Home Quienes Somos Contacto Issue Facebook Twitter Youtube
Tercer Sector Home
 
 
 
 
Secciones Noticias Responsabilidad Social Agenda Ediciones Anteriores Biblioteca Suscripcion
         
 
ULTIMAS NOTICIAS CARGADAS
Entrevista a León Arslanian

“Es preciso construir un nuevo paradigma en materia de seguridad”
Entrevista a León Arslanian

Referente ineludible en temas de Derechos Humanos, reflexiona sobre la criminalización de los jóvenes.

Textos: SILVINA ORANGES

Especialista en temas de violencia y políticas criminales, León Arslanian tiene un extenso currículum dentro de la gestión pública. Hoy, desde la actividad privada, sigue siendo hombre de consulta permanente en materia de seguridad.

– La figura del delincuente juvenil, ¿responde a una necesidad de encontrar un chivo expiatorio o está basado en cifras reales?

  • La ley penal es la última instancia decontrol social. Cuando ésta debe actuar significa que todas las demás instancias de control social han fracasado. Para entender el fenómeno, hay que observar cómo funcionó la familia, la escuela y una serie de instituciones que entran en contacto con el niño y ejercen influencia en su formación y conformación de valores. Los jóvenes pobres del conurbano bonaerense en conflicto con la ley penal no han tenido estos procesos de filtros de control social. La criminalización de un menor lo que logra es multiplicar el conflicto con la ley penal. Nunca es la mejor solución.

– ¿Qué papel juegan los medios de comunicación en la estigmatización del joven pobre?

  • Los medios hacen una gran demagogia y prefieren ser los reproductores de la demanda social que proviene de sectores de la población que piden intervenciones penales más drásticas. Los medios se encargan de fortalecer los discursos de derecha acerca de cuáles la respuesta penal o del Estado frente a la violencia criminal. Se ensañancon los jóvenes para construir un estereotipo de joven-pobre-enemigo. También se les puede reprochar ser un enorme poder configurador sobrela criminalidad. La tematización permanente escandaliza e incrementa la desconfianza y la sensación de inseguridad. Esto termina por ser un elemento perturbador.

– ¿Qué alternativa se les puede ofrecer hoy en día a los jóvenes ni-ni, que no estudian ni trabajan?

  • Hay que fortalecer las instancias familiares, que brindan la contención y formación de los jóvenes, así como las escuelas y las organizaciones intermedias. Hay que recrear los vínculos sociales que se daban a través de mediaciones como las iglesias. Son instancias que se han ido debilitando y que tuvieron vigencia durante mucho tiempo. Por otra parte, la intervención del Estado es esencial, a través de la protección social, la atención de necesidades básicas insatisfechas, la igualdad de oportunidades, el reconocimiento de derechos. Son acciones que permiten restituir dignidad donde no la hay. Lo cual abre un marco de expectativas y de horizontes a los jóvenes. Hay que estimular y sostener eltrabajo de las ONG y hacer un trabajo de educación acerca del derecho penal, sus misiones y funciones. Hay que superar la demagogia barata de los políticos que creen estar interpretandoa la comunidad cuando prometen que van a encarcelar a los jóvenes. Esos políticos hacen un daño grande, porque afirman en el error a una comunidad, ciertamente preocupada y lastimada por el delito, pero que no es capaz de decodificar ese mensaje.

– Usted dijo que Daniel Scioli destruyó su reforma. ¿Por qué no se pudieron continuar las iniciativas que propuso siendo ministro de Seguridadbonaerense?

  • Scioli cedió a la demanda de la vieja policía, de sectores desplazados que sufrieron una pérdida de poder. Ese poder lo teníamos los civiles, cuando impusimos el paradigma del modelo democrático de seguridad, de recuperar la conducción y control de las fuerzas. Hicimos reformas de orden estructural y administrativo que tenían como objetivo la descentralización de la policía. Esto tampoco convenía a la ideología de mando concentrado que rigió durante muchos años, una policía vertical, organizada con modelos absolutamente perimidos. Se debe propiciar una policía con fuerte participación social, con foros de seguridad y con un modelo de desconcentración.

– ¿Cómo evalúa actualmente la situación de la seguridad en la provincia de Buenos Aires?

  • Hay que volver a replantear el objetivo pendiente del acuerdo para la seguridad democrática que presidí y sigue vigente. Hay que volver a machacar sobre la necesidad de construir un nuevo paradigma en materia de seguridad y tratar de incidir en las políticas públicas para que estos nuevos modelos tengan cabida y las reformas policiales que se necesitan, se hagan. Durante mi gestión, mejoró sustancialmente la seguridad: bajamos un 50 porciento el índice de homicidios y se redujo el robo en un 30 por ciento. Terminamos con el secuestro extorsivo, luchamos a brazo partido contra la corrupción policial, depuramos las fuerzas policiales, mejoramos sus salarios. Hay que recuperar esa senda. 

 

– ¿Qué puede decir sobre el avancedel narcotráfico?

  • Es un problema regional y el tratamiento regional del tema facilitaría enormemente las políticas que pudiese aplicarcada uno de los países. Hay que replantearse el paradigma prohibicionista que tiene la Convención de Viena, que castiga con penas el consumo, y comenzara acordar regionalmente cuanto menos políticas de liberalización o la no criminalización de la tenencia para consumo personal. Esta es la manera de desalentar el tráfico. Pero el cambio de paradigma no se puede hacer de país a país porque se corre el riesgo que el propio se pueda convertir en un paraíso de consumo de droga. Sería muy interesante que los países en conjunto pudiesen ir tomando este tipo de decisiones.

– ¿Organizaciones de la Sociedad Civil pueden articular su trabajo con el de las fuerzas de seguridad para hacerlo en conjunto?

  • Cualquier acción social preventiva debe tener una operación conjunta entre ONG de distinta naturaleza y fuerzas des eguridad. Estamos hablando de prevención y ésta se hace desde esos ámbitos. La respuesta penal es inservible absolutamente si no se la comprende como el recurso al que se acude después de que se agotaron otras instancias.

 

 

BIO

  • Nació en Buenos Aires en 1941.
  • Se recibió de abogado en la Universidad de Buenos Aires.
  • Integró el tribunal que juzgó a las juntas militares.
  • Fue ministro de Justicia de Carlos Menem y de Seguridad de Eduardo Duhalde y Felipe Solá, gestiones desde las cuales buscó combatir a la denominada maldita policía.
  • Preside la fundación Por nuestros hijos y dirige el portal http://www.portalseguridad.org/

WEB PORTAL SEGURIDAD

 
 

Notas Relacionadas

1° Encuentro Nacional de Escritura en la Cárcel‏>>
Seminario sobre drogadicción >>
Jornadas por el VIH en Cárceles>>
La importancia de invertir en la juventud>>
La importancia de la ciudadanía>>
 
 
  04/2017 // Secretaría de Planeamiento y Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva
“Debemos pensar en qué mundo queremos vivir y cómo queremos hacerlo”
 
  04/2017 // Change.org
Debaten un programa de acompañamiento para adolescentes que egresan de hogares de cuidado
 
  04/2017 // Jujuy Noticias
Defensores del Pueblo elaboraron un protocolo de actuación para la búsqueda de personas
 
  04/2017 // Fundación Arcor
A leer hasta que se acabe el mundo
 
  04/2017 // Bernardo Kliksberg
Bernardo Kliksberg presenta su nuevo libro “Responsabilidad Social. Implicancias para la Justicia”
 
  04/2017 // Fundación Thomson Reuters
Fundación Thomson Reuters, TrustLaw, programa de asistencia legal global gratuita
 
 
LAN 2017
 
         
 
  Site-map
HOME  |   QUIENES SOMOS  |  CONTACTO  |  SUSCRIPCION
|  SECCION NOTAS Y ARTICULOS   |  NOTICIAS  |  RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIA (RSE)
|  AGENDA DEL MES   |   EDICIONES ANTERIORES  |  BIBLIOTECA / LIBROS DEL MES   | SUSCRIPCION A REVISTA IMPRESA
|  SUSCRIPCION A BOLETIN DIGITAL
Issue Facebook Twitter Youtube