Compartir

A través de becas y acciones articuladas con otros actores sociales, varias companías buscan contribuir a mejorar las oportunidades educativas. Aquí, algunas de las experiencias en marcha.

Textos María Sol Abichain.

 

La importancia de la educación para el desarrollo de las sociedades es un hecho que nadie pone en cuestión. El lugar relevante que la temática ocupa en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) es una clara muestra de ello. Es que pocas herramientas han demostrado ser tan útiles como una buena formación, ya sea que se la tome desde un punto de vista individual –de crecimiento personal y mejora de la empleabilidad–, como sistémico, base para el crecimiento y la movilidad sociales.

Sin embargo, aunque todos concuerdan en la importancia de asegurar educación de calidad para toda la población, existen indicadores que dan cuenta de que todavía queda mucho por hacer con respecto a este tema: casi 1 de cada 10 jóvenes no completó más que la educación primaria, y casi 3 de cada 10 no concluyeron la escuela secundaria, según informa un estudio publicado por la UCA en 2018 titulado Juventudes desiguales: oportunidades de integración social.

Al tratarse de un problema complejo, los expertos señalan que las soluciones no pueden ser unidireccionales, sino que deben encararse acciones mancomunadas y coordinadas de distintos actores, tendientes a garantizar las condiciones necesarias para que todos los niños y jóvenes completen exitosamente su etapa de formación educativa.

Además de las indelegables tareas del sector público, el aporte del sector privado en esta área puede marcar la diferencia. A través de variadas propuestas tales como talleres, concursos, capacitaciones o becas, las principales compañías del país vienen llevando adelante programas de RSE centrados en la educación, con el objetivo de aportar a sociedades más profesionalizadas y equitativas, y al mismo tiempo contribuir a una educación innovadora y atractiva para acercar a las nuevas generaciones a los últimos desarrollos en ciencia y tecnología, y así aumentar la empleabilidad en los sectores más vulnerables.

 

Valor agregado

Un claro ejemplo de los aportes del sector privado a la apuesta por la educación es el de Siemens, que impulsa a nivel global y local programas y proyectos educativos que buscan promover la educación técnica de calidad y acercar a los más chicos a los campos de la ciencia y la tecnología. “Más del 36 por ciento de nuestros colaboradores son ingenieros y/o cuentan con un alto expertise técnico; al pensar nuestra estrategia en términos de sustentabilidad corporativa y responsabilidad social evaluamos que nuestro valor agregado debía estar vinculado a promover carreras afines y trabajar fuertemente en la formación de futuros profesionales”, cuenta Fernando Huergo, Director de Comunicaciones Corporativas de Siemens. y Gerente de la Fundación Siemens Argentina.

En alianza con el Gobierno y organizaciones sociales crearon Experimento, una iniciativa que busca promover la educación en pedagogías Stem (Science, Technology, Engineering and Mathematics) y formar a los docentes en estas enseñanzas innovadoras con materiales didácticos sobre energía, salud y medio ambiente. Actualmente participan en más de 900 escuelas, capacitaron a 1.800 docentes y cubrieron el 100 por ciento de las escuelas primarias y secundarias técnicas de la Ciudad de Buenos Aires. “Si bien el trabajo en educación puede no mostrar resultados en el corto plazo, apostamos a un cambio social profundo, como el mejor camino para mejorar la calidad de vida en nuestras comunidades”, sostiene Huergo.

En Acindar coinciden en que la educación es “la base de la transformación social”, por este motivo en 2018, en el marco de su Programa Ingeniamos, que busca promover las vocaciones tempranas en Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática, acompañaron a la Red Citeco (Asociación Civil Red Argentina de Ciencia, Tecnología y Comunicación) para promover el desarrollo de Clubes de Ciencia en el partido de La Matanza. “El objetivo de la iniciativa es crear espacios que fomenten el interés por la divulgación científica y tecnológica”, explica Andrea Dala, Gerente del Área de Comunicaciones Externas y Responsabilidad Corporativa de Acindar Grupo ArcelorMittal, y agrega que “para incentivar el desarrollo de nuevos Clubes nos contactamos con distintas escuelas y docentes, brindándoles todos los elementos necesarios”. Como resultado de esa gestión lograron formalizar 5 clubes, se realizaron dos encuentros de divulgación científica y tecnológica, se confeccionaron 10 kits del área de robótica y se desarrollaron cuadernillos de actividades de inicio en programación de videojuegos, robótica y electrónica.

 

Vocaciones científicas

El campamento científico Horizonte de Ciencia, organizado por Pan American Energy (PAE) en articulación con el Ministerio de Educación de Neuquén y con la ONG Expedición Ciencia, reúne cada año a 50 alumnos y alumnas de colegios del anteúltimo año del nivel medio de distintas localidades de Neuquén y Chubut con el objetivo de adentrarlos a un viaje educativo de ciencias en la naturaleza, que combina pensamiento crítico, con exploración, juegos y valores. “Buscamos despertar vocaciones científicas y tecnológicas dentro de las áreas de la compañía y poder premiar el esfuerzo y promover el valor al mérito”, cuenta Agustina Zenarruza, Líder de Responsabilidad Social de PAE, y destaca que “participan estudiantes de cuarto año para que tengan tiempo de repensar su futura vocación y son seleccionados no por sus promedios, sino por sus perfiles curiosos, aventurero, con ansias de conocer más acerca de la ciencia y el pensamiento científico”.

Por su parte, a través de Soluciones para el Futuro, una iniciativa que impulsa Samsung –surgida en el año 2010 en Estados Unidos y que se replica por sexto año consecutivo en la Argentina–, se propone alentar mediante un concurso las vocaciones científicas, técnicas y tecnológicas en los jóvenes que están cursando la escuela secundaria. “Buscamos fomentar la capacidad creativa y de innovación, y a su vez el compromiso social con sus comunidades ya que invitamos a los estudiantes a pensar en soluciones innovadoras a problemas de su vida cotidiana. Partiendo del desafío: cla matemática, la ciencia y la tecnología pueden mejorar tu comunidad?”, específica Eugenia Mayans, Senior Manager de Asuntos Públicos de Samsung. En 2018 se presentaron 835 proyectos en Argentina, Paraguay y Uruguay y esperan que en la edición de este año se sumen muchos más. “Los proyectos que se fueron presentando superaron ampliamente nuestras expectativas y nos confirmaron que el futuro está en los jóvenes y en su capacidad de innovación”, afirma Mayans.

 

Competencias digitales

Por su parte, la Fundación Telefónica Movistar impulsa desde su Programa Educativo talleres y experiencias que facilitan el desarrollo de habilidades y competencias digitales para posibilitar la inserción en el nuevo contexto tecnológico. Ofrecen talleres de innovación educativa para escuelas con el objetivo de promover que niños de cinco años en adelante se acerquen de manera lúdica y distendida al mundo de la robótica, la programación, internet de las cosas, realidad virtual, impresión 3D, diseño digital, desarrollo de aplicaciones, inteligencia artificial, entre otras. Los espacios poseen la característica hands on: todos los chicos tienen un lugar de protagonismo y el docente es solamente una guía para que éstos aprendan a través del descubrimiento. En los últimos cuatro años participaron más de 415.000 personas y diariamente 180 niños circulan y participan de las propuestas que se presentan en el Espacio Fundación Telefónica.

Entretanto, desde Banco Patagonia se codiseñó –junto con la ONG Socialab y con el apoyo del Ministerio de Educación de la Provincia de Río Negro–, un programa que facilita la innovación educativa y genera espacios disruptivos que despliegan el compromiso social, el talento creativo y el trabajo en equipo de los jóvenes. “Impulsamos hackatones para que los estudiantes conozcan herramientas que les permitirán detectar desafíos que enfrentan en su vida cotidiana y afectan a su comunidad”, detalla Heather Feehan, jefe de RSE de Banco Patagonia, y suma que con lo aprendido “diseñan soluciones concretas que comparten en una plataforma abierta y colaborativa”. En la versión 2018 abordaron temas sobre la integración social, la educación y el medio ambiente y propusieron soluciones concretas para mejorar su cuadra, su barrio, su escuela y su comunidad. “El proyecto ganador fue impulsado por estudiantes de la Escuela Cooperativa Técnica de Los Andes, de Bariloche y consistió en el diseño de anteojos con un sensor para personas no videntes que detectan objetos por encima de la cintura, en esa zona que el bastón no puede anticipar”, cuenta Feehan.

Por su parte, en la Fundación YPF buscan promover “educación de calidad con el foco puesto en la energía”, afirma Ariel Gordon, gerente de Educación de la Fundación de la compañía, y explica que “junto con las universidades, ONG y los organismos educativos a nivel nacional y provinciales, realizamos diversas iniciativas para despertar en los jóvenes el interés por las carreras vinculadas a la energía, la tecnología y la ciencia y con una mirada de género”. En esa línea, trabajan codo a codo con la ONG Chicas en Tecnología, para que las adolescentes se interesen y motiven sintiendo que pueden ser creadoras de tecnología y futuras científicas, y con el programa de Energías Renovables capacitan a docentes sobre energía solar, térmica, fotovoltaica, eólica y en eficiencia energética e invitan a los estudiantes a instalar kits de energías renovables en las escuelas para concientizar sobre esta temática.

Además, llevan la ciencia a las escuelas con los programas Vos y la Energía Primaria, una experiencia educativa que aplica la metodología de enseñanza y aprendizaje basado en proyectos, y Vos y la Energía para Secundaria, que busca fortalecer la enseñanza de las ciencias con foco en el papel de la energía en el contexto del desarrollo sostenible. “Vos y la Energía Primaria incluye un libro, una web interactiva con juegos, experimentos, stop motion, videos, talleres para chicos y docentes y en el caso de la Secundaria, se suman guías de trabajo para que los docentes y alumnos puedan desarrollar un proyecto vinculado a la energía a partir de la metodología de la enseñanza-aprendizaje basada en proyectos (Eabp), precisa Gordon.

También desde Huawei impulsan acciones orientadas a incentivar la innovación educativa. Así, a través de Concurso de Talento TIC, un programa educativo global que la empresa implementa por primera vez en el país y que cuenta con el respaldo de la Secretaría de Gobierno de Modernización y del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación, la firma se propone contribuir a reducir brechas educativas a través de la tecnología. Con esa premisa, apunta a brindar la oportunidad a estudiantes de Argentina y del mundo con conocimientos en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) de ampliar su formación en este campo, con exámenes y certificaciones internacionales. En marzo de 2019 fueron seleccionados seis estudiantes argentinos de universidades públicas y privadas para que compitan en México junto a otros estudiantes latinoamericanos. Quienes pasen esta etapa estarán habilitados a participar de la Final Global que se realizará en China en el mes de mayo.

 

Promover la equidad

Muchas empresas eligen promover condiciones más equitativas en el acceso a la educación a través del otorgamiento de becas o incentivos. Tal es el caso del Programa de Educación Financiera Bbva Francés, que tiene como objetivo contribuir a que los jóvenes de 12 a 19 años, pertenecientes a familias de bajos recursos económicos y que cursan la escuela secundaria, reciban un beca, concluyan la enseñanza media y adquieran conocimientos y habilidades financieras y administrativas. “Para fomentar la inclusión y la educación financiera de los becados, les entregamos un producto bancario que consiste en una tarjeta recargable, a través de la cual reciben el dinero. De esta manera, el alumno asume la responsabilidad financiera de sus estudios y aprende a administrar el dinero que recibe mensualmente”, cuenta Hernán Carboni, director de Relaciones Institucionales de Bbva Francés, y refuerza que “tutores pedagógicos pertenecientes a las instituciones aliadas trabajan con ellos las nociones administrativas y financieras que los ayudarán a planificar sus gastos mensuales, y a pensar económicamente”. En 2018, trabajaron con 21 ONG y 34 centros educativos en 29 localidades de 13 provincias y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Por su parte, desde el año 2003, Pan American Energy (PAE) lleva adelante el Programa de Becas universitarias PAE, en articulación con universidades locales y nacionales, los ministerios de educación de las provincias y la ONG Cimientos, con el objetivo de promover la formación de perfiles vinculados directa e indirectamente a la industria de la compañía para chicos y chicas de las zonas de influencia de la empresa que tengan alto potencial académico y dificultades de poder acceder a estudios universitarios. “Hasta el momento fueron beneficiados 272 estudiantes”, detalla Agustina Zenarruza, Líder de Responsabilidad Social de PAE.

En 2013 nació la Escuela Técnica Roberto Rocca, una iniciativa de la empresa Tenaris que focaliza sus acciones de desarrollo social en el área de Educación. Ofrece una alternativa de formación técnica secundaria de calidad en las especialidades de Electromecánica y Electrónica a jóvenes en la localidad de Campana, en la provincia de Buenos Aires. Todos los alumnos gozan de una reducción que va del 50 por ciento al 100 por ciento del arancel. Inició su primer ciclo lectivo con 60 alumnos y en 2019 egresará la primera camada.

En la misma línea, YPF implementa un programa de Becas de Grado para carreras vinculadas a la energía para contribuir a la excelencia académica de las futuras generaciones de profesionales y fomentar la vinculación entre la innovación tecnológica, la creatividad y la experimentación en el ámbito de las ingenierías, las ciencias de la Tierra y del ambiente. “En 2008 lanzamos una convocatoria a 200 becas de grado para estudiantes ingresantes y avanzados de carreras vinculadas a la energía y la tecnología”, recuerda Ariel Gordon, gerente de Educación de Fundación YPF, y resalta que en la convocatoria de 2019, además de enfocarse en la exigencia de alto rendimiento académico se favoreció la equidad de género, el equilibrio regional y por disciplinas. “Como resultado, todas las provincias están representadas por los nuevos becarios, y el 48 por ciento de las becas fue para las mujeres”, detalla.

Innumerables ejemplos demuestran que el sector privado apuesta a sumar su aporte a mejorar las condiciones educativas. En muchos casos, esas acciones permiten alcanzar resultados que suman valor a las comunidades ávidas de oportunidades de formación más equitativas e igualitarias. Si el presente crece en este tipo de iniciativas, donde empresas, Estados y tercer sector trabajan por una educación de calidad para todos, el futuro encontrará a los alumnos mejor formados para enfrentar los nuevos desafíos.

 

Incentivar desde la Innovación | Por Ana T. Muro*

El Ceads (Consejo Empresario Argentino para el Desarrollo Sostenible) viene realizando desde el 2016 el programa Conectando Empresas con ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) para crear instancias de identificación de oportunidades y potenciar el valor de la sustentabilidad corporativa. Parte del trabajo que realizamos es analizar iniciativas empresarias a la luz de la Agenda 2030 de los ODS y en el 3er Informe de Progreso de Las Empresas en Argentina, observamos que el sector privado está desarrollando acciones de manera concreta respecto de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

De manera más específica, en este informe se analizan 186 iniciativas y se priorizan por ODS y metas abordadas. El ODS 4 -Educación de Calidad posee un 14 por ciento y está entre los tres principales.

La educación sigue siendo un pilar fundamental en la agenda nacional y es la llave que abre las puertas a los jóvenes hacia el crecimiento personal, la empleabilidad, la independencia y la creación de nuevas oportunidades. El relevamiento de las iniciativas estaría mostrando que el sector privado reconoce el problema existente alrededor del contexto educativo en general, invirtiendo recursos y concentrando esfuerzos en iniciativas que empujan la capacitación y formación de jóvenes, tanto hombres como mujeres, para acceder a un empleo decente.

Asimismo, es de destacar la labor que se está realizando en torno a la enseñanza técnica igualitaria (17 por ciento de las iniciativas presentadas) y la adquisición de conocimientos sobre el desarrollo sostenible plasmado en nutrición saludable, cuidado ambiental, energías renovables, energía y ambiente, uso inteligente de la energía (16 por ciento de las iniciativas).

Los mayores porcentajes se relacionan con educación y capacitación para el trabajo, asegurando capital humano para el futuro. Sin embargo, el de-safío radica en programas que integren la escuela en el mundo laboral. Existen muchas buenas prácticas al respecto, pero aún hay que aumentar la escala a fin de generar mayor impacto en la juventud.

* Coordinadora del Área Empresa y Sociedad (Ceads).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here