Compartir

Hace 32 años, en Glew, provincia de Buenos Aires, nacía Jonatan Maidana. Después de él, vendrían otros 4 hermanos varones quienes siguen atentamente la exitosa carrera futbolística del defensor central y referente del plantel de RiverPlate.

Pero Jony mostró otra faceta. Y es que durante una visita a la ESB Nro 6 de Longchamps, tuvimos el honor de conocer su lado más humano.

En una nueva edición de Entrenándome para la vida, el programa de Fundación River que acerca a jugadores y ex jugadores de River Plate a la escuela a la que ellos mismos asistieron, Jonatan Maidana se reencontró con las aulas que lo vieron crecer y el patio donde jugó sus primeros partidos.

En una charla donde no faltó un repaso de lo que fue y continúa siendo su exitosa carrera futbolística, el defensor central de River le dejó el protagonismo a ese chico que se sacrificó desde aquellos primeros entrenamientos en Los Andes, pero manteniendo siempre los pies sobre la tierra: “Tuve la suerte de contar con el apoyo incondicional de mis papás, siempre trataron de aportar lo mejor desde su lado, sin meterme la presión de que tenía que llegar a Primera y por eso les voy a estar siempre agradecido”, fueron las emotivas palabras de Jony, quien estuvo acompañado por su mamá Carmen.

Cuando repasamos sus planes para el futuro, Jony confesó que “Me gustaría seguir ligado al mundo del fútbol y seguramente haga el curso de entrenador pero para dedicarme a los más chicos, no tanto a planteles profesionales, siento que mi lugar puede ir por ese lado”.

Si tuviera que identificarse con un valor, Jony elige el respeto. Sin embargo, es inevitable asociarlo con la humildad y con el trabajo en equipo. De hecho, Leonardo Ponzio, compañero suyo en River Plate, lo define como “un soldado que trabaja callado, es el tipo de jugador que dentro de la cancha siempre querés tener al lado”.

Además, como parte de la actividad, Fundación River donó a la institución un proyector con pantalla y elementos deportivos para que los actuales alumnos puedan disfrutar aún más de sus clases de educación física.

Esta fue la séptima edición del programa Entrenándome para la vida, con el cual acompañamos a las escuelas que formaron como personas a: Ariel Ortega, Fernando Cavenaghi, Leonardo Ponzio, Ubaldo Matildo Fillol, Andrés D’Alessandro y Nicolás Domingo.

De este modo, Fundación River sigue trabajando con el objetivo de fomentar valores a niños y adolescentes que viven en contextos vulnerables, a través de sus programas deportivos, educativos, culturales y sociales. Encontrá más información en: http://fundacionriver.org.ar/

FuenteFundación River
Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta