Compartir

El medio digital peruano Ojo Público demuestra que en América latina es posible hacer periodismo de investigación de calidad y develar casos de corrupción tanto gubernamental como empresarial.

 

Texto Alejandro Cánepa.

 

Las historias que otros no te quieren contar. Ése es el lema que marca a Ojo Público, un medio digital peruano sin fines de lucro dedicado al periodismo de investigación y que tiene reconocimiento internacional por la calidad de sus notas. “En este lugar están prohibidas las tonterías disfrazadas de periodismo, la chismografía sin fundamento y las cortinas de humo. Todo eso ya sobra en el quiosco de la esquina”, dice el sitio de sí mismo en la web. Corrupción gubernamental y empresarial, acceso al agua, derechos humanos, deforestación y narcotráfico son apenas algunos de los temas destacados por la página.

La historia del origen de este emprendimiento es simple: el diario El Comercio había decidido desarmar el equipo de investigación del que formaban parte los periodistas Óscar Castilla, Nelly Luna y Fabiola Torres y, a fines de marzo de 2014, ellos decidieron irse y armar su propio medio junto a otro colega, David Hidalgo, y a Antonio Cucho, especialista en aplicaciones web. Desde septiembre de ese año, cuando se inició oficialmente Ojo Público, hasta ocho meses más tarde, sostuvieron la iniciativa con sus propios ahorros.

El primer hit del sitio fue una aplicación web que a la vez era una investigación sobre las declaraciones juradas de los alcaldes de las ciudades de Perú. El informe, que descubrió muchos casos de patrimonios injustificados, recibió el Data Journalism Award, premio otorgado por la Global Editors Network.

 

Mirar y denunciar

El sitio investiga la corrupción gubernamental, pero también aborda la cometida por el sector empresarial en la sección Sala de poder. “La impunidad en el sector privado es enorme en América latina. El poder corporativo es a veces mucho más fuerte que el mismo Estado”, asegura Nelly Luna, una de las fundadoras.

Otro hallazgo es la sección Dueños de la noticia, que revela quiénes son los propietarios de las empresas periodísticas peruanas. Castilla, director de Ojo Público, cuenta que lo que se busca es “transparentar a los dueños de los principales medios de comunicación y conocer sus inversiones; saber cuáles son sus intereses económicos permite a los lectores poner en contexto el tipo de información que difunden u omiten”.

Con el correr del tiempo se diversificaron las fuentes de financiamiento, que hoy están compuestas por fondos internacionales, donaciones de lectores y el cobro de cursos de capacitación y entrenamiento a través del programa Ojo Lab. El sitio tiene 500 mil visitas mensuales, aunque a esa cifra hay que sumarle las réplicas de las noticias en otros medios de Perú y el exterior.

Todavía hay asignaturas pendientes. Luna, especializada en temas ambientales, Derechos Humanos y pueblos originarios, afirma que desearían “investigar los usos del dinero que ha llegado a los países amazónicos para la conservación de bosques y desarrollo sostenible. En los últimos diez años han ingresado millones para la conservación de bosques y la deforestación continúa impunemente”.

 

Cómo conectarse: Ojo Público 

No hay comentarios

Dejar una respuesta