Home Quienes Somos Contacto Issue Facebook Twitter Youtube
Tercer Sector Home
 
 
 
 
Secciones Noticias Responsabilidad Social Agenda Ediciones Anteriores Biblioteca Suscripcion
         
 
ULTIMAS NOTICIAS CARGADAS
Una amenaza silenciosa

INFORME ESPECIAL Contaminación por arsénico
Una amenaza silenciosa

Estiman que la presencia de este químico en aguas subterráneas pone en riesgo la salud de 4 millones de personas en el país. La situación es aún más grave en las zonas rurales. OSC y Universidades trabajan en el desarrollo de filtros económicos para uso doméstico. Pero aún queda mucho por hacer.

Textos: LUCIANA ROSENDE

En 1913, el médico Abel Ayerza descubrió la existencia de una relación entre los trastornos de la piel y el consumo de agua subterránea con altas concentraciones de arsénico. Aquel hallazgo realizado en la ciudad cordobesa de Bell Ville fue el primer paso para determinar la existencia de una enfermedad llamada Hidroarsenicismo Crónico Regional Endémico (Hacre). Un siglo más tarde, el consumo de agua contaminada con arsénico sigue siendo una realidad en gran parte del país. En ese marco, entidades gubernamentales, Organizaciones de la Sociedad Civil e instituciones educativas de las localidades más afectadas trabajan para echar luz sobre un tema que afecta a muchos, pero que pocos conocen.

Y allí se inscribe el lanzamiento de un programa llamado “Mapa de Arsénico-Problemática del agua de consumo en Argentina”. Se trata de una iniciativa del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA), la plataforma de lucha contra la desnutrición infantil NutriRed.org y la organización Techo Argentina. El trabajo –motorizado por una comisión interdisciplinaria– comenzó en el 2010, y apunta a difundir y apoyar las investigaciones que contribuyan a resolver esta problemática.

Mal de muchos

El arsénico es uno de los elementos tóxicos de mayor abundancia en la corteza terrestre. Hace millones de años, cuando se formó la Cordillera de los Andes, cenizas volcánicas con alto contenido de arsénico se depositaron en las capas geológicas. Eso explica la presencia de este veneno natural en las napas. Alrededor de 4 millones de personas en todo el país corren riesgo de contaminarse con arsénico, según un informe elaborado por Marta Litter, doctora en Química e investigadora de la Comisión Nacional de Energía Atómica.

Está probado que el consumo de arsénico en altas dosis durante largos períodos de tiempo, tanto en aguas de bebida como de cocción, representa altos riesgos para la salud. La enfermedad conocida como Hacre se caracteriza por presentar lesiones en la piel y alteraciones sistémicas. Por ejemplo, hay estudios que indican que los niños que consumen agua con arsénico tienen un menor rendimiento escolar debido a afecciones neurológicas. En tanto, el peligro es mayor para las personas que viven en situación de pobreza, sin acceso a agua de red o a métodos alternativos de provisión de agua.

Las aguas contaminadas con arsénico se encuentran en gran medida en el norte del país, como así también en las regiones cuyana y pampeana. En total, hay 16 provincias afectadas. Buenos Aires constituye uno de los casos más graves. El mapa elaborado por el Itba, NutriRed y Techo señala en verde las zonas sin riesgo; en amarillo los puntos de riesgo bajo o moderado, y en rojo los lugares donde la cantidad de arsénico en el agua supera los parámetros indicados por la Organización Mundial de la Salud.

“En el país es sabido hace mucho que existe la contaminación en agua de pozo por origen natural. En el mapa, nuestros rojos coinciden con esas aguas de pozo”, explica Liliana Bertini, directora del Centro Ingeniería en Medio Ambiente (Cima), que forma parte del Departamento Ingeniería Química del Itba. “Cuando empecé a trabajar en este tema, en los años ’80, lo hacía con un geólogo. En ese momento se analizaba el problema en Santa Fe y Córdoba, que eran zonas con alto contenido de arsénico”, cuenta. “Generalmente, el agua de red es la que es segura para consumir. El cuidado hay que tenerlo en zonas remotas, de campo, donde se hayan hecho pozos”, aclara la especialista. Para elaborar el mapa del arsénico, se trabajó en coordinación con organizaciones so- 26 ciales, que recogieron muestras de agua de diferentes localidades a lo largo de todo el país. Sin embargo, para las OSC eso no es suficiente. “Lo que quieren no es sólo saber si hay contaminación o no, sino tener una solución. Por eso, estamos elaborando un filtro económico (para uso doméstico) que pueda usarse en lugares remotos”, consigna Bertini. 

