Compartir

En la región existe una gran cantidad de emprendimientos turísticos con diferentes atractivos y propuestas. Entre esas opciones, hay cinco destinos impulsados por las comunidades locales para tener en cuenta.

 

Texto Alejandro Cánepa.

 

A quién no le gusta preparar las valijas, salir a conocer nuevos lugares y vivir nuevas experiencias?  Y como viajar también es consumir, esto puede hacerse de una manera alternativa, conociendo más a las comunidades que uno visita, con proyectos respetuosos del medio ambiente y que el dinero quede entre los vecinos y no se escurra hacia las grandes cadenas hoteleras. La importancia de esa actividad para el progreso de los países hizo que Naciones Unidas declarara a 2017 como el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo.

Uruguay Senderos y aventuras en la frontera: Al cruzar el Río de la Plata se puede conocer Retos al sur,  una OSC uruguaya que, entre otras líneas de acción, apoya “iniciativas de economía solidaria y consumo responsable, así como sobre el turismo responsable, como construcciones concretas que cuestionan desde la práctica el sistema actual, ensayando las bases de formas socio-económicas y ambientales alternativas”, según cuentan sus integrantes. Entre las experiencias turísticas que han sostenido están los senderos Cueva del Indio, del Hum y Nuevo Berlín, en zonas de quebradas y cuchillas, y la experiencia Frontera Aventura, en el límite con Brasil, que incluye alojamiento ecológico, turismo urbano y gastronómico y senderismo. Allí se puede recorrer la Ruta del Vino, el circuito de artes plásticas, galerías de antiguas minas abandonadas a la vera del arroyo Corrales, avistaje de animales en peligro de extinción como erizos enanos y recorrida por bosques de palmeras enanas.

Brasil Mujeres artesanas y pesca en mar abierto: Hay que cruzar la frontera uruguayo-brasileña para llegar a Joinville, a dos horas de Florianópolis, en donde existe un proyecto de turismo comunitario llevado adelante casi en su totalidad por mujeres. “Ellas atienden a los visitantes, producen en las fincas y confeccionan artesanías. Tienen un papel importantísimo”, explica Irma Bertoldi, una de las fundadoras del proyecto, creado por la Fundación Municipal de Desarrollo Rural 25 de Julio. Playas, lagos, cascadas y vegetación tropical se encuentran entre los atractivos naturales. También puede recorrerse la Feria de Artesanías de Mujeres Rurales.

En tanto, en el norte de Brasil, la Red Cearense de Turismo Comunitario (Tucum) ofrece paquetes con visitas a organizaciones sociales de la región, que incluyen pesca tradicional en mar abierto, rondas de luna llena saboreando pescado asado y agua de coco y visitas a ferias de artesanos.

Colombia Delfines, artesanías y visita a un parque nacional: La Amazonía colombiana se ubica al sur de ese país y en la frontera con Brasil. En el centro geográfico del Parque Nacional Amayacú, la organización Siempre Colombia, integrante de la Red de Turismo de América Latina, lleva adelante una iniciativa alejada de lo convencional. “El Parque Amacayacú es un proyecto conjunto entre comunidades locales y el Sistema de Áreas Protegidas del gobierno colombiano,  que busca la protección y valoración del patrimonio natural y cultural que alberga este espacio geográfico”, explica Luis Fernando Castro Zuluaga. Paseos en bote, avistamiento de delfines rosados y grises, tiendas de artesanías y convivencia con la comunidad de San Martín de Amacayú. Esas son apenas algunas de las actividades a descubrir si se elige ese destino. O se puede ir hacia el oeste y llegar a territorio ecuatoriano.

Ecuador Cacao y sal: La Federación Plurinacional de Turismo Comunitario del Ecuador engloba numerosas iniciativas en ese país. Por otra parte, actores estatales, privados y comunidades originarias desarrollaron la Ruta Ancestral del Cacao, para conocer cómo se cultivan esos granos en la provincia de Napo. Además, la Fundación de Organizaciones de Salinas (Funorsal) mantiene un proyecto de turismo comunitario para recorrer minas de sal y la feria del cantón de Guaranda, con negocios de venta de hongos, quesos y aromaterapia, entre otros rubros. Si se piensa otra opción, como si se siguiese la Cordillera de los Andes, el recorrido puede desembocar en suelo boliviano.

Bolivia Paseos montañosos, helechos gigantes y huellas de puma: La Red de Turismo Sostenible Comunitario (Tusoco) agrupa a 22 emprendimientos campesinos. Cerca de Oruro existe la Comunidad Saitoco, en las faldas del volcán. Cuenta con un sitio arqueológico donde se puede visitar un cementerio aymará y fincas de producción de quinoa. También puede conocerse la Comunidad Alcaya, con su antiquísima ciudadela de piedra y exhibiciones de herramientas y tejidos de la zona. La Comunidad Luribay, cercana a La Paz, ofrece paseos montañosos y conocer la fabricación del vino local.  El Proyecto de Ecoturismo La Chonta, de la Comunidad Carbones, en el oriente del país, propone recorrer los bosques de helechos gigantes, donde también hay una gran variedad de orquídeas y de plantas medicinales y se pueden realizar paseos a caballo por la reserva natural Amboró. Y hay quienes copian del suelo las huellas de los pumas que merodean por allí y se llevan ese recuerdo.

 

Cómo conectarse

Reto al sur: www.retosalsur.org

Siempre Colombia: www.siemprecolombia.com

Red Tusoco: http://tusoco.com/es/

Secretaría de Desarrollo Rural de Joinville: www.joinville.sc.gov.br/institucional/sdrural/

Funorsal: www.salinerito.com

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here