Compartir

El proyecto que se despliega en tierra correntina dará vida al Gran Parque Iberá, el principal humedal del país y una de las mayores reservas de flora y fauna. Buscan difundir la riqueza del área, además de proteger especies en riesgo y preservar la cultura local.

Texto Rocío Galván.

 

En Iberá, provincia de Corrientes, se encuentra uno de los mayores humedales de agua dulce del mundo: abarca 1,3 millón de hectáreas de pastizales y pantanos donde vive una amplia variedad de flora y fauna. En este lugar se está desarrollando un proyecto ambicioso, con eje en el turismo sustentable, la creación de empleo en diversos sectores, la cultura correntina y la protección de especies en peligro.

Se trata del Parque Nacional Iberá, cuya creación por ley tiene ya media sanción del Senado y aguarda a ser aprobada en la Cámara de Diputados. Tendrá su sede administrativa en la localidad de San Miguel y, junto al parque provincial, constituirá el Gran Parque Iberá.

 

Diversidad ecológica

Entre 1997 y 2002, la Conservation Land Trust (CLT) Argentina y el matrimonio de Douglas (fallecido en 2015) y Kristine Tompkins habían adquirido en la cuenca del Iberá más de 150.000 hectáreas junto a la Fundación Flora y Fauna Argentina para conservación pura (parques) y proyectos de agricultura ecológica. A partir de un acuerdo con la Nación, la entidad comenzó a donar estos terrenos destinados al nuevo parque: en 2016 se oficializó el traspaso del Portal Norte Cambyretá y el año pasado el de San Nicolás. En noviembre próximo será el turno del Portal Este Laguna Iberá, cercano a Carlos Pellegrini, y en 2019 se cederá el Portal Oeste Carambola, en la localidad de Concepción.

“Iberá ofrece como destino la posibilidad de ver una gran variedad de animales en su estado silvestre. Es muy posible ver ciervos, carpinchos, yacarés, cientos de aves de diferentes tamaños y cruzarse con ñandúes, zorros, vizcachas, pecaríes, tapires, guacamayos. Es un parque con una gran biodiversidad, de las más grandes del país, y además tiene como característica que es el único lugar de Argentina y de Latinoamérica donde se están llevando proyectos de reintroducción de especies”, sostuvo en diálogo con Tercer Sector Marisi López, directora del Proyecto Iberá.

Actualmente la iniciativa involucra el trabajo de un equipo interdisciplinario integrado por más de treinta personas, desde biólogos y contadores hasta abogados y licenciados en turismo, que desde sus distintas formaciones aportan a un objetivo común: contribuir a la conservación del Iberá mediante la recuperación de sus paisajes y fauna silvestre, la defensa de las leyes que protegen a la reserva, la difusión de sus valores y problemáticas, la construcción de infraestructura que aporte a su uso público y vigilancia, y la promoción de alternativas económicas regionales acordes a la conservación del área y su identidad cultural.

 

Desarrollo económico

Además de ser una opción turística en crecimiento, Iberá también es una gran vía para el desarrollo económico de las localidades que rodean el parque. “En San Miguel, como en todos los pueblos del Iberá, está empezando a haber una nueva economía. Así como Corrientes tiene ganadería, forestación y producción arrocera, ahora podemos decir que también tiene una nueva producción, que es de la naturaleza. El turista necesita alojarse en hoteles o posadas, contratar un guía, hacer un paseo en lancha, en canoa o en kayak, comer, comprar una artesanía. Así comienza un círculo virtuoso, una nueva economía para el pueblo que está relacionada con el parque y que va más allá de lo turístico. Estos emprendimientos van a necesitar profesionales que los manejen, como contadores, abogados, administradores, guías, traductores y también se empiezan a revalorizar oficios que tienen que ver con la tradición, la comida y la construcción”, explicó López.

En esta línea, consideró que la manera de promover que estos emprendimientos se desarrollen es avanzar en la infraestructura para garantizar la conectividad terrestre, aérea y digital. Para ello, el trabajo coordinado con todos los niveles del Estado es clave. “La CLT viene trabajando muy fuerte con los gobiernos nacional, provincial y los municipios. Se conformó hace dos años una mesa interdisciplinaria e interinstitucional, con referentes de fundaciones, representantes del Plan Belgrano y el Ministerio de Turismo, además de parques provinciales y nacionales, entre otros. Este comité generó el plan maestro en 2016, que rige cuáles son los temas a tratar para que todas las localidades tengan cubiertas sus necesidades en cuanto a salud, educación, cloacas, agua, turismo, infraestructura y cultura”, añadió López.

La oportunidad es muy grande. En Argentina, tres de los cuatro destinos turísticos más visitados (las cataratas del Iguazú, el lago Nahuel Huapi y el glaciar Perito Moreno) están dentro de parques nacionales. Para la directora del proyecto, este parque es “modelo de desarrollo local” y representa “un despertar para los pueblos del Iberá, que están teniendo un cambio notorio en los últimos años”.

 

Cómo conectarse

Proyecto Iberá: www.proyectoibera.org

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here