Compartir
blank

La historia y el ejemplo de una firma recuperada por sus trabajadores que resiste la crisis económica produciendo muebles y una variada gama de productos a precios accesibles.

Texto Alejandro Cánepa.

 

La Cooperativa de Trabajo Maderera Córdoba echa sus raíces en un amplio local sobre la avenida del mismo nombre, en el porteño barrio de Almagro. Allí, filas de sillas de todos los tamaños esperan con paciencia nuevos destinos y forman un cómodo pasillo para adentrarse en esta empresa recuperada por sus trabajadores a fines de 2003, luego de la quiebra de su anterior propietario. Como si fuera un tirante de quebracho, la empresa resiste las sacudidas de la economía del país y Tercer Sector exploró su salón de ventas para conocer sus productos.

Carlos Saso es su presidente y cuenta: “Yo, antes era panadero; entré acá en 1991, con el otro dueño. Empecé como ayudante para acomodar la madera, con el tiempo fui aprendiendo; ahora hago carpintería, trabajo con máquinas y demás. Lo que haya que hacer, lo hago. Soy de Tucumán”.

Él, por su cargo, representa a la cooperativa en el Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas (Mner), una de las organizaciones que cobija a distintas firmas que se mantuvieron a flote por el trabajo de sus empleados que reconvirtieron compañías privadas en otro tipo de proyectos económicos.

 

Amplia oferta

Como tantas actividades productivas, la industria de la madera también fue golpeada los últimos años. Sin embargo, Maderera Córdoba sobrevive a los hachazos del deterioro económico, aunque le queden marcas en su corteza. La empresa posee veinte socios y en su predio también funciona un bachillerato popular. “Nosotros, de lo que tenemos más salida es de cosas de madera de pino, placas, fibrofácil, melamina, algunos muebles a medida, algunas molduras y toda clase de listones”, explica Saso.

En el salón se despliegan, a precios accesibles, desde sillas y mesas hasta baúles, pasando por casas de muñecas, atriles, adornos, cajoneras y bibliotecas. Por supuesto, también se pueden comprar listones, tacos, varillas, platos, morteros y ménsulas. El local es profundo, los vendedores amables y el aroma a viruta perfuma el lugar.

Miguel Ángel Piemonte, socio fundador de la cooperativa, como Saso, explica: “Tratamos de mejorar día a día. Si bien se venden mucho placas y aglomerados, también nos especializamos en molduras especiales, difíciles de encontrar. Tenemos herramientas y gente para copiarlas y hacer zócalos y cornisas de madera. Y además hacemos trabajos en tornería, que es un oficio que se fue perdiendo”.

Él, uruguayo de origen y nacido en una familia de carpinteros, agrega, entusiasmado: “Podemos hacer en nuestro taller, acá atrás, bibliotecas, cajoneras, bajomesadas, alacenas… también repisas y estantes flotantes, que están de moda”. Llega el final de la charla cuando un cliente pregunta por el precio de una moldura, mientras dos mujeres miran con interés una mesita ratona y conjeturan si está hecha de pino o de guatambú. Para conocer el resultado hay que entrar al local de Avenida Córdoba 3165, entre Gallo y Agüero.

 

Cómo conectarse

Maderera Córdoba | Avenida Córdoba 3165 (CABA) | 4962-9142

 

________________________________________

SI TE INTERESA ESTA NOTA Y QUERES LEER MAS, SUSCRIBITE CLICK AQUÍ!

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here