Compartir

Hacer visible un trastorno invisible. Ése es el lema de una asociación creada por padres que se unieron para guiar a otros, cuyos hijos tienen alteraciones en el desarrollo, comprensión y adquisición del lenguaje.

Texto Laura Eiranova.

 

Hace cuatro años, cuando se consultaba en Internet sobre el Trastorno Específico del Lenguaje (TEL), los buscadores derivaban a una asociación española como único referente en el tema. Los mensajes llegados desde Argentina eran tantos que los responsables de ese colectivo (Atelma) prestaron atención e hicieron el nexo que terminó en la formación de la Asociación Trastorno Específico del Lenguaje Argentina (Atelar).

A la primera reunión organizada en Buenos Aires acudieron cuatro personas. Hoy, ya son doce las familias que participan, difunden información sobre el trastorno, la importancia de su detección y el tratamiento temprano.

La página de Atelar en Facebook supera los 10 mil seguidores y allí se explica que “el TEL es una alteración grave y duradera que dificulta la adquisición y desarrollo del lenguaje, afectando la expresión y la compresión, sin ser justificada por alguna otra alteración neurológica, biológica o física, desconociéndose al día de hoy la causa que lo produce”.

Pero con las terapias adecuadas y un trabajo conjunto, el TEL tiene un pronóstico positivo. “Con un diagnóstico temprano y el apoyo alineado entre padres, maestros y terapeutas es posible mejorar mucho el futuro de los chicos”, afirma Silvina González, miembro de la asociación.

Silvina pone como ejemplo a su propio hijo (Matteo, de 7 años), quien pudo alfabetizarse y acaba de pasar a segundo grado “¡sin cuadernillo para el verano!”. También destaca el caso de Hugo Ahumada, médico, presidente de Atelar y a quien de niño le habían diagnosticado disfasia, lo cual demoró el inicio del tratamiento del TEL. “Por eso recalcamos que se puede hacer una vida completamente normal, más allá de la particularidad de cada persona”, dice González.

Estos padres que ayudan a otros, hacen circular información sobre el tema entre adherentes o asociados de Atelar y público en general, difunden las investigaciones y tratamientos actualizados, organizan campañas para promover la detección temprana y colaboran en el día a día con las familias afectadas por el trastorno.

También buscan impulsar cambios en las normas legales en la medida en que sean beneficiosos para las familias, hacer convenios con sanatorios, hospitales, profesionales y centros de detección temprana especializados para abaratar costos de tratamientos y diagnósticos, y conseguir subsidios, ya sean estatales o privados.

Para 2018 Atelar tiene como objetivo principal replicar la experiencia adquirida en Buenos Aires y otros grandes centros urbanos en algunas provincias donde existen más dificultades para acceder tanto a información sobre el TEL como a su adecuado  tratamiento.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here