Compartir

Entrevista a Sandra Chaher. Con más de 20 años dedicados a difundir las temáticas de género, la presidenta de la Asociación Civil Comunicación para la Igualdad y fundadora de Artemisa Noticias se define como una “comunicadora feminista”.

Textos: Lorena Varela

Pionera en el ámbito de la comunicación y género, Sandra Chaher fundó la Asociación Civil Artemisa Comunicación y el portal Artemisa Noticias, además de PAR (Periodistas de Argentina en Red por una comunicación no sexista) y la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género. La periodista, que actualmente preside la Asociación Civil Comunicación para la Igualdad, repasa su trayectoria y analiza la evolución de esta temática en diálogo con Tercer Sector.

–¿Cómo comenzaste en la temática de género? 

–Hace 20 años, cuando trabajaba en la revista La Maga haciendo cultura, empecé a interesarme en temas de género. Me fui de La Maga y justo surgió el suplemento Las 12, del diario Página 12, donde empecé a colaborar. Después lo hice en otros diarios y revistas, siempre con temas de género.

–¿Qué es para vos comunicar de una manera no sexista?

–Son un montón de cosas. A veces se lo reduce al lenguaje, pero es solamente uno de los aspectos. Es también la perspectiva, fundamentalmente el enfoque. Por ejemplo, pensándolo desde el periodismo, que tu agenda de temas tenga que ver con las desigualdades vinculadas al género. No solamente las que afectan a las mujeres sino también las que tienen que ver con el colectivo Lgtb (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) e incluso las consecuencias de las desigualdades de género sobre la vida de los varones. Todo un campo que tiene que ver con la mirada que se traduce en la agenda de trabajo.

Cuando empecé a trabajar con género, una de las razones por las cuales armé Artemisa Noticias fue porque veía que éramos muchas las periodistas recorriendo redacciones con sumarios extensos sobre estos temas y había muy poco espacio para publicar. Salvo Las 12, que es un suplemento específico, en el resto de los medios peleabas tu agenda de género disputando espacio con temas de salud, educación y política.

Aunque parezca que no tiene nada que ver, seguramente vas a encontrar una arista de género en prácticamente cualquier tema. Son muchas las líneas de trabajo que confluyen en que se pueda construir una comunicación no sexista.

–Respecto del tratamiento de los medios, ¿cómo se ubica Argentina internacionalmente en materia de comunicación no sexista? 

–Todo el trabajo que se hizo hasta diciembre de 2015 fue muy intenso. Se generó mucho debate en torno de distintos temas que iban apareciendo en la agenda de los medios y cada vez que surgían generaban mucha repercusión, sobre todo mucha acción del Estado. Y ahora lo está sosteniendo la ciudadanía, a través de las redes sociales, porque los organismos, en este momento, están prácticamente ausentes.

Siguen apareciendo tratamientos muy discriminatorios de parte de los medios y esto casi de inmediato implica un rechazo en las redes sociales. El activismo en relación con comunicación y género en Argentina es más fuerte en comparación con el resto de la región. Creo que hay un vínculo entre ese activismo de la ciudadanía y el hecho de que hayamos tenido esas políticas públicas fuertes.

–¿Qué opinás sobre el tratamiento mediático del tetazo realizado en protesta por un operativo policial que impidió que tres mujeres hicieran topless en una playa durante el verano?

–En los medios apareció algo que está en la sociedad, que es una mirada muy moral sobre el tema. Me parece que eso obstaculizó un poco el análisis de lo que era el reclamo de libertad corporal que estaba planteado desde las mujeres que asistieron a la manifestación.

–En materia de políticas públicas, ¿qué tema te parece que se debe abordar en forma urgente dentro de la agenda de género?

–Que se designe una defensora o defensor del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual, eso es prioritario. Está vacante la conducción del organismo y esto hace que las autoridades interinas designadas estén con una operatividad limitada. Es un espacio muy garantista en términos de libertad de expresión, en general cuestiona o critica cualquier tipo de regulación inadecuada. Se trata de un organismo nacional, con valoración regional e internacional, que además hizo un trabajo excelente en los últimos cuatro años.

También es importante que sigan funcionando el resto de los organismos habilitados por la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y otros previos, como el Observatorio de la Discriminación en Radio y TV, que actualmente están paralizados.

 

BIO

Periodista y Licenciada en Comunicación de la UBA.

Docente e investigadora.

Presidenta de la Asociación Civil Comunicación para la Igualdad.

Directora del Diploma Superior de Comunicación, Género y Derechos Humanos que dicta Comunicación para la Igualdad con co-certificación de la OEA.

Integrante de la Red de Personas Expertas de América Latina y el Caribe del Programa de las Naciones Unidas para el desarrollo (PNUD).

Compiló y editó varios libros, entre ellos “Políticas públicas de comunicación y género: entre andares y retrocesos” (2016) y “Comunicación, género y derechos humanos” (2016).

FuenteComunicar Igualdad
Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta