Compartir

Las organizaciones sociales encontraron en los concursos una forma de financiamiento genuino para sus proyectos: los premios obtenidos les permiten hacerlos realidad. Aquí, algunas de las iniciativas que resultaron ganadoras en 2017.

Texto María Sol Abichain.

Una aplicación que facilita la comunicación, innovaciones tecnológicas que apuestan por el medio ambiente, investigaciones que protegen la biodiversidad e iniciativas saludables que impactan en las comunidades son algunos ejemplos de los proyectos apuntalados y potenciados por los concursos organizados por compañías con política de RSE. Durante 2017, tuvieron lugar decenas de estos certámenes, que concluyeron con premios que hacen posible la concreción de las iniciativas sociales.

 

 

Calidad del agua

Con la consigna de crear soluciones más innovadoras y sostenibles en automatización, los alumnos Augusto Riedinger, Rodrigo Gozalo y Francisco Pellejero de la Escuela Técnica N°2 Ing. César Cipolletti de la ciudad de Bahía Blanca crearon el proyecto premiado en el Concurso Logo! de la empresa Siemens y su Fundación, que consiste en la implementación de un sistema automatizado para desinfectar, mantener y controlar la calidad del agua de los natatorios, cuidando la salud de los deportistas, reduciendo costos y minimizando el impacto ambiental. “Nos centramos en un problema que existe en Bahía Blanca y en toda la nación”, cuenta Gozalo y los tres estudiantes afirman que la oportunidad “nos llevó a la realidad y nos sacó de la burbuja que es el aula”.

 

Ladrillos ecológicos

Ecoinclusión es el nombre de la ONG Argentina de la ciudad de Córdoba, fue la ganadora del Desafío Google.org 2017, concurso regional que busca apoyar a organizaciones sin fines de lucro y fomentar iniciativas de innovación con impacto social en América Latina. Ganaron la final nacional y la regional por la que recibieron 600.000 dólares como premio. “Hacemos ladrillos ecológicos a base de plástico reciclado, que son más livianos, el doble de aislantes y cada uno contiene 20 botellas recicladas”, resume Fabián Saieg, integrante de EcoInclusión. El proyecto tiene como objetivos reciclar y ayudar: “Trabajamos en un plan de doble impacto: el ambiental, con 35 puntos verdes en la ciudad en Córdoba; y el social, porque todos los ladrillos son destinados a proyectos comunitarios”, explica Leandro Lima, otro miembro de la ONG.

 

 

Aplicación alternativa

La aplicación de comunicación aumentativa y alternativa para personas con dificultad en el lenguaje Fassycom, desarrollada por Natalia Repizo, Claudio Ficara y Sebastián Ficara, obtuvo el premio categoría profesionales en el Concurso Appccesible impulsado por Cilsa y Microsoft. El certamen busca promover la participación de la comunidad en la realización de aplicaciones web que logren mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad. “Fassycom es un tablero virtual de comunicación que permite, a partir de la selección de pictogramas, la reproducción de la frase de manera auditiva”, detalla Repizo y destaca que su producto se diferencia de otros porque “no usa el lector automático de la voz” sino que permite grabar el audio de la palabra con la voz de un familiar o un terapeuta para una mejor comprensión de los usuarios.

 

 

Biodiversidad

Conservación de mamíferos, uno de los grupos de especies silvestres más amenazados a nivel mundial, fue lo que motivó la presentación de los cinco proyectos ganadores de la octava edición del Fondo para la Conservación Ambiental del Banco Galicia y la Fundación Williams. Ilaria Agostini, de la Asociación Civil Centro de Investigaciones del Bosque Atlántico, propuso “usar nuevas tecnologías para evaluar el estado poblacional del primate más amenazado de Argentina: el mono aullador rojo” porque “entre 2007 y 2008, una epidemia de fiebre amarilla diezmó aún más a esta población”, que se encuentra en declinación a causa de la gran pérdida y el alto grado de fragmentación de su hábitat.