Química y social

Ingeniería Sin Fronteras (ISF) es una de las organizaciones que contribuyó con la elaboración del mapa del arsénico. Además, esta OSC lleva adelante un proyecto de diseño y fabricación de filtros de agua para pequeñas comunidades (de hasta 300 habitantes), utilizando la nanotecnología como recurso.

“El tema del arsénico es complejo desde el punto de vista químico y social. El agua con arsénico es dulce, rica, no te cae mal. Y en diez años te destruye los riñones. Pero en los parajes rurales la gente muchas veces no sabe que eso ocurre por el arsénico. Por eso, necesitamos una pata local que dé a conocer la problemática. Por otro lado, necesitamos que el diseño del filtro sea fácil, para que, si se rompe, la comunidad lo pueda arreglar sencillamente”, describe Lucas Herrero, uno de los coordinadores del proyecto en el ámbito de ISF.

La primera implementación del sistema de filtros con nanotecnología se está desarrollando en El Negrito, Santiago del Estero. Allí hay una escuela rural, que recibe a chicos de ese lugar y de otros parajes vecinos. Y el maestro es un actor fundamental de la iniciativa: a través suyo se pone en práctica la campaña de difusión y concientización. “Hacemos un sistema para que la comunidad se lo apropie. La premisa es que todo lo que usamos se consigue en una ferretería. En El Negrito agarrás el auto o la carreta o la moto, hacés 30 kilómetros hasta la ferretería más cercana y comprás cualquier parte del filtro. Excepto las nanopartículas de filtrado, que son donadas”, explica Herrero.

Una vez que el mecanismo esté en marcha en pequeñas comunidades de Santiago del Estero, el objetivo es replicarlo en otras provincias, entre ellas Santa Fe y Buenos Aires. “Hay contactos con vecinos de Lobos, de Tandil, del sur de Santa Fe. Nos mandan emails vecinos preocupados por el tema. En primer lugar, les pedimos muestras de agua para analizar”, cuenta Herrero.

En áreas más grandes y pobladas, la presencia del Estado para implementar soluciones a mayor escala resulta fundamental. En abril de este año, el laboratorio de la Administración Provincial del Agua del Chaco –una de las provincias más afectadas– puso en marcha la primera Planta de Tratamiento de Agua Abatidora de Arsénico. La gestión fue realizada por la Secretaría de Medio Ambiente de la Nación, y la meta es que se incorporen diez plantas en total, ubicadas en distintos puntos donde se consume agua contaminada.

Vecinos organizados

En los últimos años, en algunas localidades bonaerenses, la presencia de arsénico en las aguas se convirtió en un tema candente. En lugares como 9 de Julio y Ramallo, los vecinos se organizaron y conformaron agrupaciones para llevar adelante la concientización y el reclamo.

“A fines del 2012, en nuestra ciudad comienzan a correr rumores de que el agua de red no es apta para consumo humano. Lo que sucede es que hay gente que se enferma de

cáncer, y los médicos les recomiendan comprar agua embotellada al tiempo que desaconsejan consumir agua de las canillas”, relata Mariana Rearte, secretaria de la ONG Unidos por la Vida y el Medio Ambiente (Upva), de Ramallo. “Hace unos 15 años atrás, el cáncer era algo muy raro, de unos pocos. Aquí nos conocemos todos y hoy es terrible enterarse tan seguido de un nuevo caso, en especial de niños y jóvenes. Si los médicos oncólogos recomiendan dejar de consumir el agua de red, eso debe significar algo”, advierte Rearte.

A partir de las denuncias de vecinos, el tema llegó al Concejo Deliberante local, donde los ediles opositores exigieron explicaciones al municipio. Pero las autoridades continuaron negando el problema, según denuncian desde Upva. “Para la gente, el agua en este estado es peligrosa. Es necesaria la presión social para que se diga la verdad, que este agua no debe consumirse porque no reúne las condiciones aceptadas por la comunidad científica, que son las dictadas por la OMS”, concluye.

