Compartir

La compañía desarrolló un programa que brinda capacitación y oportunidades laborales en la reparación de electrodomésticos a personas en situación de vulnerabilidad social.

 

Por Rode Classen.

 

Newsan IN es un programa que brinda inclusión sociolaboral a jóvenes menores de 20 años, adultos mayores de 45 y personas trans que provienen de un contexto social y económico vulnerable. La iniciativa cuenta con una etapa de formación y otra de inserción laboral.

En la primera fase, los participantes reciben una formación de 80 horas que incluye capacitación técnica para la reparación de productos que son fabricados y comercializados por la compañía (que agrupa las marcas Noblex, Atma, Siam, Philco, Sanyo, JVC, Pioneer, Compaq y Braun, entre otras). En las clases, que en gran parte son brindadas por colaboradores voluntarios de Newsan, también se abordan competencias generales para la vida y el empleo.

La segunda etapa consiste en la provisión de oportunidades laborales. Los participantes tienen la opción de insertarse en el mercado formal –para lo que cuentan con una alianza con la empresa Iguana Fix– o ser parte de una cooperativa que brindará servicio técnico a Newsan. “El gran problema de los programas que son netamente de formación es que a los beneficiarios les resulta muy difícil encontrar trabajo al finalizar. En cambio, aquí les garantizamos contar con empleo al menos durante los primeros 12 o 24 meses”, explica Cominelli.

Esta iniciativa también tiene un impacto ambiental. “Antes llevábamos muchos productos a canje directo, en cambio ahora vamos a poder reinsertarlos en la cadena productiva. Es positivo desde el punto de vista ambiental, social y económico, algo que siempre buscamos”, destaca Cominelli. La reducción de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos que se espera es de 80 kilos por año.

El programa cuenta con el apoyo de otras entidades, como el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, Dirección de Responsabilidad Social del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, las empresas Iguanafix y Accenture y la organización Cáritas San Isidro.

El primer grupo de 30 personas ya se encuentra en la etapa de formación en la Sede Escuela de Oficios San Cayetano en Villa Adelina, que es administrado por Cáritas San Isidro. La compañía espera multiplicar este programa y contar, para 2022, con 690 personas trabajando en centros en todas provincias del país.

Cominelli concluye: “Los participantes lo están viviendo con mucho entusiasmo. El cambio que se puede generar en su calidad de vida es inmenso”.

No hay comentarios

Dejar una respuesta