Compartir

Olimpíadas Especiales de Argentina entrena para la competición deportiva a personas con discapacidad intelectual. Este año se realizaron los Juegos Mundiales en Austria y los Latinoamericanos en Panamá. 

Texto Florencia Tuchin. 

Lo atletas son el corazón de Olimpíadas Especiales. Ellos son niños, jóvenes y adultos con discapacidad intelectual de todo el país que, a través del deporte, buscan una mayor inclusión social. La organización propone un programa de actividades anual que culmina en un evento muy esperado: los Juegos Mundiales.

“Estamos convencidos sobre los talentos de las personas con discapacidad intelectual. Por eso realizamos proyectos que les permiten desplegar su potencial, y tienen verdadero impacto en su calidad de vida y en la de sus familias”, dice Brenda Declerk, coordinadora de comunicación de Olimpíadas Especiales Argentina. Desde la organización se involucra a atletas de todos los niveles de habilidad. Los torneos o Juegos de Olimpíadas Especiales se dividen en locales, provinciales, regionales, nacionales, regionales, internacionales y mundiales. Los deportes están divididos en los de verano y los de invierno.

También, la asociación civil desarrolla un programa de deporte unificado, que promueve la unión de personas con y sin discapacidad intelectual que entrenan y compiten en prácticas de equipo. De esta manera, se brinda a los atletas y sus familias diversos servicios relacionados con la salud, la educación y la comunidad.

 

Formación de líderes

A través del Programa de Liderazgo de Atletas, la organización busca que los deportistas con discapacidad intelectual desarrollen destrezas para ocupar roles protagónicos dentro y fuera de ese ámbito. Los capacitan para que puedan desempeñarse como oradores en público, jueces deportivos, entrenadores, voluntarios o mensajeros, entre otros roles. Asimismo, algunos de ellos son parte de órganos consultivos, miembros de la Comisión Directiva de Olimpíadas Especiales Argentina, a la vez que se involucran y participan en eventos de difusión y de recaudación de fondos para la organización. “Mediante la participación de personas con discapacidad intelectual como líderes, contribuimos a cambiar las percepciones que tienen algunas personas acerca de lo que ellas pueden hacer. Las habilidades que logra desarrollar cada atleta tienen un gran impacto en su calidad de vida y repercuten positivamente en distintas áreas: contribuyen a su autonomía, a su valoración personal, a su ánimo y a sus relaciones interpersonales y laborales”, comenta Declerk.

Para la organización también es importante trabajar con las familias de personas con discapacidad intelectual. Se generan espacios para que las mismas tengan la posibilidad de intercambiar vivencias y experiencias que resulten motivadoras para superar situaciones que se generan en el seno del grupo familiar y de la comunidad. Se fomenta la conexión y comunicación entre personas de distintos lugares, con realidades diversas, promoviendo un ámbito de contención, discusión y capacitación para los familiares de los atletas.

Los últimos Juegos Mundiales en los que participó Argentina fueron los de invierno, en Austria. El evento se desarrolló entre el 14 y el 25 de marzo. La delegación nacional estuvo conformada por 25 personas provenientes de todo el país: 16 atletas con discapacidad intelectual, seis técnicos, un jefe de delegación, un asistente y un médico. Los atletas compitieron en esquí alpino, snowboard, esquí de fondo, raquetas y floorball.

 

Una medalla y mucho más

Nahuel Maza es un atleta con discapacidad intelectual de Ushuaia, que viajó por primera vez fuera de su ciudad para competir en esquí y en Austria ganó una medalla de oro. Cuando regresó al país, empezó a trabajar en la municipalidad de la capital fueguina. Su hermano Juan también participó de la competencia.

El día que tenía que partir de Ushuaia a la concentración en Buenos Aires, Juan tenía muchos nervios. Estaba muy emocionado con el viaje y por tener la oportunidad de conocer al grupo con el que se trasladaría a Austria. Para él fue difícil estar lejos de su familia, pero de todos modos dice que la experiencia valió la pena. Cada noche, llamaba a su madre para contarle lo que había hecho durante el día. Le dedicaba a sus padres cada triunfo. Juan maduró mucho, descubrió lo lejos que puede llegar y todo lo que puede dar.

“Siento mucho orgullo de mis atletas fueguinos y de todos aquellos que formaron parte de la delegación de Argentina, de sus esfuerzos y los logros obtenidos. Por otro lado, estoy profundamente agradecido con el Programa de Olimpíadas Especiales por haberme elegido para esta experiencia. En mi profesión es un gran logro y en lo personal fue un sueño cumplido. Aprendí mucho desde lo humano y profesional”, dice Héctor, uno de los técnicos de la delegación.

Este año los Juegos Mundiales coincidieron con los III Juegos Latinoamericanos de Olimpíadas Especiales. El evento, que tuvo como lema “Encuentra tu inspiración”, se desarrolló entre el 20 y el 28 de abril en Panamá. Allí se reunieron más de 800 atletas y 200 entrenadores de América latina para competir en las distintas categorías.

 

Cómo conectarse: Olimpíadas Especiales: www.olimpiadaespecial.org.ar

FuenteRevista Edición 112
Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta