suspensión de clases presenciales -dijo-. Especialmente en el caso de los niños y niñas en mayor vulnerabilidad”.

UNICEF trabaja junto a los Ministerios de Educación y Salud en la contención de la pandemia COVID-19, en la continuidad educativa de los chicos y las chicas a través de la plataforma Seguimos Educando y en la difusión de medidas de prevención.

 

Más información de UNICEF sobre COVID-19 y contención a niños y niñas AQUÍ

 

RECOMENDACIONES PARA CONTENER A NIÑOS Y NIÑAS DE 0 A 6 AÑOS:  

  • Evitar que vean o escuchen noticias con un enfoque sensacionalista o morboso.
  • Evitar que se expongan mucho tiempo a noticias sobre el problema, aunque el tratamiento sea adecuado: el tiempo que dedicamos a un tema también puede generar inquietud, aunque el tono no sea alarmista.
  • Evitar involucrarlos en conversaciones de adultos sobre la situación: aunque no estemos hablando con ellos, saben de lo que hablamos y sacan sus conclusiones.
  • Dedicar tiempo a conversar sobre sus dudas e inquietudes, en un lenguaje adaptado a su capacidad de comprensión, pero no engañoso.
  • Enseñar hábitos saludables como el lavado de manos con agua y jabón.
  • Enseñar medidas higiénicas que protegen a los demás, por ejemplo: el uso de pañuelos y servilletas, evitar compartir cubiertos y vasos.

 

RECOMENDACIONES PARA CONTENER A LOS Y LAS ADOLESCENTES

  • Escuchar sus preocupaciones, responder a sus preguntas, sumar sus propuestas para mitigar riesgos.
  • Evitar la exposición excesiva a las noticias en internet y en medios audiovisuales. Conversar sobre los efectos de la sobresaturación y las noticias falsas.
  • Destacar que pueden tomar muchas medidas en la vida diaria para mitigar los riesgos para sí mismos y a los demás, como dejar de compartir el mate.
  • Contener las diferentes reacciones emocionales que pueden expresar y explicarles que son reacciones normales ante una situación anormal.
  • Animarlos a expresar y comunicar sus sentimientos.
  • Evitar que pasen todo el día conectados a las pantallas: proponer nuevas rutinas para asegurar tiempo de estudio y actividad física.
  • Enseñar hábitos saludables al compartir con amigos y amigas.

 

MEDIDAS PREVENTIVAS PARA TODA LA POBLACIÓN:

  • Lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón.
  • Taparse la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo descartable al toser o estornudar, y desecharlo inmediatamente.
  • Evitar el contacto directo con cualquier persona que tenga tos u otros síntomas similares a los de la gripe.
  • Buscar asistencia médica lo antes posible si tiene fiebre, tos o dificultades al respirar, e informar a un profesional médico si ha viajado recientemente a países en riesgo.

 

 

_

Acerca de UNICEF

En UNICEF trabajamos en algunos de los lugares más difíciles para llegar a los niños más desfavorecidos del mundo. Para salvar sus vidas. Para defender sus derechos. Para ayudarles a alcanzar su máximo potencial. En 190 países y territorios, trabajamos para cada niño, en todas partes, cada día, para construir un mundo mejor para todos. Y nunca nos rendimos. Para obtener más información sobre UNICEF y su labor en favor de los niños, visite www.unicef.org.ar.

Siga a UNICEF Argentina en TwitterFacebook, Instagram y LinkedIn.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here