Compartir

Las empresas, que además del rédito económico procuran los beneficios sociales y ambientales, se fortalecen con el apoyo de las grandes compañías. Cómo las ven, por qué eligen asociarse con ellas y cómo, estos emprendimientos logran sortear la crisis.

 

Textos María Sol Abichain.

 

La sociedad global se encuentra frente a desafíos tan críticos como urgentes. Cada vez hay más acuerdo en que los niveles de contaminación y desigualdad no son viables y que es necesario reforzar las acciones del sector público, privado y social para revertirlos y alcanzar sociedades amigables con el ambiente y con equidad en el acceso a las oportunidades. Ante esta situación, las empresas triple impacto parecen acercar una solución sustentable. ¿Qué proyectos se encuadran en esa denominación? Aquellos que, además de perseguir el lucro económico, su mismo modelo de negocio implica un impacto social y medioambiental significativo en beneficio de las comunidades en las que operan.

Ahora bien, en el contexto actual de crisis, estas iniciativas, que además de los estándares tradicionales se autoimponen condiciones para cumplir con sus múltiples objetivos, ¿son viables? Pueden sobreponerse a los vaivenes políticos y el estancamiento económico? Álvaro Bronstein, director de Mayma, el programa de aceleramiento de emprendimientos de impacto social y ambiental, señala que si bien es cierto que muchas veces estas empresas tienen costos más altos, “al mismo tiempo, el ser ‘mejores empresas‘ también les da un valor diferencial que para ciertos mercados, industrias y consumidores hace que las prefieran por sobre sus competidores” y destaca que “desde Mayma conocemos empresas triple impacto que han crecido dos a tres veces en facturación en el último año, y a pesar de que hay una crisis económica, eso es muy difícil de ver en una compañía tradicional”. Es por esto, que acciones como manejo y disposición de residuos, uso de energías alternativas, reciclaje, regeneración de ecosistemas y otros, así como cumplir con requisitos en pagos y condiciones a proveedores, inclusión de personas en situación de vulnerabilidad, pago justo a la cadena de valor, entre otros, no sólo resultan beneficiosos para el medio ambiente y la sociedad en general, sino que también pueden redundar en ganancias y proyecciones a largo plazo para las empresas que las encaran.

En los últimos años, algunas de las grandes firmas con sólidas estrategias de sustentabilidad vienen impulsando distintas acciones que contribuyen al fortalecimiento de los emprendimientos de triple impacto, que gracias a eso ven ampliadas sus chances de crecimiento. Así, junto con ellos, potencian sus virtudes y apuestan por un futuro más sustentable e inclusivo.

 

Créditos al impacto

Banco Galicia cuenta con una línea de crédito de hasta 3 millones de pesos, especialmente ideada para iniciativas de triple impacto. Constanza Gorleri, Gerenta de Sustentabilidad, explica que “los beneficiarios son aquellos proyectos innovadores, económicamente viables y con vocación de escala, que busquen generar un alto impacto social o ambiental a través de los productos que comercializan o servicios que ofrecen”. Gorleri destaca las grandes coincidencias que existen entre la visión de las empresas de triple impacto y la que promueve el Banco, ya que ambas entienden que el desarrollo de las empresas y de la sociedad no puede pensarse por separado. Y, además, indica que este enfoque también se ha vuelto clave para el éxito del negocio, pues “los consumidores, cada vez más, les demandan a las empresas que desarrollen acciones concretas, tanto en el plano social como ambiental; en este contexto se hace necesario atender estas demandas y así asegurar el éxito del negocio”.

 

Incluir para ganar

Newsan In es la acción que el grupo Newsan desarrolla para fomentar emprendimientos de triple impacto. Marcela Cominelli, Gerenta de Relaciones Institucionales de la compañía, lo describe como un “servicio de posventa que pone el foco en la inclusión de personas provenientes de comunidades altamente vulneradas”. El proceso se inicia con “un trayecto formativo en reparación de electrodomésticos y desarrollo de habilidades de negocio y luego los acompañamos con la inversión y el mentoreo para que puedan desarrollar su propia unidad productiva”, específica la ejecutiva. El programa logró la apertura de cinco unidades productivas que emplean a más de 100 personas y esperan abrir 24 unidades más para el 2030.

 

Mirada al futuro

Banco Patagonia impulsa, junto a la Fundación Nobleza Obliga, la cuarta edición del programa Emprendedores de Río Negro, un concurso que acompaña, capacita y premia a emprendedores de la provincia con el fin de promover el desarrollo sostenible de sus iniciativas y potenciar el impacto económico y social. “Consideramos que hay que generar propuestas con una mirada integral, que tengan como fin un beneficio no sólo económico, sino social y ambiental”, afirma Heather Feehan, Jefa de RSE de Banco Patagonia, y refuerza que para alcanzarlo potencian proyectos “que sean amigable con el medio ambiente, que agreguen valor social y, a su vez, que tengan para ellos un rédito económico sostenible”. De esta forma, ambas organizaciones apuestan al desarrollo local y las economías regionales sin descuidar el medio ambiente, mejorando la calidad de vida de las personas y alentando iniciativas socialmente responsables.

