Compartir

Se presenta cada vez más como un modelo alimentario alternativo basado en principios éticos, de salud y ecológicos. En el país de la carne, especialistas en el tema explican una práctica que se expande a nivel mundial.

Textos: Lorena Varela

El número de personas que eligen alimentarse a base de productos de origen vegetal va en aumento. Surge como una alternativa sustentada en diversos principios que van desde la ética, la salud humana y el cuidado del medio ambiente. “El crecimiento en Argentina es explosivo. Lamentablemente aún no hay estadísticas ni censos sobre esto, pero hoy todas las personas conocen o tienen en su familia a algún vegetariano o vegano”, dice Manuel Martí, presidente y fundador de la Unión Vegana Argentina (UVA). Y agrega, “Pero no sólo en nuestro país está pasando esto, el explosivo incremento de la comunidad vegetariana es mundial. En Brasil, donde la empresa Ibope ha medido esto, en el año 2012 el 20 por ciento de la población se declaró vegetariano, seguramente Argentina está en esos niveles o mayores”.

El primer Congreso Internacional Vegetariano se realizó en Alemania hace 109 años. Actualmente el evento se llama VegFest y tiene como principal objetivo difundir los beneficios que aporta esta modalidad tanto para el cuidado del medio ambiente, los animales como para la salud humana.

En diciembre del año pasado se realizaron simultáneamente en Buenos Aires el 44° VegFest Internacional, el 10° Veg Fest Latinoamericano y el 12° Veg Fest Argentina, un evento múltiple que recientemente fue declarado de interés cultural por la Legislatura porteña.

“El 13° Vegfest Argentina UVA 2017 se llevará a cabo en Buenos Aires los primeros días de noviembre para festejar el Día Internacional del Veganismo, como todos los años. Esto se sustenta con el trabajo invalorable de la organización, a cargo de UVA, y por los sponsors, todas empresas y profesionales comprometidos con el veganismo. Se puede colaborar de diferentes maneras: quienes tienen empresas relacionadas, participando de la ExpoVegan, o bien siendo voluntario en el evento o difundiéndolo en redes y contactos”, cuenta Martí a Tercer Sector.

Lunes Sin Carne (LSC) es la campaña internacional de promoción del vegetarianismo más importante en la actualidad. La misma propone probar una dieta a base de vegetales un día a la semana, los lunes. Desde el año 2003 miles de ciudadanos de todo el mundo se han sumado a la propuesta, que también cuenta con la adhesión de todas las escuelas públicas de la ciudad de Los Ángeles (EE.UU.) y el estado de San Pablo (Brasil).

La iniciativa es liderada por el ex Beatle Paul McCartney, quien en su última visita al país se reunió con el presidente de la Unión Vegana Argentina y le sugirió que la institución invite a las autoridades de Buenos Aires a sumar a las escuelas de la Ciudad Autónoma a Lunes Sin Carne.

 

Principios éticos 

En 2012 un grupo de científicos liderado por Stephen Hawking firmó la Declaración de Cambridge, un informe que reconoce oficialmente la existencia de conciencia en los animales.

Reconocer que un animal es capaz de sentir es lo que lleva a algunas personas a convertirse en vegetarianos. También están los veganos, que son aquellos que no consumen ningún producto de origen animal y lo hacen con el fin de no avalar el maltrato ni la explotación de los animales. Manuel Martí y su familia son representantes de este movimiento. El presidente de la UVA es vegetariano hace 43 años y vegano desde 2001. “Toda mi familia también lo es, mi compañera y mis hijos, estos desde la concepción. Siempre fui un vegetariano común pero a partir del año 2000 me hice activista”, cuenta.

 

Razones médicas

“La patología médica de mayor prevalencia e incidencia en todo Occidente es la metabólica: obesidad, diabetes, arterioesclerosis, hipertensión arterial y las consecuencias que ellas traen, como el ACV, la enfermedad coronaria, el infarto de miocardio, la insuficiencia renal, por nombrar las más importantes. Todo esto se genera por tener un hábito alimentario basado en la industria animal”, explica  Juan Emilio Vidales, médico egresado con medalla de honor en la UBA y autor del libro Vegetariano, razones médicas para serlo.

En Estudio de China, del profesor en Bioquímica T. Colin Campbell, texto considerado como uno de los más completos en nutrición, se analiza la relación del consumo de productos de origen animal (incluyendo lácteos) con una serie de enfermedades crónicas como el cáncer. El autor concluye que las personas con dietas a base de origen vegetal evitarán o reducirán el desarrollo de varias enfermedades. El libro se basa en una ardua investigación realizada en poblados rurales de China junto con otros estudios experimentales.

En tanto, una investigación realizada por la Universidad de Oxford (Reino Unido) concluye que quienes llevan una dieta vegetariana tienen un 32 por ciento menos de riesgo cardiovascular. Y según los últimos informes de la Asociación Americana de Nutrición, una dieta vegetariana balanceada es una opción saludable para todas las etapas del desarrollo.

 

Alimentación y  medio ambiente. Por Ezequiel Arrieta *

Para entenderla es necesario comprender que la producción de la comida conlleva un impacto ambiental. Por empezar, para producir alimentos se utilizan recursos naturales limitados, como tierra, agua, combustibles y agroquímicos (fertilizantes y pesticidas); pero como toda producción en ese proceso también hay desechos, tanto sólidos, como líquidos y gaseosos.

En general, los estudios indican que los alimentos de origen animal (particularmente carnes) requieren de un mayor uso de recursos naturales y generan más desechos que los de origen vegetal. Por ejemplo, hay una enorme diferencia en la emisión de gases de efecto invernadero durante la producción de un alimento de origen animal, de hasta 20 veces más que uno vegetal. Además, la producción de animales requiere de aproximadamente el 70 por ciento de la superficie de las tierras agrícolas del mundo y constituye la principal causa de deforestación en muchas regiones del globo, particularmente Sudamérica.

A mayor cantidad de carnes que tenga una dieta (sobre todo de vaca), mayor será el impacto ambiental. Si bien en Argentina (el segundo país con mayor consumo de carne vacuna del mundo, sólo superado por Uruguay) las prácticas ganaderas son menos nocivas para el ambiente que un monocultivo de soja o maíz, la producción de carne fue responsable de una importante proporción de la deforestación que sufrió el Bosque Chaqueño en los últimos 30 años.

Entonces, el vegetarianismo o las dietas con poca carne requieren de menos recursos naturales para producir los alimentos que la componen, por lo que constituyen una alternativa interesante a la hora de pensar en la sostenibilidad de los sistemas agroalimentarios. Por ese motivo, desde muchas organizaciones e instituciones de todo el mundo se está llamando a los gobiernos a tomar medidas para reducir el consumo de alimentos de origen animal y promover lo que se llaman las dietas sostenibles (con bajo impacto ambiental).

* Médico, becario doctoral del Conicet y autor del libro Vegetarianismo en el debate político.

 

Cómo conectarse

Unión Vegana Argentina: www.unionvegana.org

Facebook: unionvegana // Twitter: @UnionVeg // Youtube: www.youtube.com/unionveganatv

El Vegetariano Vegano: www.elvegetarianovegano.org

Vegfest Argentina: www.vegfestargentina.org

Lunes Sin Carne Argentina: www.facebook.com/LunesSinCarneArgentina

 

FuenteNota Revista Edición 111
Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta