Compartir
blank

En la localidad bonaerense de Maquinista Savio, una fundación brinda acompañamiento escolar a hijas e hijos de cartoneros. A principios de 2021 detectaron que el 50 por ciento de estos chicos no sabe leer ni escribir y lanzaron una campaña de alfabetización.

Texto Eduardo Santachita.

 

En 1954, doscientos vecinos del kilómetro 48 del ramal ferroviario Victoria-Capilla del Señor elevaron una nota al ministerio de Transportes de la Nación para pedir una estación de tren. El primer objetivo para instalarla que citaban los pobladores era que “numerosos niños en edad escolar” pudieran concurrir a escuelas primarias y secundarias. El problema era la falta de comunicación con centros urbanos. Sesenta y siete años después existe la localidad de Maquinista Savio, la estación y sus escuelas, pero sigue habiendo un déficit educativo preocupante.

Cartoneros y Sus Chicos es una fundación que desde 2010 brinda apoyo pedagógico a chicas y chicos de entre 6 y 14 años, a contraturno del horario escolar (de 8:30 a 12 y de 13 a 16:30). Siete de cada 10 estudiantes son hijas e hijos de cartoneros, mientras que el resto son vecinos del barrio. “Nos dimos cuenta de que muchos chicos tenían niveles de aprendizaje muy por debajo del grado o año en el que estaban en la escuela”, dice Diego Guilisasti, director ejecutivo de Cartoneros y Sus Chicos. Acompañados por especialistas, la Fundación arma sus propias evaluaciones en tres instancias: a principios del ciclo lectivo, a mitad de año y al final de la cursada. En 2021, los resultados fueron alarmantes: de 165 estudiantes, 80 no sabían leer ni escribir. Ahí notaron la necesidad de un esfuerzo extra: la campaña de alfabetización, que suma media hora de lectoescritura para quienes lo necesitan. “Algunos de ellos son chicos de 2° año del secundario y muchos me preguntan cómo puede ser”, cuenta el director ejecutivo. Y responde: “A nadie le importa, eso es lo que pasa. A algunos, porque no pueden hacer nada, y otros, porque no priorizan este tema, ésa es la verdad”.

La Fundación trabaja de manera articulada con los docentes, el gabinete pedagógico y las autoridades de las escuelas del barrio. Debido a la pandemia, se armaron espacios de semi-presencialidad y todos los alumnos tuvieron clases virtuales. “Relevamos quiénes tenían wifi y dispositivos para conectarse y a los que no tenían, les repartimos celulares, tablets y computadoras”, se enorgullece Guilisasti. Además, les dieron una línea telefónica que se recarga mensualmente.

Hasta marzo de 2020, Cartoneros y Sus Chicos se financiaba con eventos de recaudación. La emergencia sanitaria hizo muy necesarias las donaciones directas de fondos, específicas o mensuales, que se pueden hacer desde la página de la Fundación. “Mucha gente dice que le preocupa la educación, que es la única herramienta que puede sacar el país adelante y no saben cómo ayudar”, señala Diego. La ayuda está a un clic de distancia y ni siquiera hace falta subir al tren.

 

Cómo conectarse

Cartoneros y sus chicos: www.cartoneros.org/

IG @cartonerosysuschicos

FB: Cartoneros y sus Chicos

 

Cómo colaborar

Se puede ayudar por transferencia bancaria desde home banking o en cualquier banco.

BANCO SANTANDER RÍO

CTA: 000-039589/0

CBU: 0720000720000003958904

ALIAS: FUNDACION.CARTONEROS

CUIL: 30-71615424-2

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here