En 9 de Julio, en tanto, el problema de la contaminación con arsénico llegó al debate público a partir de una iniciativa escolar llevada adelante en una localidad cercana, Carlos Casares. Ahí, en el 2006, una docente de Ciencias Naturales –Lidia Illuminati– realizó un trabajo con sus alumnos para una feria de ciencias. El resultado fue la detección de elevados contenidos de arsénico en el agua que llegaba a Casares desde los pozos de 9 de Julio. Los vecinos, entonces, lograron que se construyera una planta purificadora en su localidad. Los de 9 de Julio, en cambio, siguen lidiando con el problema.

Hace alrededor de cuatro años, el reclamo cobró más fuerza. “Al ver que éramos bastantes los que teníamos las mismas dudas, empezamos a trabajar en la difusión y concientización. Logramos mucho apoyo de los vecinos, hicimos campañas de recolección voluntaria de orina para hacer análisis y conseguimos fondos de algunas empresas para hacer folletería”, cuenta Julia Crespo, miembro de la agrupación local Todos por el Agua. “Pensábamos que íbamos a tener un 20 por ciento de gente contaminada pero, cuando empezamos a recibir la primera camada de análisis, nos asustamos porque, de los primeros treinta y pico de casos estudiados, más del 60 por ciento estaba contaminado con arsénico”, remarca Crespo.

Fue así que varias familias se unieron para presentar un recurso de amparo y lograron que el municipio entregara informes oficiales y que la Justicia obligara a suministrarles bidones de agua potable, aunque el servicio últimamente está interrumpido. “Logramos que se lleve agua a los colegios y se instalen canillas con agua segura en distintos puntos de la ciudad. Y, en agosto del 2012, logramos la aprobación de la construcción de una planta potabilizadora que se licitó en el 2013 y, ahora, está en obra. Seguimos golpeando puertas desde que empezó todo esto”, resume la vecina de 9 de Julio.

En noviembre del año pasado, vecinos y asambleístas de distintas localidades de la provincia de Buenos Aires se reunieron en Pehuajó para firmar un acta exigiendo a los municipios y a las empresas prestadoras que publiquen periódicamente estudios sobre la calidad del agua de red y de aguas envasadas, así como también del agua de los acuíferos zonales. La organización, el trabajo interdisciplinario y el reclamo colectivo parecen ser las mejores herramientas para lidiar contra los efectos nocivos del arsénico. Y aún es mucho lo que queda por hacer.

Para leer la nota completa que salió en el la edición impresa podés suscribirte a la revista aquí.

DATOS ÚTILES

Ingeniería Sin Fronteras - 155454-6414 - info@isf-argentina.org

Instituto Tecnológico de Buenos Aires - www.itba.edu.ar

NutriRed - www.nutrired.org

Techo Argentina 4519-8349 / 5811-4296 - info.argentina@techo.org

Unidos por la Vida y el Medio Ambiente (03407) 1540-1149 - ong.upva@gmail.com

9 de Julio Todos por el Agua - (0317) 1540-5650




 
 

Notas Relacionadas

La siembra que dio frutos>>
En las aguas del olvido y la desidia>>
La consigna es cuidar la energía>>
La ciber tribu>>
Agua, recurso en riesgo>>
 
 
  06/2017 // Fundación Solar de Integración
Jornada de Actualización en Inclusión Educativa de Niñas, Niños y Adolescentes con Discapacidad
 
  06/2017 // Cruz Roja Argentina
Cruz Roja Argentina acompaña a las familias en Comodoro Rivadavia
 
  06/2017
Nueva Ley de VIH/SIDA obtuvo dictamen favorable en Diputados
 
  06/2017 // QuieroAyudar.org
Este invierto, todos juntos, #AbriguemosArgentina
 
  06/2017
12 de junio: Día Mundial Contra el Trabajo Infantil
 
  06/2017 // Fundación para la Democracia Internacional
Cinco Premios Nobel de la Paz le hablaron al mundo desde la Argentina
 
 
LAN 2017
 
         
 
  Site-map
HOME  |   QUIENES SOMOS  |  CONTACTO  |  SUSCRIPCION
|  SECCION NOTAS Y ARTICULOS   |  NOTICIAS  |  RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIA (RSE)
|  AGENDA DEL MES   |   EDICIONES ANTERIORES  |  BIBLIOTECA / LIBROS DEL MES   | SUSCRIPCION A REVISTA IMPRESA
|  SUSCRIPCION A BOLETIN DIGITAL
Issue Facebook Twitter Youtube