Compartir

La igualdad de oportunidades en el ámbito laboral se posiciona como un objetivo estratégico de las empresas, tanto desde las áreas de RSE como de Recursos Humanos. Diversas herramientas permiten medir cómo se trabaja esta temática en las compañías.

 

Texto María Sol Abichain.

El diagnóstico es compartido y el objetivo claro: es necesario que las empresas revisen sus políticas de RSE orientadas a garantizar la igualdad en el acceso a las oportunidades laborales. Pero, ¿cómo cumplirlo? ¿Qué pasos se deben seguir y cómo saber que se está avanzando? Ante la recurrencia de estas preguntas, actores de peso a nivel regional desarrollaron distintas herramientas para que las compañías encuentren guías confiables, efectivas y se acerquen a la meta de ser más igualitarias en la relación con sus empleados, sin distinción de género.

 

Iniciativa del Pnud

Un ejemplo de ello es Empresas por la Igualdad, una iniciativa de Pnud Argentina, Pacto Global y Carrefour Argentina, que desde 2014 busca promover la equidad al interior de las compañías, acompañándolas en la comprensión y la aplicación de los 7 Principios para el Empoderamiento de las Mujeres propuestos por Naciones Unidas. Actualmente, participan de la iniciativa 24 organizaciones, firmantes y no firmantes del Pacto Global, y juntas reflexionan y trabajan sobre las principales desigualdades entre hombres y mujeres en el mercado laboral, sus causas y consecuencias; los conceptos clave para la promoción de la igualdad, desde la perspectiva de la responsabilidad social, e intercambian herramientas y experiencias de utilidad para implementar y fortalecer políticas de igualdad.

“El grupo de Trabajo de Empresas por la Igualdad representa un espacio de reflexión sumamente positivo para nosotros, ya que nos ayudan a buscar herramientas que permitan promover un cambio cultural”, afirma Candela Arias, Gerente de RSE y Sustentabilidad de Carrefour Argentina, y agrega que “la adhesión a los 7 Principios para el Empoderamiento de las Mujeres fue fundamental para seguir impulsando nuestro programa Mujeres Líderes”.

 

Sello de Igualdad de Género

En la misma línea, el Sello de Igualdad de Género para empresas públicas y privadas (SIG), un proyecto de América latina y el Caribe liderado por el Pnud, es una propuesta que busca reducir las brechas de género y promover la equidad, la competitividad y el crecimiento sostenido e inclusivo. Hoy en día, el SIG está integrado por 14 países en América latina y el Caribe y más de 600 empresas, con más de 1.700 sedes y unidades de negocio certificadas.

“Se basa en la implementación de un Sistema de Gestión de la Igualdad de Género (Sgig)”, explica Alejandra García, Asociada de Género del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, y añade que “al implementarlo, las empresas realizan un autodiagnóstico, desarrollan capacidades de sensibilidad al género, adoptan una política de igualdad y ejecutan un plan de acción para la eliminación de las desigualdades”. Al alcanzar los objetivos reciben el SIG, “un símbolo que reconoce la igualdad de género en el mundo empresarial”.

 

Herramienta WEP

Con similares objetivos, la Herramienta de Análisis de Brechas de los Principios para el Empoderamiento de las Mujeres está diseñada para ayudar a las empresas alrededor del mundo a evaluar la igualdad de género en el lugar de trabajo, el mercado y la comunidad. Al ingresar a la Herramienta Empresarial de Género WEP, las compañías acceden a un cuestionario de 18 preguntas que les permiten indagar sobre sus políticas actuales y planificar otras que favorezcan la equidad. Hasta el momento, ya participaron 340 compañías de 68 países.

“Surgió por una demanda del propio sector privado, las empresas firmantes de los principios para el empoderamiento de la mujer pidieron una orientación más clara, más pragmática de las políticas e indicadores”, dice Flavio Fuertes, Coordinador de la Red Argentina del Pacto Global, y detalla que a partir del instrumento las empresas pueden realizar un autodiagnóstico para “saber qué lejos o cuán cerca están de la implementación de los principios y evaluar en qué áreas tienen debilidades y en cuáles fortalezas, para que luego el directorio de la organización pueda definir las prioridades en las cuales hacer las mayores inversiones en los próximos años”.

 

Guía hacia la Paridad

La R.E.D. de empresas por la diversidad, una iniciativa colectiva conformada por organizaciones empresariales, académicas y civiles, publicó recientemente la Guía de Género para Empresas hacia la Paridad, con el doble objetivo de visibilizar la problemática de género y brindar herramientas que permitan poner en marcha el empoderamiento de la mujer dentro del ámbito laboral. “El público destinatario son todas las empresas que deseen lograr una visión de equidad –sugiere la guía–, al igual que todas las personas que trabajan en áreas de reclutamiento, capacitación, responsabilidad social empresaria, recursos humanos en general, y aquellas personas líderes a cargo de la inclusión, gestión y desarrollo de las mujeres en sus equipos de trabajo”. La aparición de estos recursos de evaluación confirma una tendencia que se afianza: el sector privado debe mirar la cuestión de género y accionar para lograr que los cambios sean una realidad en el corto plazo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here