Compartir
blank
La Fundación Cáncer FUCA se adelanta al mes del cáncer de mama y lanza su campaña de concientización y educación a la comunidad.

 

Resaltando el valor del enfoque multidisciplinario del tratamiento del cáncer de mama, FUCA organiza dos encuentros virtuales con un panel de especialistas, los días 16 y 23 de septiembre a las 14 horas. En estos encuentros los profesionales abordarán las dudas y consultas habituales de las pacientes referidas a todos los aspectos de los tratamientos y el cuidado de la salud. Con posterioridad la organización publicará además en sus redes una serie de videos informativos.

La campaña se complementa con otras actividades virtuales que comprenden charlas a cargo de psico-oncólogas y talleres de maquillaje, YogaDance, baile, entre otros, con el objetivo de ayudar a mejorar la calidad de vida de los pacientes y su entorno.

Todas las actividades son gratuitas, con inscripción previa en https://fuca.org.ar/inscripcion/.

El cáncer de mama es un problema de salud mundial y es además la principal enfermedad oncológica de la mujer. Más de 11 millones de personas en el mundo están afectadas en este momento por esta enfermedad y más de 1 millón de casos nuevos son reportados cada año. Y es una de las causas más importantes de muerte por cáncer. En nuestro país anualmente se producen más de 21.000 casos al año provocando todavía 5.400 muertes por año.

Hoy sabemos que mejorando el estilo de vida – no fumando, llevando una alimentación variada y equilibrada, limitando la ingesta de alcohol, realizando frecuentemente actividad física-, se puede disminuir sensiblemente el riesgo de padecerlo[1]. Esto pertenece al gran capítulo de la prevención primaria y, considerando que la implementación de todas estas conductas es fundamental, FUCA se focaliza en concientizar sobre su importancia.

Por otra parte, si esta enfermedad se detecta en estadios iniciales, la posibilidad de curación es cercana al 95%. Por ese motivo son tan importantes los controles médicos frecuentes y la realización de estudios de detección precoz, lo que se denomina la prevención secundaria.  “Un examen médico, una mamografía,  salva muchas vidas y ocupa mucho menos recursos en salud. Ha habido mejoras sustanciales en el tratamiento y el conocimiento del comportamiento biológico de este grupo de enfermedades que tendrán diferentes enfoques terapéuticos. El abordaje de la patología por diversos especialistas involucrados en la atención integral del paciente (equipo multidisciplinario) ha conseguido optimizar los resultados. Pero considero que las campañas deben apuntar a detectar precozmente la enfermedad o a reducir su frecuencia con hábitos saludables. Cuanto más pequeño es el problema, más sencilla es la solución.” señala el Dr. Jorge Nadal, oncólogo clínico (MN 63.490).

 “Quisiera agregar que hay enemigos muchas veces desapercibidos como es el miedo y las informaciones falsas o difamatorias de la medicina, o no científicas que pueden hacer perder un tiempo crucial para lograr el objetivo de curarse. Que el miedo no bloquee la posibilidad de controlar a tiempo un problema potencial y recurrir a la medicina lo antes posible” (Nadal).

Gracias a las campañas de concientización que tantas organizaciones como FUCA realizan, el conocimiento sobre estas enfermedades ha mejorado mucho, pero todavía queda mucho camino por recorrer. “No nos olvidemos que la gran mayoría de las personas afectadas se encuentran en una etapa muy activa de la vida y tienen responsabilidades familiares, laborales, actividades sociales, derechos y obligaciones que pueden estar severamente comprometidos” (Nadal).

El hombre también puede tener cáncer de mama pero en una menor frecuencia: se presume que es el 1% de los cánceres de mama. El porqué de esta diferencia no está claramente establecido. Se debería en parte a que el número de estructuras glandulares que posee un hombre es mucho menor que en la mujer y también pueden estar involucradas causas genéticas.

 “Tenemos que animarnos a hablar de cáncer, con las palabras precisas, sin tabúes, sin prejuicios, sin estereotipos, porque poniendo sobre la mesa el tema seguramente podamos contribuir a mejorar la prevención y la detección a tiempo, dos aspectos indispensables para mejorar la supervivencia ante el cáncer”, remarcó el Dr. Matías Chacón, médico oncólogo (MN 86.697), Miembro del Consejo de FUCA.

Las chances de curación o control del cáncer de mama son muy elevadas si el diagnóstico se realiza a tiempo, “por lo tanto, es indispensable visitar al médico y realizarse los chequeos correspondientes en cada etapa de la vida con la periodicidad que el profesional indique. Aun sin síntomas, no hay tiempo que perder. Una consulta a tiempo, un hallazgo inesperado, puede permitir un mejor abordaje”, subraya el Dr. Matías Chacón.

Debido a la pandemia de Covid-19, la disminución de la concurrencia de los pacientes a instituciones sanitarias se ha visto replicada en todo el planeta. Sin embargo, la disponibilidad de números precisos en el diagnóstico de cáncer y otras enfermedades crónicas se ha basado en reportes locales y regionales en su gran mayoría anecdóticos. Según un estudio publicado en el Journal of Clinical Oncology, la caída del diagnóstico de cáncer de mama fue del 48% entre abril del 2019 y el mismo mes del 2020. Es manifiesto que el gran esfuerzo mundial para controlar la propagación del virus ha reducido significativamente el encuentro entre los pacientes, los médicos de atención primaria y los especialistas.

“Estos hechos probablemente tendrán un impacto significativo en el pronóstico de nuestros pacientes con cáncer independientemente del órgano donde se haya gestado. Sumado al potencial diagnóstico de cáncer en estadios más avanzados, existirá una elevada demanda  de los recursos de detección precoz y tratamiento durante los días post-pandemia que complejizarán el sistema. La forma de atenuar esta avalancha de diagnósticos retrasados será evaluar adecuadamente las necesidades de cada sector de la población en la medida que la circulación viral se atenúe. La vuelta a los estudios de prevención ya está en marcha y se debe privilegiar a la población con mayor riesgo de desarrollar cáncer por edad o bien por factores de riesgo convalidados (tabaquistas, antecedentes hereditarios de cáncer, lesiones precursoras de cáncer como HPV) y sobre todo también a aquellos pacientes que estaban siendo controlados por imágenes sospechosas pre-pandemia” Dr. Matías Chacón.

 

María Gabriela Berta | Directora Ejecutiva de la Fundación Cáncer – FUCA

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here