Compartir

La Federación Argentina de Cooperativas de Trabajo de Tecnologías, Innovación y Conocimiento nació como pionera en el mundo y hoy nuclea varias iniciativas que trabajan en torno del desarrollo de nuevas tecnologías. Un modelo que le permite a cientos de personas hacer frente a la crisis económica.

 

Texto Alejandro Cánepa.

 

La historia argentina está sembrada de cooperativas. Las hay de servicios públicos como electricidad, agua, telefonía fija e internet, pero también de productos como muebles, miel, vino o ropa. A este variado panorama se suman otras más novedosas: aquellas que se dedican al desarrollo de programas informáticos, mantenimiento de redes, diseño de webs y aplicaciones. La Federación Argentina de Cooperativas de Trabajo de Tecnologías, Innovación y Conocimiento (Facttic) es el espacio que las une. Tercer Sector se sumergió en algunas de sus integrantes y habló con los socios.

“Facttic se fundó el 20 de julio de 2012 y es la primera experiencia de este tipo. Como federación de cooperativas de este rubro somos pioneros, si bien ahora ya hay una en Gran Bretaña y otra en Estados Unidos. Básicamente nos dimos cuenta de que cada uno era solidario por su cuenta y esa solidaridad se quedaba corta y necesitaba otra organización para potenciarse; para ser solidarios hacen falta otros”, remarca Leandro Monk, presidente de la federación e integrante de Gcoop, cooperativa de software libre radicada en la Ciudad de Buenos Aires.

Desde el vamos, Facttic se planteó cuatro pilares: “El primero era el tema de la seguridad social; somos monotributistas y eso generaba problemas a la hora de una buena cobertura de salud. El segundo era la formación, porque los trabajadores de las cooperativas de tecnología constantemente tienen que actualizarse. El tercero era ser una representación gremial. Y, el cuarto, generar escala de volumen de negocio, estableciendo espacios intercooperativos para pensar nuevos desafíos comerciales y nuevos productos”, enumera Monk. Así, la federación favorece que los miembros se capaciten entre sí o que planeen en conjunto trabajos que en forma aislada no podrían tomar.

Unas quince cooperativas forman parte de Facttic. Si bien la mayoría son de Buenos Aires y alrededores, también hay emprendimientos en Bahía Blanca, Río Cuarto y Rosario. De esta última ciudad es Equality, fundada en 2010. Federico Sodo, uno de sus integrantes, cuenta: “Éramos nueve y buscábamos emprender algo propio, empezamos a investigar qué forma darle a esta nueva empresa y nos cruzamos con la idea de la cooperativa de trabajo, que no la conocíamos. La pensamos un poco y nos pareció que se ajustaba a lo que estábamos buscando”. Ya han desarrollado, entre otras iniciativas, trabajos para el Banco del Chaco y un sistema de gestión parlamentaria para el Concejo Municipal de Rosario, que es un proyecto colaborativo organizado entre varias empresas del Polo Tecnológico de la ciudad santafesina.

En tanto, en el barrio porteño de Villa Ortúzar está Fiqus, creada en 2011, de la que actualmente forman parte doce socios, entre los que hay programadores (de los cuales varios son ingenieros en sistemas), líderes de proyecto y un contador. En su caso, el click final para iniciar la idea de formar una cooperativa fue una visita a Gcoop realizada por los integrantes del grupo fundador, que se habían conocido en la Universidad Tecnológica Nacional.

 

Unidos y potenciados

Los enlaces entre las distintas empresas de la federación lograron, por caso, que más de 30 desarrolladores llevaran adelante un ambicioso trabajo en común para un cliente extranjero y que eso potenciara a todos los participantes y no sólo a una empresa. “Otro trabajo significativo fue Aquiles, un sistema de facturación electrónica que lanzamos en 2015. Fue nuestro primer y único producto propio desarrollado hasta el momento. Este proyecto nos permitió crecer como grupo, afrontar las complejidades que conllevan el desarrollo de un producto propio y recorrer un camino que nos dejó muchas enseñanzas”, señala Nicolás Dimarco, miembro de Fiqus.

Gcoop tiene como principal cliente al Banco Credicoop y ha hecho trabajos para marcas conectadas a él, como Tarjeta Cabal, y para instituciones como el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos. Este último se alió con la Universidad Nacional de Quilmes para crear la web y la aplicación Essapp, que permite ubicar puntos de venta del comercio justo y la economía solidaria de todo el país. Gcoop se encargó del diseño de la herramienta, mientras que las cooperativas Huvaiti y La Taba aportaron contenidos.

La cruda situación económica del país, con inflación récord y tres de los últimos cuatro años en recesión, empuja a estas empresas a buscar a los clientes en otras naciones. “Queremos que el conocimiento no se vaya, que se quede aquí, pero el modelo macroeconómico impone esos negocios. El mercado interno está muy deprimido. No hay nuevos proyectos”, reconoce Monk.

De todas formas, la opción cooperativa los deja más que satisfechos. Dimarco, de Fiqus, asegura: “Las ventajas son muchas, como el trabajo justo, la conducción democrática como consecuencia de la participación en la toma de decisiones, la propiedad conjunta de los trabajadores de sus medios de producción y el trabajo en equipo”. Desde la rosarina Equality, Sodo agrega otro elemento que favorece agruparse en esta forma asociativa: “Hay una característica también del tipo de empresa de desarrollo de software y es que no precisa tanto capital inicial en maquinarias. Cada uno con una compu y alquilando una oficina puede arrancar”.

Por la propia esencia de estas empresas, existen vínculos con otras organizaciones sociales. En el caso de Equality, realizaron trabajos para el Observatorio de Políticas Públicas de la Economía Popular y Solidaria, el Almacén de las Tres Ecologías (un espacio gestionado por organizaciones de comercio justo) y Cooperativa Communitas, que brinda atención en salud mental y adicciones. Entre bits, cables y computadoras, estas iniciativas tecnológicas actualizan al mundo cooperativo y, a tono con la era digital, forman una verdadera red, pero de las interesantes.

 

Cómo conectarse | Facctic: www.facctic.org.ar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here