Compartir

Se multiplican las organizaciones de vecinos que recorren la Ciudad de Buenos Aires para entregar alimento y abrigo a quienes no tienen casa.

Texto Laura Eiranova.

 

Según el Primer Censo Popular de Personas en Situación de Calle realizado en 2017, unas 4.500 personas viven y duermen a la intemperie en la Ciudad de Buenos Aires. Se enfrentan a la lucha cotidiana por conseguir comida, un lugar donde asearse, las inclemencias del clima, la inseguridad y la condena social. Pero también encuentran almas sensibles y solidarias con su situación.

Son varias las agrupaciones que les dan una mano sin banderas políticas ni religiosas, sin subsidios y sostenidas por el esfuerzo de los voluntarios y las donaciones de comerciantes o empresas. No manejan dinero, se agrupan y coordinan mediante redes sociales, y recurren a la Fundación Sí ante situaciones legales o administrativas.

 

Manos que suman

Desde 2009, el colectivo Amigos en el camino propone “cambiar indiferencia por amor”, y lleva comida, elementos de higiene y abrigo a través de cinco circuitos del centro y sur de la Ciudad. Por su parte, la organización Vida solidaria  asiste a gente que vive en la calle en distintas zonas.

En otros barrios tiene presencia desde hace un año Recorridas Nocturnas Colegiales, un grupo que dos veces por semana acerca un plato caliente, alimentos básicos, ropa y sostén en Colegiales, Villa Ortúzar y Chacarita.

“Tu colaboración nos ayuda a seguir cada semana”. Con ese mensaje, Natalia Rodríguez y Antonella Rodríguez Ares reclaman bandejas, vasos térmicos y lo que sea que necesiten las personas que visitan semanalmente.

Claudia Montecchia coordina a los ocho cocineros rotativos del grupo y administra el menú: “Si tienen la mala suerte de vivir en la calle, encima que no tengan que comer siempre guiso”, dice, mientras llena el recipiente térmico con un arroz con estofado.

En autos o a pie, los voluntarios se dan cita cada lunes y viernes a las 20.30 en el punto establecido como primera parada, y durante dos horas visitan a quienes tienen registrados en una planilla de relevamiento.

Hay hombres y mujeres solos, parejas, grupos, familias. Unos moran en ranchadas, otros duermen sobre colchones o cartones, algunos conviven en una entrada en desuso del Cementerio de la Chacarita.

“Nos esperan, se preocupan, nos cuidan en la calle. Vivimos muchas historias muy fuertes y muy tristes juntos. También festejamos cumpleaños y navidades. Con varios de ellos ya somos familia”, cuenta Antonella, y mira con gratitud a Karina, Andrea y otros voluntarios de turno.

“Están todos invitados a sumarse. Con un termo de café caliente y el corazón abierto –van armando la frase entre todos–. Porque lo que no se comparte se pierde, y lo que se brinda de corazón se multiplica.”

 

Cómo conectarse:

Amigos en el camino: facebook: https://www.facebook.com/Amigosenelcamino.Pagina/ // facebook: https://www.facebook.com/RecoColegiales/

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here