Compartir

La compañía reacondicionó un establecimiento centenario, en la provincia de San Juan. Allí estudian 60 alumnos, 20 de los cuales, además, reciben albergue los días hábiles.

Textos: Silvia Fiore.

Especial en San Juan

Abril tiene seis años y hoy llegó a la escuela con el pelo trenzado y un vestido de los que se llevan en ocasiones especiales. En la Escuela Provincial N° 89 Álvarez Condarco, ubicada en Villa Nueva, provincia de San Juan, hay clima de fiesta. Es que se celebra la reinaguración del establecimiento rural.

Se trata de una iniciativa que lleva adelante Ford Argentina, en el marco de su programa de Responsabilidad Social Educación para un Nuevo Mañana, que junto a los concesionarios de la marca, se ocuparon de remodelar la escuela a la que concurren 60 alumnos, 20 de los cuales reciben albergue durante los días de semana.

“El foco más importante de RSE es la educación porque consideramos que  es la herramienta más potente para transformar la sociedad”, detalló en diálogo con Tercer Sector Carlos Galmarini, Director de Asuntos Gubernamentales y Comunicación de Ford Argentina, quien explicó  que en el marco de ese programa, “fueron donadas 41 escuelas ubicadas en zonas rurales, desde Jujuy hasta Chubut. Ahora estamos refuncionalizándolas y para eso, visitamos la escuela, hablamos con la directora y se diseña un proyecto para encarar las mejoras que necesita”.

De esta manera, con el objetivo de mejorar y modernizar las instalaciones de la escuela que este año celebra el centenario de su fundación, la empresa y el concesionario Goldstein Automotores –representante de la marca en la provincia de San Juan– contribuyeron con la provisión de agua potable, energía eléctrica y diseño.

Así, dotaron a la escuela de una batería de tres colectores solares para proveer de agua caliente al comedor, vestuario, cocina y sanitarios del edificio principal y la instalación de un sistema de calefacción solar de agua. Además, repararon los sanitarios, remodelaron la dirección y la cocina-comedor; mejoraron la instalación cloacal y se construyeron un nuevo jardín de infantes y aulas, así como una huerta orgánica, un sector de juegos, entre otras acciones.

La estrategia de inversión social de la compañía se orienta a atender las distintas etapas educativas de los chicos: “Tenemos programas desde desnutrición infantil y estimulación temprana, hasta becas universitarias”, amplió Galmarini y subrayó que a través de su política de RSE, Ford busca poner el foco “en programas sostenibles en el tiempo y que incluyan la articulación con las ONG y el Estado. No hay manera de alcanzar impacto profundo si no se gestiona desde una perspectiva de articulación”. Desde la empresa ya analizan cuál será la escuela con la que trabajarán en 2018.

No hay comentarios

Dejar una respuesta