Compartir

Una asociación de profesionales de la construcción con sede en Dinamarca desarrolla un proyecto en Jordania para construir, con tecnología local, escuelas a las que asistirán niños refugiados que escapan de la guerra civil en Siria.

Texto José Luis González.

 

Más de cinco millones de ciudadanos sirios debieron abandonar su país por un conflicto armado que está pronto a cumplir siete años. Tal marea humana colapsó la infraestructura de las naciones vecinas que abrieron sus fronteras. Solamente el Reino de Jordania recibió 1,3 millón de refugiados, la mayoría de ellos niños y niñas, que se quedaron sin posibilidad de estudiar debido a la falta de aulas y escuelas.

En este sector de la población se centró la organización Emergency Architecture & Human Rights (Arquitectura de Emergencia & Derechos Humanos) para diseñar e implementar 100 aulas para niños refugiados, un proyecto que involucra las dos problemáticas sobre las que trabaja la ONG: crisis humanitarias y el compromiso profesional frente al cambio climático.

El lugar elegido fue la aldea jordana de Za’atari, ubicada a diez kilómetros de la frontera con Siria. La localidad, que originalmente contaba con una población de 13.000 personas, duplicó su tamaño con la llegada de 15.000 sirios en este último septenio. El crecimiento vertiginoso no dio tiempo a crear infraestructura en materia sanitaria ni educativa y, por este motivo, “EA&HR decidió propulsar la construcción de aulas para brindar a niños sirios y jordanos la posibilidad de ser educados en edificios que respeten las tradiciones y conocimientos de la arquitectura de Medio Oriente”, cuenta la arquitecta argentina Gabriela González Alcalde, miembro del equipo de la ONG en Copenhague.

 

Ambiente y tradición

“El compromiso ambiental en la construcción de las aulas se manifiesta en la utilización del superadobe, técnica que emplea sacos de arena y tierra locales como materia prima, una solución sustentable y biodegradable”, precisa González Alcalde y agrega: “Este sistema es muy buen aislante térmico, mantiene el lugar fresco durante todo el día. Por otra parte, respecto de otros métodos de construcción como el hormigón o el ladrillo, el superadobe resulta entre un 25 a 35 por ciento más económico”. Al mismo tiempo, en lo formal y estético la obra se asemeja a la antigua arquitectura de Medio Oriente, en especial las casas-colmena de Siria, por lo que se invitó a los aldeanos de Za’atari a participar y recibir capacitación en el empleo del método constructivo con la intención de que la técnica se expanda y se fortalezca la capacidad de la comunidad para generar su propia infraestructura.

Como primer paso EA&HR, en colaboración con la comunidad local y la organización Acting for Change de Jordania, ampliaron la escuela existente en Za’atari. Este desarrollo permitió comprobar las bondades de la técnica constructiva y afianzar los vínculos locales. El paso siguiente es llevar el desarrollo a escala. González Alcalde se sumó al proyecto y desarrolló los prototipos para unos talleres en Copenhague y Santiago de Chile que posibilitan la difusión y la búsqueda de fondos para construir las cien aulas jordanas. “El grueso de la financiación proviene de estrategias de fundraising (captación de fondos), tanto de empresas locales como del resto del mundo. Un segundo componente deriva de donaciones particulares y el tercero de clientes que contratan los servicios arquitectónicos de EA&HR, ya que nuestra empresa social destina un porcentaje de sus ganancias y honorarios directamente a este tipo de proyectos. En el caso específico de 100 aulas se obtuvo financiamiento del Fondo de las Artes de Dinamarca y de empresas jordanas”, comenta la arquitecta argentina.

Otro espaldarazo a 100 aulas para niños refugiados provino de la obtención de premios internacionales. Primero, en la XX Bienal de Arquitectura de Chile 2017 y un reciente galardón alcanzado en los ArchDaily’s Awards 2018, el sitio web de arquitectura más visitado del mundo. “El proyecto está en constante crecimiento, por este motivo los premios nos permiten tener más publicidad y conseguir fondos ya que, vale recordar, su desarrollo depende de las donaciones que obtengamos para poder financiar las próximas escuelas”, concluye González Alcalde.

 

_

Cómo conectarse:

Emergency Architecture & Human Rights: E-mail: gabrielaeunice@ea-hr.org // www.ea-hr.org

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here