 

3 R con tinte social

Reciclaje Inclusivo nació en 2012 de la mano de Danone, como resultado de una alianza con el sector público y el aporte de fondos de inversión de Danone Ecosystem, Aguas Danone Argentina y Fundación Avina, con el doble objetivo de formalizar el trabajo de los recolectores urbanos e incrementar las tasas de reciclado en Argentina. “Los negocios deben ser sustentables, porque conviven en un mundo que necesita de buenas prácticas para seguir subsistiendo tal como lo conocemos, por ende es un deber actuar en concordancia con el cuidado del ambiente”, sostiene Ana Guerello, Gerenta de Sustentabilidad de Aguas Danone Argentina, y explica que con la iniciativa lograron que el PET recuperado por los recicladores urbanos se recicle en Cooperativas y se convierta en nuevas botellas de plástico. “Actualmente, 15 organizaciones de reciclaje forman parte del programa, empoderando a más de 2.500 recuperadores urbanos e inauguramos una planta de reciclaje en Guaymallén, Mendoza, que dará trabajo a más de 100 personas”, detalla Guerello.

 

Consumo responsable

Santander Río ttambién busca alinea su estrategia de Sustentabilidad con los Objetivos del Desarrollo Sostenible y, en ese marco, fomenta iniciativas con impacto social y ambiental. Este año, lanzaron SuperClub Comprometidos, una nueva categoría dentro de su programa de beneficios a clientes, que ofrece la posibilidad de canjear puntos –obtenidos en compras con tarjetas de débito y crédito– por artículos realizados por emprendedores, organizaciones y fundaciones con impacto social, ambiental y económico positivos. Entre las opciones que ofrecen se encuentran disponibles mates y cuchillos artesanales, mantas de llama, pelotas de fútbol, muñecas, cuadernos, bolsos y más. En algunos casos, por cada canje que realice un cliente, un niño recibirá la donación de un producto de iguales características. María Vanesa Marignan, Gerenta de Comunicación Interna y Responsabilidad Social de Santander Río, enfatiza: “Creemos que es importante que desde las empresas acompañemos emprendimientos de triple impacto, porque sin dudas son un ejemplo concreto de cómo se puede hacer negocios de manera inclusiva y sostenible”.

 

Sustentabilidad 3.0

La iniciativa Innovación Sostenible, que impulsa Telefónica, busca apoyar a “propuestas con impacto social o medioambiental, relacionadas con los negocios de la compañía que, además, generen un valor económico: productos y servicios, proyectos de transformación interna o ideas de transformación cultural”. Las seleccionadas reciben hasta 30 mil euros en financiamiento, además de mentoring, apoyo de expertos y difusión del proyecto. Ignacio Chavero, jefe de Negocio Responsable de Telefónica Movistar, remarca que “el objetivo es que esta innovación esté plenamente integrada en los procesos y ciclo de vida de las soluciones que ofrecemos, como una parte intrínseca de nuestro modelo de innovación”. La iniciativa es a nivel global, y en el caso de Argentina “acompañamos a proyectos innovadores que se encuentran en diferentes estados de desarrollo. Wayra, la interfaz global entre Telefónica y el ecosistema emprendedor, tiene como objetivo desarrollar y potenciar el emprendimiento tecnológico digital, detectando el talento en fases maduras”.

 

Alianzas que potencian

El programa Entramados Productivos de la Fundación YPF, en alianza con Total, Shell, Pan American, Wintershall, Gas y Petróleo de Neuquén y Centro Pyme, tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de la población y promover el desarrollo productivo y social de productores y emprendedores en la ciudad de Añelo, provincia de Neuquén. Anabella López Clapier, gerenta de Desarrollo Local de la Fundación YPF, explica que “Entramados Productivos consiste en redes de pequeños productores y emprendedores” que comercializan “productos de baja escala, de calidad y de cercanía”. Desde la Fundación, los acompañan mediante asistencia técnica para el desarrollo de un plan de comercialización y abastecimiento: “Algo fundamental para la promoción de los productores fue la creación de la marca Pilares de la chacra, porque la marca conjunta les sirve para posicionar, acompañar y acercar nuevos productores a canales comerciales no explorados”, detalla Clapier y cierra “es muy importante impulsar proyectos que generen mejoras sociales, pero que además beneficien a todas las partes desde el punto de vista social, económico y ambiental”.

Innumerables ejemplos demuestran que apostar al triple impacto redunda en beneficios para todos: procurándole escala a los nuevos proyectos, compromiso con la sostenibilidad para las grandes empresas y, sobre todo, crecimiento para las comunidades.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here