Home Quienes Somos Contacto Issue Facebook Twitter Youtube
Tercer Sector Home
 
 
 
 
Secciones Noticias Responsabilidad Social Agenda Ediciones Anteriores Biblioteca Suscripcion
         
 
ULTIMAS NOTICIAS CARGADAS
Las Patronas del bien

Internacional / México
Las Patronas del bien

En México, un grupo de mujeres asiste con agua y comida a miles de migrantes que viajan apilados en el tren que marcha en dirección a Estados Unidos. Apostadas al costado de las vías, ofrecen cada día bolsas con donaciones que reúnen de vecinos, comercios, universidades y de la Iglesia.

Textos: Alfredo Ves Losada

Durante décadas, las mujeres de La Patrona, una comunidad de la localidad de Guadalupe, en el estado mexicano de Veracruz, vieron pasar los trenes nacionales desde la puerta de sus casas. Pero en los primeros días de 1995, advirtieron que la postal estaba cambiando. Por culpa de la privatización de Ferrocarriles Mexicanos puesta en marcha por el presidente Ernesto Zedillo, los servicios de pasajeros que pasaban por el lugar empezaron a desaparecer, y entonces los trenes de carga se convirtieron de a poco en estribos rugientes de los que colgaban cada día más y más migrantes apilados que trataban de llegar a Estados Unidos. Una tarde, dos mujeres salían de la tienda con unas bolsas y escucharon que llegaba una formación. Escucharon, también, gritos y ruegos: decenas de viajantes pedían agua, comida, ayuda. Ellas se miraron, y empezaron a revolearles el pan y la leche que acababan de comprar para el desayuno. 

La reacción de las dos primeras vecinas de La Patrona fue casi un reflejo, instinto puro. Pero con el correr de los días y los meses, a medida de la escena se repetía en las vías, se transformó en una acción humanitaria que ya lleva más de 20 años y que les valió el nombre con el que la conocen miles de migrantes que han pasado por ese lugar del mapa en busca del sueño americano: Las Patronas. 

Desde ese 14 de febrero de 1995, estas mujeres han asistido cada día a los viajantes. Paradas al costado de las vías, diminutas al lado de la mole de hierro rodante que avanza a veces a 50 kilómetros por hora, ofrecen durante los 15 minutos que dura el paso decenas de bolsas con arroz, pan, frijoles o lo que hayan conseguido. Los pasajeros atrapan las raciones como la sortija de una calesita.

Con los años, Las Patronas vieron cómo el número de migrantes aumentaba. En la actualidad se estima que cada año son más de 300 mil los migrantes sin documentos que trepan a los vagones, y en cada formación que pasa por el pueblo viajan entre 500 y 600.

 

Amplio abanico

En una ocasión, el tren se detuvo un par de horas en el pueblo, y quienes pedían ayuda eran como un enjambre que bajaba de los techos de los vagones y los estribos buscando algo para comer entre las casas del lugar. Ellas alimentaron a cuantos pudieron, con lo que había. Pero se dieron cuenta de que necesitaban un comedor. Y entonces lo crearon también.

Las mesas del lugar se llenaron desde entonces cada día con personas que llegaban hambrientas, sucias, cansadas, y con ganas de contar sus historias. Además de cocinarles, Las Patronas comenzaron a escucharlas, y descubrieron relatos duros de hondureños, guatemaltecos, salvadoreños y mexicanos que arriesgan todo para treparse a La Bestia o el Tren de la Muerte, el tristemente célebre convoy de carga que recorre el paisaje mejicano en dirección hacia la frontera norte.

Además del riesgo de morir deshidratados o de inanición, los migrantes suelen ser víctimas de traficantes de personas, ladrones, violadores, carteles de droga y policías corruptos que se cruzan en su camino hacia lo que suponen que será un destino mejor.

“Empezamos dando de comer con otras voluntarias y no sabíamos ni siquiera si lo que estábamos haciendo era algo legal. Es cansador, pero no podemos quedarnos quietas. Y ahora atendemos incluso cuestiones de salud y a veces de hospedaje a los hermanos migrantes”, explica a Tercer Sector Norma Romero, a quien todos llaman la coordinadora de Las Patronas, aunque ella prefiere decir que es “una más”. En 1997, Norma sintió un golpe en la puerta de su casa y cuando abrió encontró moribunda a una chica hondureña que había sufrido un intento de violación; su novio había muerto apuñalado por defenderla. La hospedó en su casa, hasta que la chica pudo seguir viaje. 

“Hacemos todo lo que podemos. Algunos días no tenemos para darles a todos, pero ayudamos de todas las formas posibles”, sostiene Romero, y detalla que cada día arman unas 300 raciones con donaciones que reciben de los vecinos, de comercios locales y de algunas universidades que las apoyan. 

Una iglesia cercana realiza además una vez por semana una colecta para ellas. Y ellas, por su parte, se encargan todos los días de juntar botellas de plástico viejas para poder llenarlas con agua potable para los migrantes. 

Cada año se realizan además jornadas artísticas solidarias para ayudarlas a financiar una asistencia que cada día es más amplia.

 

Trabajo intersectorial

La complejidad del fenómeno las obliga constantemente a diversificar su red de asistencia, pese a que a más de 20 años de su formación sigan siendo apenas 14 voluntarias. “Les damos también acompañamiento a quienes quieran denunciar abusos o problemas”, señalan, y admiten que desde que abrieron ese espacio, las denuncias son muchas: la Comisión Nacional de Derechos Humanos mexicana estima que cada año unas 20.000 personas son secuestradas.

Las Patronas han empezado a trabajar incluso en coordinación con el Ministerio de Relaciones Exteriores de México para repatriar el cuerpo de los migrantes de la comunidad que mueren indocumentados en Estados Unidos. 

Por todo este trabajo, han recibido distinciones como el Premio Nacional de Derechos Humanos en 2013, y en 2015 se juntaron 50 mil firmas para que fueran nominadas al Premio Princesa de Asturias de la Concordia. 

Ellas saben que el fenómeno seguirá creciendo, y aseguran que estarán a la orden: “Mientras tengamos fuerzas, vamos a seguir junto a las vías”.




 
 
 
 
  04/2017 // Fundación Tzedaká
Vuelve “Ahorrá, Ayudá y Ganá”, la campaña solidaria de Farmacias Central Oeste y Fundación Tzedaká
 
  04/2017 // UNAM
Seminario sobre “Comunicación, Niñez y Adolescencia”
 
  04/2017 // Red Ciudadana Nuestra Córdoba.
Lanzamiento del Programa "Nueva Gobernanza para una Córdoba Sustentable"
 
  04/2017 // La Nación
Día de la Tierra: ¿Por qué se celebra hoy?
 
  04/2017
México y CEPAL presentan primer foro político para debatir estrategias de desarrollo sostenible de la región
 
  04/2017
700 mil familias ahora están en el mapa
 
 
LAN 2017
 
         
 
  Site-map
HOME  |   QUIENES SOMOS  |  CONTACTO  |  SUSCRIPCION
|  SECCION NOTAS Y ARTICULOS   |  NOTICIAS  |  RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIA (RSE)
|  AGENDA DEL MES   |   EDICIONES ANTERIORES  |  BIBLIOTECA / LIBROS DEL MES   | SUSCRIPCION A REVISTA IMPRESA
|  SUSCRIPCION A BOLETIN DIGITAL
Issue Facebook Twitter Youtube