Home Quienes Somos Contacto Issue Facebook Twitter Youtube
Tercer Sector Home
 
 
 
 
Secciones Noticias Responsabilidad Social Agenda Ediciones Anteriores Biblioteca Suscripcion
         
 
ULTIMAS NOTICIAS CARGADAS
S.O.S. Amazonas

S.O.S. Amazonas

La Amazonia es una fuente de conservación de vida clave para la región, pero a la vez sufre las consecuencias de la explotación agrícola y la presencia de industrias contaminantes. Varias organizaciones trabajan en el territorio para proteger al gran pulmón sudamericano.  

Textos: Alejandro Cánepa

Con dos terceras partes de los bosques tropicales del mundo, el 15 por ciento de toda el agua dulce de la Tierra y 30 millones de habitantes, la Amazonia brota, al mismo tiempo, como una fuente de conservación de vida y como un símbolo de las transformaciones estructurales que el ser humano y su sistema económico realizan sobre y contra su propio ambiente. Tercer Sector relevó el campo de las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) que en distintos países de América del Sur siembran semillas de defensa de las comunidades originarias y de la naturaleza de la inmensa región amazónica.

En primer lugar, la Amazonia es el nombre que designa una enorme porción del territorio sudamericano, y que, si bien cubre una buena parte de Brasil, también toca países como Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guyana, Guayana Francesa y Surinam. Desbordante de todo tipo de árboles y especies animales, la tala y quema de aquellos, más la presencia de una agricultura agresiva y de industrias mineras y petroleras, reduce año a año su dimensión y su riqueza, a la par que potencia el lanzamiento de gases que agravan el efecto invernadero. 

 

La misión:

recuperar terreno  En Brasil, el Centro de Estudios y Proyectos Ambientales (Cepeam), con sede en Manaos, realiza desde campañas de concientización ambiental entre estudiantes hasta “sistemas de enriquecimiento” vegetal, que implican reforestar la región. “Hasta ahora se plantaron 20.000 plantines de árboles, arbustos y palmeras, con el fin de recuperar el entorno forestal que fue deforestado por completo. Algunas de estas especies producen semillas que ya se utilizan para la producción de nuevas plantas y para la composición de un banco de semillas”, explica Vitor Kurahayashi, vocero de la OSC.  

Perú es el segundo país en cantidad de territorio amazónico que cae dentro de su jurisdicción. En ese país, Amazónicos por la Amazonia (Ampa) es una organización reconocida por su trabajo en la región. “El corazón de Ampa es la Concesión para Conservación Alto Huayabamba, la cual manejamos desde el 2006, y el área de conservación privada de Pucunucho , ambas ubicadas en la región San Martín”, informa Karina Pinasco Vela, directora ejecutiva de la entidad. En esos territorios se realizan planes de protección de la flora y de la fauna, relevamientos científicos, reforestaciones e instalación de estaciones meteorológicas. “Pero el logro fundamental es la reforestación”, recalca.

No es para menos. La pérdida de bosques, provocada por el crecimiento de las zonas de explotación agrícola, principalmente, pero también por la degradación del suelo, aire y agua por parte de otras industrias contaminantes, genera aumentos en la temperatura, sequías y pérdida de animales y especies vegetales. El desarrollo del yacimiento del Gran Carajá en Brasil o el hallazgo y puesta en marcha de la extracción petrolera en el este ecuatoriano fueron algunos de los “hitos” en cuanto a destrucción de la Amazonia.

La necesidad de preservar semejante dínamo de aire, agua y biodiversidad se topa con la realidad de –para miles de personas– ciertos modelos de agricultura, tala o caza como las únicas formas de supervivencia, ya que son zonas donde las oportunidades laborales escasean. Ante esa situación, distintas OSC no se quedan en el reclamo de “no tocar la Amazonia”, sin proponer alternativas económicas a los pobladores. En Perú, Pinasco Vela explica que en las zonas concesionadas que controla Ampa “se estimula la producción de quinua y miel de abeja silvestre como estrategia para disminuir presiones sobre el área y mejorar la calidad de vida de la población local”, así como también, en otras zonas, se apoya el desarrollo de cafetales, de plantaciones de cacao y de pesca del camarón. En tanto, Kurahayashi, de Cepeam, remarca que en los planes de forestación incluyen determinados tipos de árboles para que las comunidades “puedan hacer un uso múltiple, en cosméticos, alimentos, jardinería, materiales de construcción y semillas”. 

 

El caso boliviano  

En Bolivia, la Fundación Natura desarrolla los Acuerdos Recíprocos por el Agua (ARA), mediante el cual los habitantes de diferentes zonas relacionadas con los mismos cursos de agua se comprometen a ayudarse los unos a los otros; además, la institución facilita “la producción de frutas y miel y manejo de ganado” en formas más eficientes, para aquellos agricultores y pastores de la región que aceptan el cuidado de los recursos naturales, indica Huascar Azurduy, asesor estratégico de Natura. La metodología de los ARA, agrega, se aplica “en cinco países andinos (Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, México) y es un modelo boliviano en expansión”. 

 

Los desafíos medioambientales, como la naturaleza misma, no reconocen las fronteras dibujadas por los seres humanos. Así, como una misma especie de árboles o de animales puede estar en tres países diferentes, los conflictos causados por la deforestación, la contaminación industrial y el cambio climático no se quedan encerrados dentro de un solo territorio. Por eso mismo, la unión entre los actores de distintas naciones se vuelve vital. 

Un ejemplo de esto es la Articulación Regional Amazónica, un espacio formado por distintas OSC de todos los países que comparten porciones de la Amazonia y que, como su nombre indica, les permite a las entidades articular actividades en conjunto. En la actualidad, ARA tiene 54 miembros de Ecuador, Perú, Brasil, Colombia, Bolivia y Venezuela. “ARA nace en un marco global donde se busca primordialmente la reducción de la deforestación como mecanismo para mitigar los efectos del cambio climático, de los impactos en la biodiversidad, abarcando también dimensiones de la problemática socioambiental y cultural”, enfatiza Pinasco Vela. De esta forma, mediante el intercambio de informes y experiencias, las organizaciones que conforman la red buscan echar raíces, como los árboles.

 

Cómo conectarse

Ampa: http://araamazonia.org/es

Cepeam: http://www.cepeam.org.br/

Natura: http://www.naturabolivia.org/es 


Ampa
Cepeam
 
 
 
 
  06/2017 // Fundación Solar de Integración
Jornada de Actualización en Inclusión Educativa de Niñas, Niños y Adolescentes con Discapacidad
 
  06/2017 // Cruz Roja Argentina
Cruz Roja Argentina acompaña a las familias en Comodoro Rivadavia
 
  06/2017
Nueva Ley de VIH/SIDA obtuvo dictamen favorable en Diputados
 
  06/2017 // QuieroAyudar.org
Este invierto, todos juntos, #AbriguemosArgentina
 
  06/2017
12 de junio: Día Mundial Contra el Trabajo Infantil
 
  06/2017 // Fundación para la Democracia Internacional
Cinco Premios Nobel de la Paz le hablaron al mundo desde la Argentina
 
 
LAN 2017
 
         
 
  Site-map
HOME  |   QUIENES SOMOS  |  CONTACTO  |  SUSCRIPCION
|  SECCION NOTAS Y ARTICULOS   |  NOTICIAS  |  RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIA (RSE)
|  AGENDA DEL MES   |   EDICIONES ANTERIORES  |  BIBLIOTECA / LIBROS DEL MES   | SUSCRIPCION A REVISTA IMPRESA
|  SUSCRIPCION A BOLETIN DIGITAL
Issue Facebook Twitter Youtube