Compartir

FM La Minga, la radio comunitaria de la localidad cordobesa de Villa Giardino, es una de las emisoras hijas de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

Una experiencia en la que es fundamental la participación de la sociedad civil.

 

Texto Alejandro Cánepa.

 

Una casa con frente de ladrillos y un cartel que indica que ahí funciona la Biblioteca Popular Leopoldo Lugones. Al lado, una puerta de rejas negras que abre hacia un pasillo techado y, al caminar unos pocos metros, el sonido de unas voces que proviene de una habitación. Es el estudio de FM La Minga 94.7, la radio comunitaria de la localidad cordobesa de Villa Giardino, que enriquece su programación con distintos actores de la sociedad civil y además coproduce informativos con otras emisoras del mismo espíritu afincadas en el Valle de Punilla. Tercer Sector visitó a los protagonistas de esta experiencia de comunicación popular que florece en un pueblo de siete mil habitantes, adornado por arroyos y ondulaciones serranas.

“Ya desde 2005 nosotros queríamos hacer una radio. Cuando se aprobó en el Congreso la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (Lsca) hicimos todos los trámites necesarios y nos dieron la licencia en 2012”, cuenta Emilia Gómez, integrante del grupo fundador de la Biblioteca Leopoldo Lugones, en 1997, institución “madre” de la emisora. La Lsca tiene un inciso de un artículo que permite otorgar en forma directa licencias de FM a organizaciones comunitarias en zonas poco pobladas o en contextos desfavorables, y por esa vía nació La Minga (cuya titularidad corresponde a la biblioteca), mediante una resolución oficial que por primera vez daba aquella oportunidad a distintas radios sin fines de lucro.

Hoy, uno de los platos fuertes de la programación es Comunidad abierta, que va de lunes a viernes de 16 a 18 y es protagonizado por las distintas Organizaciones de la Sociedad Civil de Villa Giardino y alrededores. También todos los días se emiten los informativos de la Federación Argentina de Radios Comunitarias (Farco) y los creados por la Red de Corresponsales Regionales (Re.Co.Re) pertenecientes a emisoras comunitarias de la región, entre las cuales se encuentra La Minga.

Daniel Selva nació en Avellaneda, trabaja para la biblioteca y es una suerte de coordinador de la radio, además de encargarse de la parte económica. “La radio la hacemos igual, haya o no haya dinero. No cuesta casi nada, porque la luz, que es un gasto fuerte, la paga la municipalidad”, dice.

Para que La Minga expanda sus actividades cumplen un rol fundamental los Fondos de Fomento Concursable para Medios de Comunicación Audiovisual (Fomeca), una línea de apoyo económico iniciada por el gobierno anterior. “Hasta ahora hemos ganado seis Fomeca. De lo que hemos cobrado, se han destinado los fondos para acondicionar el actual estudio de la radio, techar un pasillo, construir una sala y hacer encuestas sobre la audiencia”, explica Gómez.

La chinche flaca, No sonó el despertador y Alta fidelidad son algunos de los programas. Además, quien sintonice la radio puede encontrarse con música que va desde Sumo a Jorge Drexler, pasando por el tango, el folklore y un menú de sonidos variados para acompañar la vida serrana.

 

Cómo conectarse FM La Minga: http://la-minga.blogspot.com.ar/

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here