Compartir

El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) presentó en París su último informe sobre la situación mundial de la epidemia. En el mismo señala que en el 2017, en el mundo, cerca del 58% de todas las infecciones nuevas de HIV entre personas adultas y jóvenes mayores de 15 años, se produjeron entre mujeres. Que 6600 mujeres jóvenes (de entre 15 y 24 años) se infectaron cada semana con el VIH. Y que más de 1 de cada 3 mujeres experimentó violencia física o sexual, a menudo a manos de su pareja. Cifras que corroboran que el aumento de la vulnerabilidad al VIH en las mujeres está relacionado con la violencia contra ellas.

A pesar de los estudios realizados por FEIM en los años 2011-2012, que registraron que un alto porcentaje (86%) de las mujeres que viven con VIH/Sida habían padecido o padecían violencia, y a pesar de las acciones realizadas a través de FEIM, junto a la Red Bonaerense de Personas Viviendo con VIH, y la Red Argentina de Mujeres Viviendo con VIH/Sida, todavía existen en nuestro país respuestas inadecuadas y una gran falta de atención frente al riesgo que la violencia implica en la infección de las mujeres con el VIH.

En diciembre de 2016, en el marco de los 16 Días de activismo contra la violencia de género, FEIM presentó las actividades desarrolladas en el municipio bonaerense de Merlo, junto a la Red Bonaerense de Personas Viviendo con VIH, y en articulación con la campaña “Las mujeres no esperamos. Acabemos la violencia contra mujeres y el VIH YA”. El proyecto de la campaña implementaba un modelo para dar respuesta al vínculo entre el VIH y la violencia contra mujeres. La periodista venezolana Alejandra Oraa (embajadora de ONUSIDA LATINA y vocera de la campaña de ONU “Únete para poner fin a la violencia contra las mujeres”), visitó el proyecto.

En 2017 Mabel Bianco dijo a Telam: “Las mujeres que experimentan violencia tienen más riesgo de infectarse con el VIH debido a que tienen menos capacidad de reclamar el uso de preservativo en las relaciones sexuales a sus parejas y son más habitualmente abusadas u obligadas a tener relaciones sin protección por la pareja violenta. Esto ocurre en parejas estables y también en parejas ocasionales.”

“La desigualdad, la falta de empoderamiento y la violencia contra las mujeres son violaciones de los derechos humanos y continúan alimentando nuevas infecciones por VIH”, dijo Michel Sidibé, Director Ejecutivo de ONUSIDA. “No debemos dejar de esforzarnos para erradicar el acoso, el abuso y la violencia, ya sea en el hogar, en la comunidad o en el lugar de trabajo”.

 

Algunos números

In 2017, se estimó que:

  • 36.9 millones de personas vivían con HIV,
  • 21.7 millones de personas tenían acceso al tratamiento,
  • 1.8 millones de personas se infectaron recientemente con HIV,
  • 940.000 personas murieron de enfermedades relacionadas con el SIDA.

Más información en www.unaids.org/es

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here