Compartir

La cantidad de trasplantes de órganos osciló en los últimos años. En 2016 se redujo y la tasa de donantes por millón de habitantes fue la más baja desde 2006, si bien el año pasado la tendencia se revirtió. Argentina se mantiene a la vanguardia a nivel regional pero todavía está lejos de salvar tantas vidas como en algunas naciones de Europa o en EE.UU.

 

Texto Alejandro Cánepa.

Los términos son sencillos: hay muchas más personas en lista de espera para recibir un trasplante de órgano que donantes reales. Están quienes necesitan un riñón, pulmones, un corazón, hígado o córneas y en el otro extremo de la cadena quienes pueden aportarlo, vivos o muertos, según el órgano y otras circunstancias. En ese contexto,la cantidad de trasplantes oscila: en 2016 se realizaron menos que en 2015, lo que significó la tasa más baja de donantes por millón de habitantes desde 2006, pero el año pasado la tendencia se revirtió y volvió a crecer. Distintas ONG dialogaron con Tercer Sector para entender la situación y analizar qué medidas deben tomarse para procurar más y más órganosy salvar más vidas.

Miriam Rossi, presidenta de la Asociación Florencia Rossi, afirma: “Los medios son todo hoy. Está Internet, pero lo que pasa en la televisiónes lo que más llega. Pediría más difusión por ahí”. En general,las pantallas y los titulares solo registran la temática de la donación cuando alguna persona, fundamentalmente un chico, está en riesgo de vida y necesita un trasplante con urgencia. Luego, la cuestión desaparece.

Laura Rahal, fundadora de la cordobesa Fundación para la Ablación y el Trasplante (Fundayt) hace un mini recorrido histórico optimista: “Empezamos hace 27 años: íbamos a la peatonal de Córdoba con folletos y la gente nos rechazaba. Hoy se ha cambiado mucho, la gente está más concientizada. Quizá falte más información”. El Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai) había reconocido la caída en la cantidad de trasplantes realizados en 2016 con respecto al año anterior, pero también informó que durante 2017 se realizaron 1.892, lo que implicó un alza interanual de casi 200 intervenciones de este tipo.

Uno de los factores que pesa para retardar el aumento de la cantidad de órganos para trasplantes es que para hablar de esa situación hay que pensar en la propia muerte o la de un familiar.Y si bien el momento del final de la vida siempre ha causado incertidumbre a la humanidad, en estos tiempos existe un tabú sobre el tema, tal como señala el historiador francés PhilippeAriès, autor de El hombre ante la muerte.

En ese sentido, María Eugenia Vivado, médica, titular de la Asociación Solidaria de Insuficiencia Renal (Asir) y receptora de un trasplante de riñón, asegura: “A la gente que hay que demostrarle con información y educación, con testimonios sobre cómo cambia la vida de las personas trasplantadas.” Con esta mirada coincide Horacio Pocai, padre una chica trasplantada que se define como “un simple trabajador” y preside la Asociación de Padres de Trasplantados Hepáticos (Apth), con sede en la ciudad bonaerense de Ensenada:“Hay que aprovechar los medios con llegada nacional y las redes sociales para demostrarle al común de la gente que, gracias a la generosidad altruista de donar órganos, se salvan vidas de verdad”.

La dimensión económica también incide en la conciencia sobre la donación, ya sea porque las preocupaciones sociales son otras o por faltade infraestructura para aumentar la procuración de órganos. Rossi explica: “Está la preocupación de cada uno porque no alcanza la plata y porque lo único que quiere es que salve su ser querido”. Vivado, en esa línea, dice: “En general la caída en la donación de órganos se sincroniza con crisis económicas y sociales”. La titular de Asir aporta otro dato: “Se empezó a pagarle un plus al médico que se encarga del equipo de donación, pero es muy poco. Con fondos limitados no se puede hacer algo importante”. Mientras tanto, las personas en lista de espera y sus familiares aguardan que desde otros cuerpos se genere más vida, como una chispa que enciende una fogata.

 

Cómo conectarse: Asir: www.asirargentina.com.ar // Asociación Florencia Rossi: www.florenciarossi.org.ar // Fundayt: Facebook Fundayt Córdoba // Apth: 221- 4600352

 

En cifras

  • 7.995 las personas en lista de espera para recibir un órgano.
  • 1.892 la cantidad de trasplantes realizados en 2017.
  • 1.218 el total de trasplantes renales hechos el año pasado.
  • 424 el total de trasplantes hepáticos.
  • 113 la cantidad total de trasplantes de corazón.
  • 72% la proporción de donantes que provino de establecimientos públicos de salud.
  • 199.000 la cantidad de personas que se registraron como nuevos donantes en 2017.

Fuente: Incucai

 

 

Si no se habla del tema, no hay donantes. Por Jorge Pinzetta *

El Programa de Procuración de Órganos de Argentina, con una tasa de donación de 14 a 15 donantes por millón de habitantes y pequeñas variaciones año a año, se posiciona a la vanguardia en la región en materia de donación, pero aún está muy lejos de países como España o los Estados Unidos, donde se generan más del doble de donantes que los obtenidos en nuestro territorio.

Por la complejidad del tema, la formación, el diálogo y el conocimiento son fundamentales para la toma de decisiones conscientes y responsables, teniendo en cuenta queprácticamente el 30 por ciento de los pacientes en lista de espera para trasplante cardíaco en nuestro país muere por falta de donantes.

En primer lugar, la concreción del trasplante es posible gracias a la participación de la sociedad representada en el acto voluntario, altruista, desinteresado y solidario de donar; en segundo lugar, a la función de los establecimientos hospitalarios que deben preservar los órganos de ese donante hasta que se concrete la ablación de los mismos, y finalmente a los organismos provinciales y nacionales de procuración coordinados por el INCUCAI que, en cumplimiento de la Ley Nacional de Trasplantes de Órganos y Tejidos, hace que el acto sea totalmente transparente, con todos los controles legales y éticos necesarios y respetuosos de los derechos de todos los participantes en este complejo procedimiento.

El tema de la donación debe instalarse en la sociedad, se deben profundizar las campañas de concientización. Si no se discute el tema y no se habla dentro de cada familia, no hay donantes.

* Jefe del Departamento de Cardiología de la Clínica Denton Cooley (CABA).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here