Compartir

Por iniciativa de un docente, alumnos de una secundaria industrial de Mar del Plata comenzaron a fabricar estufas a leña de bajo costo. Además de donarlas a familias en situación de pobreza, los chicos viralizaron un tutorial a través de las redes sociales para enseñar a producirlas.

Texto Silvina Oranges.

 

“Una oportunidad para encender la esperanza en los corazones de hoy”. Así definen los alumnos del Instituto Industrial Pablo Tavelli de Mar del Plata la iniciativa solidaria que llevan adelante desde hace pocos meses: fabrican estufas a leña de bajo costo y las donan a familias de escasos recursos de la ciudad bonaerense. Pero no sólo eso: en épocas de redes sociales, la creatividad y el amor se multiplican. Es que los estudiantes también subieron a Facebook un tutorial para que quien lo desee pueda construir su propia estufa y un manual de uso, así como la posibilidad de realizar aportes para que el proyecto sea aún más eficiente.

“Esto surgió a mediados de mayo, en el marco de un proyecto solidario que lleva adelante hace varios años la Obra Don Orione –de la cual depende el colegio– en Mar del Plata. En una jornada de entrega de alimentos y apoyo escolar en barrios periféricos, un grupo de docentes fue a solucionar un problema con un horno para cerámica que se utiliza en un microemprendimiento. Allí se observó que faltaban sistemas de calefacción y los que había eran precarios, ineficientes y sobre todo peligrosos”, cuenta en diálogo con Tercer Sector el profesor Fabio Braghette.

La idea original fue del docente Marcos Teijeiro, quien inmediatamente les propuso a sus alumnos de séptimo año fabricar en las aulas una estufa de masa térmica, también llamada tipo rusa. Tenía que ser sencilla, económica, eficiente y fácilmente replicable.

 

Hágalo usted mismo

“Como una forma de documentar y compartir lo que se estaba haciendo, se decidió subir a Facebook videos y fotos. La repercusión nos tomó por sorpresa”, cuenta Braghette. Empezaron a escribirles de todo el país pidiendo por las estufas. Entonces, docentes y alumnos decidieron publicar también planos y videos explicativos del ensamblado. Actualmente, la estufa se está replicando en distintos lugares del país y hasta les llegaron comentarios de Chile, Uruguay, México, Perú y Ecuador.

“Estamos produciendo todas las que podemos, gracias también a la donación de material. Pero vamos a buscar fortalecer el apoyo a quien quiera reproducirla a través de más instructivos y la realización de seminarios presenciales para su construcción”, señala el profesor.

Del proyecto participan unos 50 alumnos, que además llevan adelante otras iniciativas solidarias, como la producción de sillas de ruedas adaptadas para acceder a la playa y una plataforma motorizada eléctrica para darles acceso autónomo a las sillas, tanto en la arena como en la nieve.

“Me gusta mucho el proyecto, es algo fácil y entretenido de hacer en el taller. Lo mejor de colaborar en esta iniciativa es saber que con mi trabajo voy a ayudar a alguna familia que necesita la estufa. Espero poder hacer varias más con mis compañeros y ayudar a mucha más gente”, dice Matías Elvira, uno de los jóvenes participantes. Y deja encendida la esperanza.

 

Cómo conectarse

Proyecto de estufas: Facebook: https://www.facebook.com/Estufa-Solidaria-206291823246580/

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here