 

Primera empresa

Selene Aurora Saravia, una joven de la localidad bonaerense de General Rodríguez, ideó Qué Rico, una propuesta de negocio basada en “la elaboración industrial de vinagres y dulces de frutas, donde la pulpa sobrante del proceso de fermentación para la obtención de vinagre es procesada para la posterior fabricación de mermeladas”. La iniciativa se llevó el primer puesto del Concurso Mi Primera Empresa de BBVA Banco Francés, certamen que busca desarrollar y fortalecer el espíritu emprendedor en los jóvenes de entre 16 y 20 años de todo el país y que para ello brinda herramientas para la realización y presentación de un plan de negocios a través de una plataforma de e-learning.

 

 

Semilla

Ese es el nombre de uno de los cinco ganadores del concurso Nosotros Queremos Edición 2017, una iniciativa del Banco Provincia y Fundación Inclusión Social que busca promover el compromiso  de los jóvenes con su entorno. Estudiantes del Centro de Educación Técnico Nº3 de General Roca, Río Negro, se propusieron cambiar los hábitos alimenticios de los alumnos de su escuela y para ello generaron una idea, la planificaron y ejecutaron. Así nació el proyecto: un kiosco saludable que se centró en ofrecer a la comunidad educativa meriendas con bajas calorías y muchos nutrientes.

 

 

Obra en 3D

La producción audiovisual Del orden cósmico al orden cosmético, de Mónica Heller, fue la ganadora de la sexta edición del Premio Fundación Andreani a las Artes Visuales, que tiene como objetivo generar espacios donde los creadores puedan manifestarse, darse a conocer y crecer. “La obra consiste en una animación 3D creada a partir de cientos de modelos y personajes realizados por diseñadores profesionales y amateurs”, explica Heller y agrega que “el proceso consistió en una gran recolección y selección de estos motivos que luego fueron ensamblados y editados creando escenas complejas y acciones para su animación”. Se trata de una narración cíclica donde los personajes realizan diversas actividades en un museo de ciencias.

 

 

Mujeres científicas

“Este tipo de reconocimiento es un estímulo extra a seguir esforzándonos en nuestro trabajo y, a su vez, sirve para que mujeres más jóvenes que pueden dudar entre seguir o no una carrera científica puedan ver que es posible hacerlo siendo mujer”, resume la doctora Paula Casati, investigadora del Conicet en el Centro de Estudios Fotosintéticos y Bioquímicos y ganadora del Premio Nacional L’Oréal-Unesco Por las mujeres en la ciencia. Su proyecto, Bases moleculares de la inhibición del crecimiento de plantas por radiación UV-B, obtuvo el primer puesto en la 11° edición del concurso y tiene como objetivo el estudio del efecto de la radiación solar UV-B en el crecimiento de las hojas de las plantas para mejorar el crecimiento de los cultivos. “Tiene un doble valor porque premia nuestro trabajo y también busca generar conocimiento público sobre lo que hacemos”, asegura Casati.

 

 

Nanotecnología

Nanotecnología para combatir la Escherichia coli, proyecto ideado por estudiantes de la Escuela Provincial de Educación Técnica N°4 OEA, de la provincia de Misiones, fue el ganador del concurso Soluciones para el Futuro, una iniciativa de Samsung que busca alentar las vocaciones científicas y técnicas de los jóvenes. “Empezamos a pensar qué cosas podíamos cambiar en nuestra comunidad. Se nos presentó como un desafío y nos animamos a hacerlo”, cuenta uno de los alumnos emprendedores, Facundo Molina.

 

 

Papeles bioactivos

En la quinta edición del Premio Arcor a la Innovación, que distingue a aquellos proyectos que aporten a la cultura del desarrollo tecnológico aplicados a la alimentación,  ganó el proyecto Desarrollo de papeles bioactivos para el envasado de alimentos, realizado bajo la dirección de Raquel Evangelina Martini, del Instituto de Investigación y Desarrollo en Ingeniería de Procesos y Química Aplicada de la Universidad Nacional de Córdoba. La propuesta consiste en “obtener un papel o cartón con propiedades bioactivas para el envasado de alimentos, mediante el injerto de moléculas específicas de origen natural sobre celulosa” y tiene como objetivo “optimizar el diseño del sistema de envasado proporcionando protección y preservación del producto, crear el máximo atractivo para el consumidor y también garantizar un producto rentable y con bajo impacto ambiental”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here